Las obras en el Puente de La Molina dejan a Robledillo sin autobuses durante tres meses

Los estudiantes del Instituto de Hoyos, diariamente, y los vecinos de la localidad, cuando lo necesiten, tendrán que bajar hasta Descargamaría para coger el autobús. Las empresas Mirat y Coria Tour alegan falta de seguridad para realizar la maniobra de giro en la zona del Barrero e interrumpen el servicio hasta que finalicen las obras. La entrada habitual hasta la población, donde se encuentra la parada de autobús, el aparcamiento público y la Oficina de Turismo, quedará cortada hasta finales de enero

Según el planning de trabajo de Lerpa 2002, empresa cacereña responsable de las obras, el nuevo puente de La Molina no estará finalizado hasta finales de enero del próximo año. Hasta entonces, si el ayuntamiento no consigue solucionar el problema, los cuatro alumnos que diariamente toman el autobús para ir a estudiar al IESO de Hoyos, y los vecinos que necesiten viajar de forma ocasional deberán acercarse hasta la localidad de Descargamaría para coger el transporte público. Las empresas concesionarias de las rutas, Mirat y Coria Tour, alegan falta de seguridad de los autobuses para realizar el giro y han suspendido el servicio de transporte discrecional y escolar hasta que finalicen las obras de puente.

“Estamos en contacto con la Consejería correspondiente y con la Dirección del Instituto de Hoyos para que hagan presión y nos ayuden a solucionar este problema”, declara Luis Sánchez, alcalde de Robledillo de Gata. “Al mismo tiempo, el ayuntamiento está acondicionando aún más la zona de las cocheras en  el Barrero, donde ya habíamos hecho un acondicionamiento previo, para que los autobuses puedan girar sin problema y así retomen el servicio que ahora han suspendido y que tantas molestias va a causar a nuestros estudiantes, en particular, y a los vecinos de Robledillo, en general”, declara el alcalde, consciente del trastorno que van a provocar estas obras en la localidad durante los próximos tres meses.

Pero los vecinos no serán los únicos afectados. Los turistas se van a encontrar con un problema de aparcamiento casi irresoluble porque la demolición del puente ha dejado aislado el pueblo por la primera entrada, junto a la parada de autobuses y la vía que da acceso al aparcamiento y la oficina de Turismo. Hasta nuevo aviso, a Robledillo de Gata se accede por El Barrero. 

El Puente de La Molina ha sido demolido y será sustituido por otro de nueva factura. El actual estaba levantado a base de hormigón y hierro sobre el original de lascas de pizarra de la zona. Lerpa 2002 va a construir un nuevo puente de medio arco utilizando hormigón, que posteriormente será recubierto con piedra de la zona. Además de los cinco metros de calzada para la circulación de vehículos, el nuevo puente de La Molina tendrá también un acerado de un metro aproximadamente a cada lado para uso peatonal.

El proyecto de licitación para la obra ascendió a 109.543,80 euros y será financiado por la Consejería de Agricultura.