jueves. 22.02.2024

Por motivos médicos de distinta naturaleza y gravedad, la médico de cabecera y la farmacéutica del Centro de Salud de Torre de Don Miguel están de baja. La primera, desde hace más de un mes, y dos meses la segunda. El Servicio Extremeño de Salud no va a cubrir sus puestos y esto está generando en la zona una situación límite de consecuencias imprevisibles.

Así las cosas, la falta de farmacéutica en el Centro hace que no se repongan ni las vacunas ni los medicamentos que se van necesitando, lo que es especialmente grave en el caso de los medicamentos de urgencia y de las vacunas. La situación se agravará más aún cuando comience en el Centro la campaña de vacunación.

En el caso de la médico de cabecera, su ausencia afecta directamente a las poblaciones de Gata, Robledillo de Gata, Santibáñez el Alto, Cadalso, Descargamaría y Torre de Don Miguel. En Torre no hay médico, siendo la población cabecera del Centro de Salud y, para cubrir su ausencia, a partir de las doce de la mañana se desplazan hasta allí los titulares de las otras cuatro poblaciones que engloba su zona de atención. Cuando el médico de Santibáñez, por ejemplo, cubre la baja de la titular de Torre, Santibáñez queda sin atención a partir de las doce del mediodía. Esta situación se produce de forma rotatoria durante la semana en las poblaciones mencionadas.

Pero aún es más. Cuando un médico realiza una guardia de 24 horas, su jornada laboral no termina, sino que tiene que volver a su consultorio a pasar cuatro horas más de consulta; es decir, treinta horas ininterrumpidas de atención médica.

Se da la circunstancia de que el Centro de Salud de Torre de Don Miguel atiende a dos residencias de mayores, una en la localidad y otra en Gata. A la Residencia de Torre de Don Miguel, acude uno de cada cuatro días de forma rotatoria un facultativo distinto, lo que impide realizar un correcto seguimiento del paciente. Esta situación rompe la relación médico-paciente, uno de los pilares básicos de la atención primaria. Cabe señalar que en la residencia de Torre de Don Miguel viven ochenta personas mayores con una media de edad de ochenta años.

Esta situación está provocando situaciones de estrés físico y mental entre los profesionales sanitarios y también la aparición de las primeras fricciones entre ellos debido al cansancio acumulado y a la presión que están viviendo. Muchos de ellos están renunciando a sus derechos consolidados, como son los días de asuntos propios, para atender las necesidades de la población.

¿Qué ocurre cuando desde Gata, Santibáñez, Cadalso o Descargamaría se acude por una urgencia al Centro de Salud de Torre? Pues que el enfermo puede llegar y encontrarse el centro vacío y cerrado porque el médico haya salido a atender un aviso y allí no quede ni el celador, ya que esta figura fue suprimida por el SES en el mes de julio.

El Centro de Salud de Torre no tendrá médico de cabecera ni farmacéutico hasta febrero