domingo. 03.03.2024

En las últimas semanas, varias entidades financieras de nuestro país han dado a conocer su cuenta de resultados, que presentan beneficios récord en plena crisis económica, parte, por las multimillonarias comisiones que nos cobran a los usuarios.

A esta tendencia general no son ajenas las entidades extremeñas. Aunque Caja Extremadura sea ahora Liberbank, Caja Badajoz se haya integrado en Ibercaja y Caja Rural de Extremadura esté aún vinculada a Caja Rural del Sur, estas cuatro entidades, junto con Cajalmendralejo y Banca Pueyo, que continúan su camino en solitario, tienen aún fuertes lazos con los extremeños y, en el fondo, las consideramos como “nuestras”. Pero vista la tendencia de algunas de ellas en el aumento de  sus comisiones, puede que muchos las dejen de ver así.

Desde nuestro último estudio sobre comisiones bancarias, publicado en noviembre de 2010, muchas cosas han cambiado en el ámbito financiero regional. Pero hay algo que, a nuestro pesar, no cambia: las comisiones siguen subiendo.

En esta ocasión, hemos estudiado los folletos de tarifas que tienen publicadas las entidades de nuestra región, y hemos comparado su cuantía con la vigente hace tres años. Eso sí, en el estudio no hemos incluido a Banca Pueyo, pero no porque se nos haya olvidado; simplemente, es la única entidad que no ha modificado sus tarifas en este tiempo.

Para el resto, hemos tomado como referencias algunas de las operaciones más comúnmente realizadas por usuarios domésticos: uso de tarjetas de débito y crédito en cajeros y mantenimiento y administración de depósitos a la vista. Y, para no desviarnos de la realidad actual, a Caja Badajoz la llamaremos Ibercaja y a Caja Extremadura, Liberbank.

Cuentas más caras

Una de las comisiones de mayor importe que nos cobra nuestra entidad es la de mantenimiento de las cuentas. Pero, además, en los últimos años se ha duplicado en Cajalmendralejo (de 18,00 € a 36,00 € anuales) y en Liberbank (30,00 € a 60,00 € anuales), casi igual que en Ibercaja.

Por otra parte, el importe que nos cobran por administración, es decir, por los distintos movimientos que realicemos en nuestras cuentas, también ha sufrido un aumento muy notable. El caso más espectacular es el de Caja Rural de Extremadura, que cobraba en 2010 3 céntimos por apunte, y ahora nos puede exigir hasta 0,60 € por apunte (una subida de casi un 2.000%), aunque es cierto que incluye 10 ingresos y reintegros en la comisión de mantenimiento.

Las entidades bancarias extremeñas ganan ahora más en comisiones que antes de la crisis