martes. 16.04.2024

La información como escudo contra las estafas de las revisiones del gas

Las inspecciones de gas natural y licuado del petróleo  y gas butano son cada cinco años. En caso de duda y antes de permitir el acceso al domicilio a cualquier técnico  siempre es mejor consultar con la empresa que tenemos contratado el suministro y que nos certifique la veracidad de la revisión

ACUEX

Como cada año por esta fecha vuelven a estar de actualidad las reclamaciones derivadas de las inspecciones y revisiones de las instalaciones de gas de las viviendas.

Es obligación del consumidor mantener en perfecto  estado de conservación las instalaciones pero debemos tomar algunas precauciones para evitar que nos estafen con las falsas revisiones de Gas.  Los ancianos,  personas que viven solas  y extranjeros son los  colectivos más vulnerables, por  ello vamos a dar unas pautas a seguir.

Hay que prestar mucha atención desde el primer momento, desde que se abre la puerta. Frecuentemente la empresa por la que se presentan los  técnicos en nuestro  domicilio  es real, por lo tanto van vestidos y acreditados como empleados de dicha empresa y es difícil a simple vista detectar nada irregular.

Tienen distintas  excusas, como la  de una falsa avería,  aunque el   argumento más frecuente es el del operario que se presenta para realizar una inspección anual obligatoria, advirtiendo que de no realizarse   la empresa suministradora  puede cortarnos el suministro.  Y ahí ya nos descoloca, por que  con el frío que hace cualquiera se arriesga.

En otras ocasiones tienen  la precaución de  anunciarse a través de una llamada telefónica y concertar la cita. En Acuex hemos detectado algunas empresas que aún estando legalmente establecidas  hacen uso de la picaresca. Se presenta en el domicilio con todos los datos correctos,  nombre del titular, fecha de la última revisión, número de cuenta de pago etc. con lo que el consumidor cree estar ante la empresa  adecuada. Esto sólo es posible si se dan dos circunstancias  a saber: que se trate de un  empleado real y que sea un embaucador o que se trate de una empresa que en otro tiempo asumió la revisión e inspecciones de gas como contrata y por ello dispone de todos los datos personales. Ello le permite adelantarse a la inspección real de la empresa correspondiente.

En cualquiera de los dos casos lo mejor es comprobar mediante una llamada a nuestra empresa suministradora para que corroboren si están realizando la revisión de las instalaciones.

Tuvimos un caso de una señora que había cambiado la cocina recientemente por lo que estaba al tanto de los permisos y revisiones que debía tener, que de hecho tenía. Según le iban diciendo las revisiones que debían realizar la señora les iba sacando los certificados de las mismas, hasta que por fin encontraron algo por lo que cobrarle: le cambiaron la goma del brasero de gas  a razón de 40 euros.

Por ello  es imprescindible guardar la documentación y poder comprobar fechas y evitar así las  prácticas de algunas empresas que visitan al consumidor antes del plazo establecido.   En caso de que se diera esta circunstancia el consumidor debe negarse totalmente y asegurarse de que la empresa reúne todos los requisitos legales establecidos, puede encontrarse con la sorpresa de que la revisión que ha abonado no tenga validez.

Un socio de Acuex  empezó a sospechar del técnico que le hacía la inspección de la caldera y no se le ocurrió otra cosa que preguntar cuanto le iba a costar y como tenía que pagarlo por que no disponía de efectivo en ese momento. Al oír esto el técnico se marcho de la casa dejando la caldera totalmente desmontada. A nuestro socio le supuso un buen desembolso, ya que tuvo que recurrir a una empresa especializada para que volvieran a montar y colocar la caldera correctamente.

Para evitar confusiones y fraudes el consumidor debe  tener en cuenta:

* Que el usuario debe hacer revisiones de la instalación de gas cada cinco años, ya sea gas butano o canalizado.

*  La empresa distribuidora es  la responsable de la inspección periódica de la instalación de gas y  mediante escrito se pone en contacto con cada cliente para comunicarle la fecha prevista de la inspección. Lo hará con una antelación mínima de cinco  días y solicitando que se le facilite el acceso a la instalación. Por tanto debemos desconfiar de aquellos que se presenten sin que haya existido una cita previa y debidamente acreditados.

* Debemos  de exigir siempre ya sea instalador o inspector la debida documentación acreditativa.

* Consultar precios antes de que se proceda a revisar o instalar.

* Una vez realizada la revisión, el instalador extenderá un certificado acreditativo por triplicado, cuyo original corresponde al usuario, quien deberá hacer llegar una copia a la empresa suministradora, guardar siempre el original.

* No es obligatorio contratar las revisiones periódicas con la entidad suministradora, ya que se puede acudir a cualquier instalador que se encuentre autorizado por Industria. La decisión es del usuario.

* Instalaciones de gas butano: Para el suministro de gas butano, la instalación y las revisiones periódicas cada cinco años son las obligaciones esenciales del usuario para garantizar el funcionamiento y mantener en perfecto estado de conservación la instalación. Podemos  acudir libremente a cualquier empresa instaladora autorizada por el organismo competente.

En caso de duda y antes de permitir el acceso al domicilio a cualquier técnico  siempre es mejor consultar con la empresa que tenemos contratado el suministro y que nos certifique la veracidad de la revisión.
 

La información como escudo contra las estafas de las revisiones del gas