Los jinetes cabalgan a Salamanca por los caminos del contrabando

La ruta hasta la localidad de El Payo es un duro paseo solo apto para caballistas avezados con gran predicamento entre los aficionados al caballo. Rememora los antiguos caminos que utilizaban los contrabandistas

Ruta del contrabando. Imagen cedida por Fabiu Pequenu
Ruta del contrabando. Imagen cedida por Fabiu Pequenu

La cita es este sábado, día 19, y recorrerá los caminos que antaño utilizaban los contrabandistas para trasladar sus mercancías --café y tabaco, fundamentalmente-- y que atraviesan nuestra región y las vecinas Castilla y León y Portugal.

Esta vez  no se trata de una ruta familiar, apta para jinetes novatos. Se trata de un viaje de 20 horas --que incluye comida, baños refrescantes y convivencia con buenos amigos-- que parte a las nueve de la mañana de Valverde del Fresno y regresa a las cuatro de la madrugada.

Según José Ignacio Donoso Martín, presidente de la asociación de jinetes valverdeña A Revolera, “es una  de las rutas más esperadas y cada año nos acompañan más caballistas, que se quedan asombrados de los paisajes que ven,  de lo que sienten al montar a caballo por los senderos de piedra y los barrancos y luego al pasar  a la llanura  de la sombra de los infinitos pinares, encinas y castaños, con la frescura que se nota al aproximarnos a Navasfrias y Us Foios”. “Es  una de las más largas y duras de las rutas, es para  para caballistas experimentados”, añade.

Los caballistas, tras recoger a sus amigos lagarteiros, continúan cabalgando hasta el alto de Santa Clara donde realizan una parada para almorzar. Allí se reúnen con los jinetes de  Villamiel, Acebo, Hoyos y Cilleros.

El grupo reunido continua hacia el Payo.  “Este tramo en peculiar, por que antaño se perdían muchos contrabandistas, al ser todo lo mismo pinares, con facilidad te desorientas y te pierdes del grupo”, comenta José Ignacio Donoso. De hecho, bien lo sabe él por experiencia propia ya que hace dos años, él y su primo Chuchi Piñones “nos perdimos y nos desorientamos de tal manera, que cuando nos dimos cuenta íbamos en dirección el Alto de Santa Clara, es decir, en dirección contraria”.

Tras comer y tomar un buen baño en El Payo, los jinetes continúan hacia Navasfrias, primero, y Soito, a contiuación, donde el grupo para a cenar.

    Comienza ya la ruta de regreso por “los caminos oscuros  y sendas del último tramo de la ruta del contrabando y las más peligrosa al ser de noche y cerrada”, comenta el presidente valverdeño. “Dejas  las riendas suelta y confías plenamente en  el caballo,  que nos guía, sin tropezar ni una vez, entre tanto  cantamos  con cánticos a San Blas,  nuestro patrón”. añade.

 “Es una ruta llena de experiencias nuevas y donde se disfruta de un paisaje espectacular discurriendo desde Extremadura a Castilla y León y Portugal” añade Donoso, quien concluye “no te la puedes perder”.

Este diario lo hacemos todos. Contribuye a su mantenimiento

ING Direct - Sierra de Gata Digital
Nº CC ES 80 1465 010099 1900183481