El consejero de Agricultura presenta en Acebo el proyecto Life+Comforest para la catalogación de bosques comunales

Acudirá a la localidad hoy jueves, día 15 de abril, acompañado del director general de Medio Ambiente Enrique Julián Fuentes. Life + Comforest pretende, entre otros objetivos, en la recopilación y análisis de la información sobre la situación jurídica, el origen histórico, y sistemas de explotación comunitaria de cada uno de los bosques comunales extremeños

José Antonio Echávarri
José Antonio Echávarri

Acebo será el escenario donde el consejero de Agricultura,  Desarrollo Rural, Medio Ambiente y Energía, José Antonio Echávarri, presenará el Proyecto Life+Comforest, sobre la situación de los montes comunales de la región.

 El acto tendrá lugar en el ayuntamiento acebano y, junto al consejero, también asistirá el director general de Medio Ambiente, Enrique Julián Fuentes.

El proyecto LIFE + Comforest tiene como objetivo analizar y controlar las características principales y el estado ecológico de los bosques comunales en Extremadura, con el fin de mejorar la comprensión de su estado actual y facilitar su conservación futura. El proyecto espera establecer directrices que harán que la explotación tradicional y comunal que los usuarios locales hacen de estos bosques sean compatibles con su conservación a largo plazo.

Sin embargo, la normativa de régimen local y el artículo 12 de la vigente Ley de Montes, también considera demaniales a los montes comunales que perteneciendo a las entidades locales su aprovechamiento corresponda al común de los vecinos que recoge lo también dispuesto en la Ley 1/1986 de la dehesa de Extremadura al considerar “las dehesas boyales o comunales” a las dehesas de propiedad municipal cuyos recursos son aprovechados por el común de los vecinos, requiriendo por tanto estas dehesas boyales a efectos de desafectación de informe favorable del órgano forestal de Estremadura. "La realidad es que se desconoce exactamente la relación de montes que siendo de titularidad municipal su aprovechamiento corresponde al común de los vecinos, hecho este que se une a la ausencia de actualizaciones de los inventarios de bienes de las entidades locales y en los que los montes no son un excepción, y el no existir un Catálogo o Listado Regional de Dehesas Boyales, cuyas consecuencias inmediatas conduce a un desconocimiento y confusionismo de sus límites que posiblemente supondrá la pérdida y desaparición de esta importante expresión cultural de aprovechamiento”, según aparece reflejado en la web de Extremambiente.

Por todo ello, y conscientes de la necesidad de conocer y defender los montes comunales y el de mejorar su ordenación y gestión forestal para compatibilizar el aprovechamiento común de los vecinos garantizando la persistencia, conservación y mejora de estos montes, se presentó ante la Comisión europea un Proyecto LIFE+ destinado a la Identificación, caracterización y gestión forestal sostenible de los montes comunales de Extremadura, propuesta que fue finalmente aprobada en el año 2013.

Life + Comforest pretende, entre otros objetivos, en la recopilación y análisis de la información sobre la situación jurídica, el origen histórico, y sistemas de explotación comunitaria de cada uno de los bosques comunales extremeños.  Otras áreas que se han tenido en cuenta en este proyecto europeo ha sido la la catalogación de la fauna para su protección, la botánica y la salud en general de las masas boscosas, sus plagas y enfermedades. En este sentido se han estudiado también los efectos perniciosos del calentamiento global sobre los robledales y por qué no se están regenerando de manera natural. A posibles causas patológicas se une también, en ocasiones, la sobreexplotaicón ganadera de estos bosques. En este sentido, En la Sierra existe como bosque comunal Los Baldíos de Villamiel y el robledal de Jálama en Acebo, al menos, entre otros. Con unas normas de funcionamiento distintas unos de otros, el denominador común, es la explotación comunal de los bosques y su carácter demanial.  Además, la práctica totalidad de los municipios serranos cuentan con dehesas boyales explotadas por sus vecinos ganaderos de manera comunal.

Los bosques comunales --y se supone que las dehesas boyales-- ahora serán registrados junto con los derechos de explotación de sus usuarios. Este registro proporcionará una mayor seguridad jurídica en su explotación y garantizará el dominio público.

Los bosques registrados se deberán explotar de acuerdo a unos criterios establecidos según sus características de tal forma que armonice la explotación forestal tradicional y comunal por los usuarios locales de los bosques y la conservación a largo plazo de los recursos forestales.

La mayoría de los municipios poseen bosques comunales.

Este diario lo hacemos todos. Contribuye a su mantenimiento

ING Direct - Sierra de Gata Digital
Nº CC ES 80 1465 010099 1900183481