AMAINADO EL VIENTO, EL MAYOR PROBLEMA ESTRIBA EN LA VIGILANCIA Y CONTROL  DEL ENORME PERÍMETRO DEL ÁREA AFECTADA

Más de cien bomberos portugueses y 32 camiones se unen a las labores de extinción del incendio

A las diez de la noche, la sensación en el Puesto de Mando Avanzado del Plan INFOEX era de máxima alerta pero también se respiraba una mayor tranquilidad. El viento parecía dar un respiro, el humo que amenazaba a Villamiel se había reducido drásticamente y el foco que amenazaba a Cilleros a esas mismas horas, por la noche se mantenía en la cumbre de Santa Olalla. Si el viento permanecía así toda la noche, con rachas de viento máximas previstas de 20 kilómetros hora --la mitad de veloz que las noches previas-- la situación daba un giro y podía empezar a hablarse de mejora de la situación. 

Al anochecer llegaban a la Sierra procedente de distintos puntos del país vecino 32 camiones con 134 bomberos portugueses que venían a unirse a todos los equipos técnicos y humanos que están trabajando sin descanso en la Sierra. 567 personas rotando las 24 horas del día que, a partir de esta noche aumentarán hasta alcanzar los 700 profesionales altamente especializados para extinguir el incendio declarado en el paraje de La Osa en Acebo el pasado día 6 de agosto, que ha obligado -o aconsejado- a desalojar cuatro  localidades --Acebo, Perales del Puerto, Hoyos y Trevejo-- y ha afectado, al menos, a 9. 000 hectáreas --5.000 en Acebo, 1800 en Perales del Puerto y 1.500 en Hoyos, a los que hay que sumar extensiones de menor tamaño afectadas en Villasbuenas de Gata, Villamiel, San Martín o en Cilleros--. 

Los bomberos portugueses vienen a sumarse a los efectivos de las dos Castillas y Andalucía llegados esta mañana y a los equipos del INFOEX de Extremadura. De hecho, el INFOEX mantiene en Sierra de Gata el 60% de sus efectivos. 

Ayer sábado por la tarde, trabajaban en Sierra de Gata 24 aeronaves, 18 helicópteros y 6 hidroaviones, 4 bulldozers, 9 vehículos nodriza, 29 camiones auto-bomba y 6 vehículos pick-up de transporte. Además del personal vinculado a estos medios, en la extinción trabajan 6 retenes terrestres y 5 unidades de la Unidad Militar de Emergencia con 271 personas.

Junto a estos medios de lucha directa contra el fuego, en el dispositivo participan 90 voluntarios de la Cruz Roja con 25 vehículos, entre los que hay tres ambulancias y dos vehículos adaptados. Asimismo participan 40 voluntarios de Protección Civil y 14 patrullas de la Guardia Civil.

Finalmente, el mando consta de 19 personas, que incluyen al mando único y cuatro coordinadores del Infoex, cinco agentes medioambientales, dos técnicos de apoyo y los siete miembros del Puesto de Mando Avanzado. 

A este despliegue se han unido además cuatro camiones de la Diputación de Cáceres y numerosos medios procedentes de otras comunidades.

Cruz Roja ha dispuesto 110 camas para el descanso de los brigadistas entre turnos en el pabellón polideportivo de Hoyos. 

Situación a las 22.00 horas del sábado 8 de agosto

A esta hora de la noche (22.00 horas), aún existían activos diversos focos y los especialistas contaban con que se reprodujeran más a lo largo de la noche.  

El centenar de bomberos portugueses se iba a distribuir entre Hoyos, Acebo y Cilleros, donde esa misma noche iba a trasladar su base la Brigada de Refuerzo de Incendios Forestales. La UME contaba para las labores de control y extinción con 18 motobombas y seis nodrizas situadas entre estas tres localidades. 

El viento tenía una velocidad de 20 kilómetros por hora, la mitad que en las noches previas. 

NOTA: Rogamos a nuestros lectores disculpen los errores ortográficos, de redacción o edición. Trabajamos contrarreloj para ofrecerles la información en tiempo real. 

Este diario lo hacemos todos. Contribuye a su mantenimiento

ING Direct - Sierra de Gata Digital
Nº CC ES 80 1465 010099 1900183481