Los recortes fulminan la calidad sanitaria en la zona oriental serrana

El cierre del Punto de Atención Continuada en Villanueva de la Sierra, que cubría entre otras las urgencias de Torrecilla y Hernán Pérez, se suma a las plazas no cubiertas y a las ausencias esporádicas de los profesionales. Averiguar dónde está el médico o el ATS se ha convertido en un problema añadido

Joaquín García Guerrero, director gerente del SES
Joaquín García Guerrero, director gerente del SES

Sierra de Gata es rural, dispersa y anciana, como bien saben quienes la conocen. Extremadura también es rural, dispersa y anciana aunque muchas veces se olvide en los alfombrados despachos de las grandes ciudades. Y es que solo un olvido o un ‘fallo de sistema’ pueden explicar el hecho de que la plaza de enfermero en Hernán Pérez no se cubra desde hace dos meses, exactamente desde el 17 de octubre. Cuando en una ciudad un médico o un enfermero, léase también en femenino, faltan por un periodo prolongado de su puesto de trabajo en un Centro de Salud, el compañero de la puerta de al lado se hace cargo de sus pacientes. Cuando la plaza de enfermero en Hernán Pérez no se cubre, el profesional que atenderá su consulta tarda en llegar entre doce y quince minutos y solo podrá cubrir las últimas horas de la mañana porque antes debe dejar atendidos a sus pacientes, y desear que no les pase nada grave que le haga regresar con urgencia. Fíjense en este dato: en caso de urgencia, una atención domiciliaria supone una consulta sin atender durante media hora como mínimo, ya que al traslado hay que sumar el tiempo que la atención al paciente requiere en cada caso. 

El día 13, la consulta en Villanueva fue cubierta por el médico de Hernán Pérez, y el viernes 14, este mismo profesional atendió nuevamente la consulta tan solo durante hora y media, de 11:00 a 12,30 horas. A estas sustituciones se suma la ausencia, denunciada por www.sierradegatadigital.es la pasada semana, del enfermero de Hernán Pérez, localidad a la que tenían que acudir en primera instancia y en caso de urgencia los vecinos de Villanueva el jueves y viernes pasado.

Con el cierre del Punto de Atención Continuada de Villanueva de la Sierra se desmoronó la calidad del sistema sanitario en la zona oriental de Sierra de Gata, y ha afectado directamente a la calidad de vida de 1.596 titulares de cartilla sanitaria. 

Precisamente las tres localidades perjudicadas por la ausencia del enfermero de Hernán Pérez y las sustituciones del médico de Villanueva se han visto directamente afectadas por el cierre, el pasado 1 de junio, del Punto de Atención Continuada que cubría las urgencias para los tres pueblos desde Villanueva de la Sierra. 

Ahora, un enfermo de Torrecilla de los Ángeles o Hernán Pérez debe realizar un trayecto de treinta minutos para recibir atención urgente en Montehermoso donde dos equipos médicos cubren las urgencias de siete localidades. Antes los desplazamientos en un sentido o en otro, desde Villanueva, necesitaban diez minutos. 

Los vecinos de Torrecilla de los Ángeles y Hernán Pérez, el 40% de ellos con más de 65 años, necesitaban entre diez y doce para acudir por una urgencia al PAC de Villanueva; tanto como los equipos médicos en atender una urgencia domiciliaria. 

Las tres localidades cuentan además con sendas residencias donde viven un total de 72 mayores, que necesitan una asistencia médica diaria constante.

Desde el ayuntamiento villanovense, --donde el 60% de la población supera los 65 años y en su residencia se alojan 16 mayores y dos más acuden al Centro de Día-- se recomienda a los vecinos acudir al 112 de Caminomorisco en lugar de ir a Montehermoso. “El otro día, el 112 de Caminomorisco atendió a un infartado de Torrecilla de los Ángeles porque llegó antes que el equipo de Montehermoso; si hubieran tenido que esperar, no sabemos qué hubiera pasado con la vida del enfermo”, reflexiona Javier Simón, alcalde de Villanueva de la Sierra, localidad que atraviesa momentos muy difíciles por la política de recortes del Gobierno regional. “La atención en el Centro de Montehermoso es espléndida”, declara una vecina de Villanueva de la Sierra, “pero siempre hay mucha gente para curas, por urgencias, en consulta, te lleva mucho tiempo”, continúa. “Yo tengo a mis suegros en casa, cada vez que necesitan los aerosoles, he de desplazarme hasta Montehermoso, con el frío que hace, ellos que son tan mayores”. Quienes tomaron la decisión del cierre del Punto de Atención Continuada “no tomaron en cuenta que los mayores no tienen coche, no conducen y ahora en una urgencia, todo se hace camino”, argumenta esta vecina en contrapunto a las declaraciones del Gobierno regional cuando dijo que la red de carreteras espléndida que tiene la región y Sierra de Gata justificaban la centralización de los Servicios de Urgencias en Montehermoso.

Por la noche, en Montehermoso solo un equipo médico atiende las urgencias de Hernán Pérez, Torrecilla de los Ángeles, Villanueva de la Sierra, Santa Cruz de Paniagua, Villa del Campo, Pozuelo de Zarzón y la propia localidad. Esta sobrecarga de trabajo, este estrés profesional, están provocando que “los profesionales comiencen a pedir traslado a otros puntos de la región y a otras comunidades”, declara Javier Simón. 

El alcalde de la localidad se desespera con la actual situación “hemos realizado dos encierros en la casa de la cultura, hemos participado en una de las manifestaciones de Mérida y apoyado todas las demás, hemos pedido cita al consejero pero nos han dicho que estamos en lista de espera”,  declara Simón. Debe tratarse de una epidemia porque se extienden las listas de espera y las horas de espera desde las consultas y urgencias hasta los despachos de la Sanidad.