viernes. 23.02.2024

“Primero fue una gran explosión seguida inmediatamente de una columna de humo negro y fuego. Poco después se produjo la sengunda explosción”, así relata uno de los trabajadores de Uconor testigo ocular, el trágico accidente que ha tenido lugar hoy, a las 11,40 horas de la mañana aproximadamente, en la fábrica de aceite de Moraleja. “El fuego ha reventado parte del tejado de la nave y lo ha arrojado con fuerza hacia la carretera”. “Menos mal que no circulaba ningún vehículo en ese momento --se consuela este testigo que prefiere mantener el anonimato-- porque la fuerza de la explosión lo hubiera derribado”. “Todo se ha movido a nuestro alrededor”, recuerda apesadumbrado ya que mantiene una relación de amistad con los ahora desaparecidos desde hace años.

En el momento de la explosión se encontraban dentro de la fábrica cinco personas. Dos de ellas han podido abandonar por su propio pie las instalaciones --uno de ellos está ileso y el otro ha resultado herido con carácter leve, según informa el 112-- y de las tres restantes, a las 15,30 de la tarde, aún no se tenía constancia de su paradero.La viruencia del fuego y las altísimas temperaturas han impedido hasta este momento el acceso de los bomberos hasta la zona de calderas donde se ha producido la explosión.

Parece ser que en el momento de la explosión tres trabajadores estaban realizando labores de extracción en la caldera donde se quema el orujo cuando súbitamente se produjeros ruidos extraños que despertaron las alertas. Uno de los trabajadores tuvo tiempo de abandonar la zona de explosión salvando así la vida.

La próxima semana, la fabrica moralejana de aceite finalizaba la temporada alta de orujo, época en la que las calderas funcionan las veinticuatro horas del día.

Cuando el 112 ha recibido la llamada de emergencia, al tratarse de un accidente industrial se ha activado la situación extraordinaria en acivación de recursos. Esto implica que hasta el lugar de los hechos se han desplazado una unidad medicalizada de Coria y otra de Caminomorisco, un helicóptero medicalizado de Malpartida de Cáceres, una dotación y una ambulancia del Centro de salud de la localidad, dos dotaciones de Cruz Roja, un camión retén del Infoex más efectivos de la policía municipal y varias patrulla de la guardia civil. 

En la extinción del incendio han participado efectivos de Coria, Cáceres y Plasencia y se han llegado a reunir hasta seis camiones. Sin embargo, el origen del incendio, un tanque de 30.000 litros de hexano, y la naturaleza del aceite hacían imposible la utilización del agua para su extinción. De hecho, tras dos pasadas con el helicóptero, las labores por aire se han abandonado por ineficaces.

El ayuntamiento ha organizado un hospital de campaña en las inmediaciones de la fábrica para atender a heridos y familiares. Sin embargo, las altas temperaturas reinantes han aconsejado su traslado y finalmente ha quedado instalado en la Casa de la Cultura local. En estos momentos, un equipo de Cruz Roja especializado en la atención psico--social atiende a los familiares de las personas desaparecidas. 

Según han informado desde el gobierno regional, el presidente José Antonio Monago ha interrumpido sus actividades para trasladarse hasta el lugar de los hechos e interesarse personalmente por los trabajos de extinción y situación de las pesonas afectadas.

Según apuntan todos los datos, dos de los desaparecidos son vecinos de Moraleja y el tercero es natural de Vegaviana.

A las tres de la tarde aún no habían logrado extinguir en su totalidad el incendio y los bomberos continuaban trabajando en la labor de extinción y rescate. A esa misma hora, la carretera permanecía cortada a la entrada de Moraleja desde Perales por razones de seguridad y por hallarse invadida por los cascotes y restos de tejado y muro que han saltado del edificio.

Desaparecen tres personas en la explosión de la fábrica de aceite en Moraleja