martes. 16.04.2024

El mercado odontológico español se ha incrementado en gran medida en muy poco tiempo. Distintos expertos consideran que desde la década de los 90, se ha producido un incremento del 120% en el número de empresas odontológicas situadas en España.

La Organización Mundial de la Salud recomienda que haya un dentista por cada 3.500 habitantes, pero actualmente hay uno por cada 1.367. Esto, como no podía ser de otro modo, también está vinculado con el excesivo número de dentistas que tiene nuestro país, alcanzando la cantidad de unos 35.000 profesionales. 

Lo que en principio puede parecer bueno, no lo es tanto para  los consumidores, que se ven bombardeados por una publicidad  inapropiada, cuando no agresiva,  ya sea, a través de  la televisión, radio, o en el propio buzón. La salud bucodental ha entrado de lleno en un  mercado competitivo,  en busca sobre todo de rentabilidad. A estas nuevas clínicas odontológicas no les queda otra que arañar clientes en un mercado saturado, utilizando todo técnicas de marketing no vistas hasta ahora. Futbolistas, actores, tickets de gasolinera, cualquier mensajero es bueno si cumple su cometido. 

A mayor competencia menos precio, o eso era lo que creíamos hasta hace poco, pero la verdad es que a nivel de bolsillo,  el consumidor sigue valorando  los tratamientos dentales como costosos. Será que los dientes no son del cuerpo, que diría el otro, para que la sanidad pública se desentienda totalmente de los problemas bucodentales, haría mejor en copiar a países como nuestro vecino Portugal o Francia que,  si bien el paciente debe adelantar el coste de los tratamientos, posteriormente se le devuelve cerca del  80% del total, y está  demostrado que este sistema funciona.  Y si algo funciona ¿para que tocarlo? Por ejemplo las campañas de prevención infantiles dieron buen resultado, ¿por qué no mantenerlas, si a la larga no hacerlo resulta más costoso?

En fin,  que todo esto venía a cuento por  los escándalos acaecidos en diversas clínicas dentales autónomas o franquiciadas. En el caso de Vitaldent, no parece que el problema vaya a afectar a los pacientes, sino que es más bien una presunta estafa de la empresa matriz respecto a sus franquiciados.  

Por  ello sugerimos unas recomendaciones a la hora de contratar un  servicio dental: 

  • Debe quedar constancia escrita de todo el proceso de tratamiento, materiales, precio  formas de pago y tiempos de ejecución. 
  • La elección de la forma de pago es esencial, 
  • Financiación: En este caso es recomendable vincular el crédito a la prestación del servicio, ya que en el supuesto de que éste se cancele, quede cancelada también la obligación del pago del resto del crédito. Para ello es preciso dirigir un escrito a al entidad financiera solicitando la anulación del crédito. Habría que valorar la posibilidad de recuperar todo o parte del dinero abonado, para eso recomendamos buscar el asesoramiento o de un profesional. 

En caso de duda, y siempre que sea posible es recomendable abonar los servicios de forma individualizada, es decir abonar cada intervención, según se vayan realizando. 

También queremos  resaltar la importancia de cumplimentar el impreso en el que figuran los datos sanitarios, antecedentes familiares de enfermedades graves, posibles alergias, enfermedades que se padezcan y muy importante el listado completo de la  medicación que se este tomando. Uno de los medicamentos mas usados para prevenir la destrucción  ósea son los Bisfosfonatos BFF, tanto en la terapia para la osteoporosis como en la prevención de fracturas de cadera. 

El implante dental logra su máxima eficacia cuando queda intrínsecamente rodeado de hueso. Una acumulación de BFF en la zona puede impedir este proceso, dando lugar a diversas complicaciones; que no se producirían en el supuesto de que el paciente ya tuviera los implantes colocados con anterioridad a la prescripción del tratamiento con BFF.  De ahí la importancia de extremar las precauciones y asegurarse que el profesional que va a realizar el implante conozca el estado de salud del paciente, en caso de surgir alguna duda el médico que ha prescrito el tratamiento puede asesorar sobre la conveniencia o no de iniciar un tratamiento maxilofacial,  esperar o suspender el tratamiento con BFF. 

ACUEX, Asociación de Consumidores y Usuarios de Extremadura

Este diario lo hacemos todos. Contribuye a su mantenimiento

ING Direct - Sierra de Gata Digital
Nº CC ES 80 1465 010099 1900183481

El negocio de la salud o cómo reclamar ante una clínica dental