EL SIGLO XX-6. Los políticos de la Segunda República

Antes de la dictadura de Primo de Rivera los diputados nacionales por el distrito de Coria, que incluía el partido judicial de Hoyos, solían ser diputados cuneros, esto es sin ninguna vinculación con la tierra, en concreto los hermanos Emilio y Juan Alcalá-Galiano, dos paniaguados de Canalejas. Durante parte de la Segunda República dos serragateños representaron a Cáceres en el Congreso de los Diputados

Victor Berjano Gómez
Victor Berjano Gómez

Los políticos de la Segunda República. Tal vez resulte excesivo el calificativo de caciques, porque sus modos ya no eran los de antaño y la gente era bastante más libre y estaba más politizada, con lo que los apaños electorales no eran ya tan fáciles, pero así y todo un grupúsculo de personas eran quienes hacían y deshacían en las elecciones. 

Antes de dictadura de Primo de Rivera el  diputado provincial sempiterno del partido judicial de Hoyos fue don Víctor Berjano Gómez, residente en San Martín de Trevejo donde se había casado y originario de Villamiel como nieto que era del tan citado don Juan Crisóstomo Gómez e hijo del también citado don Daniel Berjano. Fue incluso presidente de la Diputacíón. 

Durante un pequeño período de tiempo fue gobernador civil de Zamora. Al ser cesado (1922)  regresó a San Martín y volvió a ser fue elegido Diputado Provincial. Con el advenimiento de la Dictadura de Primo de Rivera fue destituido -como todos los cargos electos- y pasó unos años alejado de la política.

Tras la dimisión del general Primo de Rivera se ordenó que se constituyeran nuevos ayuntamientos y diputaciones con quienes habiendo sido elegidos concejales y diputados en las últimas elecciones constitucionales ocupasen las primeros lugares en la lista alfabética que incluyera a todos ellos. Evidentemente el apellido Berjano era una de los primeros de dicha lista. Los demás diputados a quienes el alfabeto les devolvió el cargo le otorgaron la presidencia. Poco después de ser proclamada la República se integró en la CEDA. 

Otro representante del republicanismo de derechas en la comarca era el brillante abogado del Estado, nacido en Perales del Puerto, don Teodoro Pascual Cordero que fue elegido diputado nacional por primera vez en 1933.  

Ambos, Berjano y Teodoro Pascual trajeron por aquí a dar mítines a su jefe de filas el señor Gil Robles.

En las elecciones de febrero de 1936, Berjano y Pascual Cordero iban en la lista de la CEDA. Se dice que hubo un acuerdo entre Berjano y los representantes del Frente Popular para falsificar los resultados aunque con la condición de que tanto él como Teodoro Pascual fueran elegidos por el turno de las minorías. Fuera cierto o no el acuerdo, en Cáceres triunfó el Frente Popular y nuestros dos paisanos salieron elegidos de esa forma. Gil Robles montó en cólera, dirigió gruesos insultos al señor Berjano y lo expulsó de la CEDA. Don Víctor Berjano se unió entonces a la Unión Republicana de Martínez Barrio.   

Al estallar la guerra incivil el señor Pascual Cordero, que se encontraba en Madrid, fue asesinado. Don Víctor estaba en San Sebastián con su ya anciano padre don Daniel. Producida la caída de esta ciudad en manos del ejército de Franco don Víctor regresó a Cáceres, donde pasó un tiempo inadvertido y sin que nadie le molestase. Pero como era un dirigente nato y un hombre inquieto intentó ser útil en la organización del nuevo Estado que se estaba forjando. Alguien con malintencionada memoria le recordó su actitud durante las elecciones de febrero de 1936 y fue encarcelado. Y en la cárcel de Cáceres murió, de muerte natural, en 1938.