miércoles. 19.06.2024

Chi Kung, yoga, danda moderna y clásica y flamenco terapéutico son las materias sobre las que se imparten clases en el centro El Crisol de Gata (C/Marialba, Hoyos). Tras el regreso a Andalucía de su anterior directora, Pilar Mentuy, Laura Roso y Marcel Gracia toman ahora el testigo.

En esta etapa el Centro mantendrá una línea de continuidad con la etapa anterior si bien tendrá un carácter menos centrado en la sanación y más especializado en actividades físicas que, al mismo tiempo, sean beneficiosas para la mente.

Este es el caso, por ejemplo, del flamenco terapéutico que enseña Marcel Gracia. El director de El Crisol, estudió flamenco en el prestigioso centro madrileño Amor de Dios durante ocho años. A estos estudios, Gracia suma sus conocimientos como terapeuta adquiridos durante más de ocho años en Argentia y México, país originario de Gracia.

“A los beneficios físicos y de coordinación del flamenco, Marcel suma su propio método y su especialización en la biodanza con los que pretende también añadir beneficios mentales para la persona que, tras sus clases, será capaz de aprovechar la fuerza de su interior”, declara Laura Roso, codirectora junto a Gracia de El Crisol.

Por su parte, Laura Roso, que estudió danza del vientre con Rosa Martínez --esposa de Shokry Mohamed, introductor de la danza en España--, quiere incorporar este tipo de enseñanza a la oferta del centro. En estos momentos, están haciendo la labor de difusión y captación de alumnos y alumnas para configurar los grupos. “Queremos que El Centro sea un punto de reunión y de actividad para todos los ciudadanos de Sierra de Gata, los que han nacido y viven aquí y los que eligieron esta tierra para vivir y llegan de fuera”, comenta Roso.

De momento, Beatriz Calvo imparte clases de Chi Kung, los lunes, flamenco terapéutico y yoga, impartidas por Marcel Gracia, los martes, Bianca es la profesora de danza moderna y clásica para adultos y niños, los miércoles y jueves, día en el que también hay clases de Flamenco.

El Centro mantiene las consultas mensuales con el doctor ayurvédico, Rajvir, que acude Hoyos desde hace al menos dos años.

Laura Roso, madrileña, y Marcel Gracia, mexicano, conocieron la Sierra de Gata a través de unos amigos. Tras vivir seis meses en Brasil no querían regresar a la ciudad sino vivir inmersos en la naturaleza. Sierra de Gata fue el destino de esta pareja para vivir y criar a sus dos hijos que ahora comparten aula con los pequeños estudiantes del colegio hoyano.

Para contactar con el centro bien pueden hacerlo a través de su página en Facebook, El Crisol de Gata, por correo electrónico [email protected] o en el teléfono 927 514072

El Crisol de Gata inicia una nueva etapa