políticos
Opinión

¿Están nuestros políticos en Babia?

Nuestros políticos tienen todo su derecho a estar entre Pinto y Valdemoro, esto es, en una situación de incertidumbre o de duda entre dos o más opciones, lo que siempre merece un espacio de reflexión, un tiempo de espera o una puerta de escape. Que mejor sitio para ello que la comarca de Babia o los Cerros de Úbeda

Opinión

Las cuentas de los políticos

A veces, con la grandilocuente disculpa de intentar salvar la nación y de interpretar el deseo de los demás, nos enzarzamos en discusiones que no tienen para nada en cuenta el verdadero criterio que se va desvelando entre líneas, junto a los datos que nos aporta la vida política. Sin querer nos dejamos llevar por las cuentas de los políticos que, como el eco, se repiten incansablemente por el cálido viento y, como el vino, nos desnudan bajo la luna

Sierra de Gata
Un representante de la empresa redactora expone el POT a alcaldes y técnicos

Plan Territorial de Sierra de Gata: El urbanismo, responsabilidad de políticos, técnicos y ¿ciudadanos?

Tras la denuncia de este digital, la Consejería de Fomento remite a todos los ayuntamientos serranos y a la Oficina de Gestión Urbanística de la Mancomunidad de Municipios serrana el contenido del Plan de Ordenación Territorial de la Sierra de Gata. Es el momento de los ciudadanos, no lo dejen pasar

Historia de Sierra de Gata
, victor berjano 5.png

55. EL SIGLO XX-6. Los políticos de la Segunda República

Antes de la dictadura de Primo de Rivera los diputados nacionales por el distrito de Coria, que incluía el partido judicial de Hoyos, solían ser diputados cuneros, esto es sin ninguna vinculación con la tierra, en concreto los hermanos Emilio y Juan Alcalá-Galiano, dos paniaguados de Canalejas. Durante parte de la Segunda República dos serragateños representaron a Cáceres en el Congreso de los Diputados

Opinión

¿De qué se ríen los políticos?

Cuando vemos en televisión imágenes de las reuniones de los políticos, altos ejecutivos y demás, todos ellos aparecen sonrientes y bromistas como niños en un parque ajenos a la realidad y al día a día que los demás mortales estamos condenados a sufrir por las decisiones que ellos toman.