PROYECTO OCTUBRE DE REFOREST-ACCIÓN

Voluntarios de 11 países plantarán en Sierra de Gata mucho más que 200.000 bellotas

Un centenar de personas han confirmado su participación en la reforestación de 180 hectáreas de Sierra de Gata. Voluntarios de once países diferente trabajarán durante 31 días cinco horas por jornada para devolver al paisaje los bosques autóctonos que luchen contra el fuego y generen nuevas oportunidades

Rodrigo Ibarrondo, promotor de Octubre de Reforest-acción en la redacción de Sierra de Gata Digital
Rodrigo Ibarrondo, promotor de Octubre de Reforest-acción en la redacción de Sierra de Gata Digital

¿Qué tienen en común gente de Finlandia, Suecia, Alemania, Francia, Republica Checa o Inglaterra? Pues muchos de ellos lo que tienen en común es su amor por la naturaleza. Y este amor común es lo que el próximo mes de octubre hará que vengan cerca de 35 extranjeros a reforestar la Sierra de Gata dentro de una actuación colectiva denominada Octubre de Reforest-Acción

Son tantas las personas, tantos los colectivos e instituciones que van a participar en Octubre de Reforest-Acción que, a día de hoy, la cabeza que la ideó se ha transformado en un gran cuerpo. 

Adisgata, los ayuntamientos de Torre de Don Miguel y Villasbuenas de Gata, la Consejería de Medio Ambiente y Rural, la Universidad de Extremadura, ARBA Extremadura, ARBA Madrid RAMA y Adenex, Ecoopera, la Fundación Escuela de Libertad, Reverdeceremus, ferreterias de Moraleja y Coria, Cooperativa Activa de Caceres, vecinos y vecinas de la Sierra de Gata ... ya se han sumado al proyecto aportando alojamiento, mano de obra, el utillaje necesario y la manutención de los voluntarios. 

Y es que durante el mes de octubre en 180 hectáreas, aproximadamente, de terrenos quemados de Sierra de Gata se van a plantar 200.000 semillas de alcornoques, castaños, encinas y robles en una actuación medioambientalista sin precedentes. 

Esta actuación revolucionaria tiene un diseño sencillo que facilita la participación de todo aquel que sienta un mínimo amor y respeto por nuestra tierra. 

El primer paso del camino consiste en la recolección en el campo de bellotas y castañas. Todo aquel que quiera participar deberá depositar las semillas en el Albergue Municipal de Villasbuenas de Gata, a partir del 28 de septiembre. 

A continuación, en los primeros días de octubre, esta semillas serán introducidas en agua para que pregerminen y garantizar así su mejor crecimiento en el territorio. Se introducirán en grandes seras de donde se extraerán una vez brotadas. 

Y comienza, entonces, la Reforest--Acción. En este punto, hay que señalar, que cuando del campo se trata, siempre hay que mirar al cielo. En caso de que las lluvias se retrasasen, los voluntarios emplearían la jornada en la recolección de semillas. 

Durante cinco horas al día, grupos de voluntarios armados de azadillas saldrán al campo para reforestar las áreas quemadas y ya limpias de cenizas. Todos ellos portarán las semillas en un zurrón que ha sido confeccionado por las mujeres de Torre de Don Miguel con material donado por su ayuntamiento. 

La operación es sencilla: se realiza un hueco en la tierra  y se introduce la semilla a punto de germinar, previamente tratada con un repelente natural para ahuyentar a los jabalíes. Se colocan en posición horizontal a una profundidad de 3 o 4 centímetros y se cubre con tierra. Y de nuevo, vuelta a empezar porque son 200.000 semillas las que se quieren plantar durante el mes de octubre. 

Para las salidas al campo se ha pensado la creación de dos grupos, uno de ellos internacional --con el inglés como idioma para su comunicación-- y otro nacional --con el castellano como vehículo--. 

Hay voluntarios que vendrán a vivir entre nosotros durante todo el mes; otros vendrán a trabajar por nuestra tierra ocho o diez días y también los habrá que saldrán al campo de manera esporádica, cuando la disponibilidad de su tiempo se lo permita. 

