EL SIGLO XX-1. Daniel Berjano: los primeros estudios serios sobre Sierra de Gata

El siglo XX histórico y político en España comienza con la proclamación de Alfonso XIII como mayor de edad (1902). En ese momento el turnismo en el poder entre conservadores y liberales comienza a decaer aunque no lo hace en la misma medida el caciquismo que es el que lo mantiene. En aquellos momentos se consolidan los casi recién nacidos nacionalismos periféricos en un doble ámbito: el político y el cultural. Por derivación se desarrollan los regionalismos, el extremeño incluido, que tienden fundamentalmente a lo cultural.  Entre quienes estudiaron la singularidad cultural extremeña estaba don Daniel Berjano Escobar.

, DANIEL BERJANO.png
, DANIEL BERJANO.png

Don Daniel Berjano Escobar había nacido en Oviedo (1853). Su padre era decano de la Facultad de Derecho de la capital asturiana y en esa facultad se licenció nuestro protagonista.

En 1879 llegó a Hoyos como Registrador de la Propiedad. Tenía veinte y seis años, estaba soltero. Y como según se dice no es bueno que el hombre esté solo, pues buscó novia y la encontró en la persona de doña Engracia Gómez Simón, hija del personaje singular que era don Juan Crisóstomo Gómez Gordillo. 

Don Juan Crisóstomo Gómez Gordillo había nacido en San Martín de Trevejo en 1831 y debía ser muy bien parecido. Lo hemos citado en otro artículo al hablar de la la Junta Revolucionaria de Villamiel en 1868. .

Cuando tenía 19 años casó en Villamiel con doña Francisca Simón Luis-Teniente quien ya tenía cumplidos los 31 quien por lo visto no era muy agraciada aunque sí de viva inteligencia. Poseía además la cualidad nada desdeñable de ser hija de don Ignacio Simón LuisTeniente, jefe del partido liberal en las tierras cacereñas situadas al Norte del Tajo y, por si ello fuera poco, poseedor de la más saneada fortuna de la comarca, fruto de la compra de bienes desamortizados.  

Después de la Revolución de 1868 don Juan Crisóstomo fue elegido diputado provincial. Después de la muerte de Alfonso XII y merced al llamado pacto de El Pardo, su partido, el liberal, formó gobierno. Nuestro paisano era cliente político del señor Moret y nombrado éste Ministro de Estado procuró que su colega de Ultramar le encargase el gobierno de Camarines del Sur, en la isla de Luzón (Filipinas) a don Juan Crisóstomo, y allí, casi al fin del mundo se marchó acompañado de su hijo Leoncio, dejó en Villamiel a sus hijas Engracia y María Paz. Ocupó el cargo entre 1886 y 1889. El día 10 de diciembre de 1888 Moret dejó de ser ministro y don Juan Crisóstomo fue cesado poco después. 

Parece ser que se le había nombrado gobernador de aquellas lejanas tierras al objeto no confesado pero sí supuesto de que se recuperase de las grandes pérdidas económicas que sus actividades políticas le habían producido (entonces eran los políticos quienes financiaban a los partidos y no al revés). Su honradez se lo impidió (en ello radica su rareza para la época). Cuando cesó en el cargo y volvió a la península, a Santander en concreto, tuvo que pedir dinero a su familia para pode regresar a Villamiel.

En diciembre de 1892 volvió Moret a formar parte de un nuevo gobierno liberal. A don Juan Crisóstomo se le nombró gobernador de Guadalajara.  Se mantuvo en el cargo hasta que una nueva crisis llevó al gobierno al partido conservador en marzo de 1895. A partir de este momento, viejo y desengañado, desapareció de la actividad política a todos los niveles.                     

Bueno, pues casado don Daniel Berjano con doña Engracia Górmez Simón, hija de don Juan Crisostomo, se dedicó al noble afán de la procreación. Tuvieron dos hijos: Víctor y Victoria. Pere hete aquí que doña Engracia falleció. Entonces don Daniel, al que se supone desconsolado viudo, buscó consuelo en su cuñada María Paz (hermana de la fallecida Engracia).. Al nuevo matrimonio tampoco le fue mal lo de la procreación: cuatro hijos trajeron al mundo.  

Don Daniel dejó el Registro de la Propiedad de Hoyos y marchó al de Cáceres. Al morir su suegro don Juan Crisóstomo Gómez su hija María Paz, la esposa de don Daniel, heredó extensas propiedades y la casa-palacio (el conocido en Villamiel como palacio del Deán) y en él pasaba largas temporadas, aunque –no se sabe muy bien por qué- con los villamelanos no se entendía. 

La marcha a Cáceres no supuso la desvinculación con nuestra comarca. Como hemos dicho aquí, en Villamiel, tenía su casa y sus fincas rústicas. Paseando por ellas, y n en forma especial por la Nava del Rey, el culto registrador iba encontrando numerosos restos arqueológicos. Con la misma pasión que se dedicaba al estudio del Derecho se dedicó al de la Arqueología. En 1901 fue nombrado académico correspondiente de la Real de la Historia y en 1918 de la de San Fernando. En colaboración con Mélida, primero, y de forma totalmente personal después hizo numerosas investigaciones sobre la Sierra de Gata que se fueron publicando en ese clásico de la historiografía regional que fue la Revista de Extremadura, que él había ayudado a fundar y de la que fue director entre 1907 y 1910 fecha esta última en la que por dificultades financieras tuvo que cerrar. Fueron los primeros estudios serios sobre nuestra comarca (que se pueden consultar en la red). Fue también uno de los fundadores del Museo Arqueológico de nuestra capital. Bastantes años después su nieto, nuestro fraternal amigo José-Luis R. Berjano, llevó desde la finca llamado Nava del Rey a su casa-palacio de Villamiel varias laudas sepulcrales romanas que aún pueden verse allí; otras de las encontradas por don Daniel, se hallan  en el Museo Arqueológico de Cáceres.

Bien personalmente, bien a través de su suegro don Juan Crisóstomo Gómez, debió influir para que el ministro Moret, por decreto de 12 septiembre de 1888, concediese a Hoyos el título de villa, que si jurídicamente no suponía nada evitaba que los de los pueblos próximos que sí tenían ese título hablasen, un tanto despectivamente, del “lugar de los Hoyos”. 

Don Daniel Berjano era paisano y amigo del arzobispo de Toledo don Victoriano Guisasola y Menéndez a quien invitaba a pasar largas temporadas en la finca situada en el paraje villamelano llamado la Nava del Rey dentro de la cual había levantado la hermosa ermita dedicada a Nuestra Señora de la Paz (homenaje a su esposa de ese nombre) en la cual el cardenal oficiaba misa. Parte de los ornamentos empleados por el cardenal se encuentra en la iglesia parroquial de Villamiel.

l 02/07/2012 Sierra de Gata digital Chuchi del Azevo publicó un artículo titulado Daniel Berjano Escobar, de Asturias a la indómita Sierra de Gata.

Sus trabajos en la Revista de Extremadura pueden verse en.

http://www.paseovirtual.net/revistas/extremadura1.htm

Su libro “Poetas placentinos contemporáneos de Lope de Vega” puede verse en la red:

http://books.google.es/books/about/Poetas_placentinos_contempor%C3%A1neos_de_Lo.html?id=bTEvAAAAYAAJ&redir_esc=y