xvii
Cultura
La huella de Alba en Sierra de Gata (XVII)

La huella de Alba en Sierra de Gata (XVII)

Pidió que, en consecuencia, se le mandasen guardar los fueros y privilegios de hijodalgo notorio y solar conocido y, como tal, se empadronase y fuese habido y tenido y que no se le repartiesen pechos ni derramas

Cultura
ACEBO. Capital del encaje de bolillos (XVII)

ACEBO. Capital del encaje de bolillos (XVII)

Dentro del Pabellón de Extremadura de la Exposición Iberoamericana de Sevilla de 1929, en la Galería de la Fuente, se encontraba otra vitrina conteniendo un almohadón bordado a mano por doña Pilar Rincón y, junto a esta, otra vitrina con dieciséis piezas de encaje de Acebo

Deportes
Comienza la XVII Liga de fútbol sala Santiago Novas

Comienza la XVII Liga de fútbol sala Santiago Novas

La liga moralejana pasa a denominarse desde este año Santiago Novas en honor al jugador de la A.D. Villa de Moraleja fallecido la pasada temporada durante la celebración de un encuentro deportivo

Cultura
Estrella Morente abrirá el XVII Festival Internacional de Guitarra Ciudad de Coria

Estrella Morente abrirá el XVII Festival Internacional de Guitarra Ciudad de Coria

El ganador de esta edición, aparte del premio en metálico que obtiene y de una guitarra de concierto valorada en 6.000 euros, también actuará en el Carnegie Hall de Nueva York, dentro del “Pro-Arte Guitar Series”, que son cuatro conciertos que se dan, únicamente, a cuatro festivales Internacionales de todo el mundo, en EE.UU, en Alemania, el Festival de Alejandría y este año al Festival de Coria, como ha explicado Hugo Geller, director del Festival
Historia de Sierra de Gata
32. El siglo XVII (IV). Carlos II (1665/1700). Los años difíciles

32. El siglo XVII (IV). Carlos II (1665/1700). Los años difíciles

Después de la independencia de Portugal era preciso restañar las heridas que la guerra había dejado en nuestra comarca. Bien. Ya estábamos en paz con los vecinos del otro lado de la raya. Había que empezar a vivir, a restañar las heridas; pero el cuerpo social no estaba demasiado boyante. A los desastres que había ocasionado la guerra había que unir la galopante crisis de precios, las malas cosechas y las epidemias. Menos mal que los ministros de Carlos II viendo la gravedad de la situación decidieron no subir los impuestos