La respuesta social e institucional es tan positiva y veloz que cada vez que desde la organización realizan cualquier nueva solicitud --arcones para guardar los alimentos con los que garantizar la manutención de los voluntarios, cocineros, azadillas, guantes, sábanas, camas....-- la respuesta es inmediata.  A falta de dos semanas para que se inicie la acción, el albergue de Villasbuenas de Gata está prácticamente lleno con alguna cama libre durante escasos días y también hay voluntarios que dormirán en caravanas. Y es que tal como declaraba Jesús Lázaro --Chuchi, el del chozo-- a este digital hace ahora un año, a veces son necesarias las desgracias para sacar lo mejor de nosotros mismos.

Octubre de Reforest-Acción es una actuación colectiva pero... ¿Quién fue su ideólogo?¿Quién la imaginó?

Hace nueve años, Rodrigo Ibarrondo Vazquez (Burgos, 1978) llegó a caballo a Sierra de Gata tras un viaje de dieciocho meses y 4.000 km trotando por todo el país. El pasado año adquirió una pequeña finca en Gata de prados, bosque y olivares y desde entonces vive entre nosotros. 

Tras los incendios del pasado verano --el de Gata sucedido a finales de julio afectó a tu terruño-- Rodrigo Ibarrondo comenzó a darle vueltas a su cabeza ¿Qué podemos hacer para restaurar la tierra? ¿Cómo podemos ayudarla a revivir? 

Ibarrondo es un viajero impenitente desde hace 20 años y durante la última década sufrió una crisis existencial que le llevó a plantearse su papel en el mundo. Desde el punto de vista profesional siempre ha estado vinculado al cuidado de la naturaleza o de los animales que la habitan. “Buscaba mi camino en este servicio a la naturaleza y un día pensé que la única herramienta que ella nos ofrece son las semillas, son sus herramientas y espera que nosotros las esparzamos”, reflexiona. “Eso es lo que la naturaleza espera de nosotros y es lo que voy a hacer”, declara a este digital Bongui, como conocen todos sus amigos a Rodrigo Ibarrondo. 

.En su opinión, “manipulamos la naturaleza con mucha arrogancia y mucha ignorancia, sin conocerla” y esto lleva a situaciones desastrosas como los grandes incendios del pasado verano que asolaron en la Sierra más de 8.000 hectáreas en siete localidades serranas. 

Los incendios de 2015 sorprendieron a Bongui en Hungría, donde estaba trabajando. “Me quedé flasheado y, a mi regreso, decidí emplearme a fondo y comenzar a trabajar en la conservación del territorio”, declara. 

A lo largo de este año, Bongui ha ido buscando aliados entre vecinos e instituciones y ha establecido una fuerte conexión con el profesor Fernando Pulido, asesor de la UNEX en los trabajos de recuperación de Sierra de Gata, y Luis Mariano Martín Mesa, presidente de Adisgata, alcalde de Villasbuenas de Gata y, como él siempre se define, agricultor a título principal. 

De aquellos primero pasos a las grandes zancadas de los últimos días. 

Hasta el momento, han confirmado su llegada a Sierra de Gata voluntarios procedentes de Finlandia, Suecia, Suiza, Inglaterra, República Checa, Portugal, Bélgica, Alemania, Francia, entre otros, Cataluña, Euskadi y otros puntos del país. 

Cuando Octubre de Reforest-Acción comenzó a caminar, el cálculo de 200.000 bellotas había sido realizado para el trabajo diario de 20 personas. Vista la acogida que está teniendo la llamada “podemos llegar a duplicar la cantidad de bellotas plantada”. 

Todas ellas, crearán la estructura de un bosque autóctono en el que, en una segunda fase, se irán introduciendo otras especies siempre autóctonas. 

El plan de trabajo es de nueve de la mañana a dos de la tarde, de lunes a domingo, los 31 días de octubre. La salida siempre se realizará desde la base de operaciones situada en el albergue municipal de Villasbuenas de Gata. Las tardes serán libres para todos los voluntarios que podrán aprovechar para conocer a fondo Sierra de Gata. Desde estas páginas nos apostamos un saco de bellotas a que más de uno regresará a esta tierra y más de dos la elegirán como su lugar en el mundo. 

 

Este diario lo hacemos todos. Contribuye a su mantenimiento

ING Direct - Sierra de Gata Digital
Nº CC ES 80 1465 010099 1900183481

 

VILLASBUENAS HOYOS VEGAVIANA