jueves. 30.05.2024

La tía Cartola cumple cien años

El 4 de diciembre de 2013, rodeada del cariño de su familia y compañeros celebró una alegre fiesta de cumpleaños en la Residencia Virgen de la Vega. María Rodríguez Píriz vivió en La Soria, a 17 kilómetros de Valverde del Fresno, durante 62 años. A sus cien años es una mujer feliz porque, como dice su nieta, “siempre ha encontrado la felicidad, el disfrute, en las pequeñas cosas”

Tia cartola con Pilar, Melani, Sergio y Elena
Tia cartola con Pilar, Melani, Sergio y Elena

María Rodríguez Píriz, la tía Cartola, nació en Portugal el 4 de diciembre de 1913 y llegó a La Soria en 1936, cuando se casó con Francisco Carrero Navais. A los 29 quedó viuda con un niño de apenas dos años, Manuel, y desde entonces trabajó la finca familiar de aproximadamente diez hectáreas. La Soria, situada a 17  kilómetros de Valverde del Fresno, ha sido el escenario de su vida hasta hace quince años  cuando su nuera, la cillerana Pilar Carrasco Rivero, la convenció para que fuera a vivir con ella tras la muerte de Manuel.  

El 4 de diciembre, la tía Cartola ha celebrado su centenario rodeada de su familia y recibiendo la noticia del nacimiento de su cuarta biznieta, Juliane, hija de su nieto Ismael. La fiesta ha tenido lugar en la residencia Virgen de la Vega, de Moraleja, donde vive desde marzo de este año.

Pilar, su nuera,  y Melani Carrero, su nieta, coinciden en que la homenajeada es “tremendamente generosa y profundamente familiar”. Melani añade además, que “es una mujer muy, muy feliz porque disfruta y siempre aprecia el valor de las pequeñas cosas”.

La tía Cartola es una mujer autogestionaria, modelo para sistemas alternativos de explotación, propiedad y consumo. Durante los 62 año que vivió en La Soria, sólo compró azúcar y sal, y, en los últimos tiempos, pan. Siempre vivió de lo que producían sus animales y el campo; durante 62 años no tuvo más luz que la del candil y ni más agua que la de la fuente que bebía de la Rivera Trevejana.

La tía Cartola siempre ha amado el campo, que ha trabajado con vacas y burros, y a los animales, sobre todo las cabras. “Siempre ha querido ir a Granada porque allí, dice, hay muy buenas cabras”, apunta su nieta. Además de cabras, vacas, cerdos, gallinas y ovejas, la tía Cartola tuvo también abejas; fue apicultora “y para ir a las colmenas, solo se ponía una máscara que ella misma había fabricado”, comenta Melani, “las abejas sabían que era ella, la conocían”, añade su madre.

El mejor regalo que la tía Cartola podía recibir en su centenario ha sido el nacimiento de su cuarta biznieta, Juliane, nacida como regalo de cumpleaños el 4 de diciembre de 2013, cien años después de que su bisabuela abriera los ojos en la vecina Portugal.

La tía Cartola cumple cien años