Imprimir

Extremadura, la muy noble

Enrique Cabrejas Iñesta |

Sierra de Gata Digital | 06 de septiembre de 2016

Verán, cuando nosotros leemos el nombre Extremadura lo hacemos escrito en castellano y para entenderlo se nos ocurren cosas que relacionamos conceptualmente con palabras tales como “extremo” o “dureza” entre otras, sin atender que, por extraño que parezca, se trata de un topónimo que dieron nuestros antepasados ibéricos en la edad de bronce y que ha sido subsumido con toda normalidad desde tiempos inmemoriales en el léxico español. 

Para entender el propósito del término hay que estar alfabetizado en lengua y escritura ibérica, de otro modo se hace imposible comprender en toda su plenitud el significado y es porque EXTREMADURA en realidad no es una mera palabra sino un lema ibérico que ha pasado inadvertido. Y lemas como “extremadura” nunca los vimos antes, cuando los conocimos fue ya escritos en lengua latina o bien en idioma castellano. Me refiero a frases que expresan la intención de un grupo de personas o incluso instituciones como universidades y empresas. También países, al igual que villas, pueblos o ciudades y que suelen acompañarse de títulos y por poner algunos ejemplos, léanse los de “Muy Leal” o “Muy Benéfica”, etc. La denominación de Extremadura es justamente un antiquísimo “lema” y acordado en un acrónimo ibérico que quiere decir LA MUY NOBLE.  

En lingüística un acrónimo, del griego ἄκρος, transliterado como akros “extremo”, y ὄνομα transliterado “onoma” significa “nombre”. Pueden ser siglas que se pronuncian como una palabra, pero también son vocablos formados al unir parte de dos o más palabras. Este tipo de acrónimos es el tipo de nombre que es EXTREMADURA,  y es el modo común de uso de la sintaxis de los íberos y los celtíberos, y que justo aquí se complementa de dos elementos léxicos. Son frases, sintagmas, oraciones y nombres compuestos. Y el significado de un acrónimo, es la suma de los significados de las palabras que lo generan: Z&qëHa “extrema” que significa extraordinaria y aÛUqa “adura” que quiere decir noble. Es necesario observar a nivel lingüístico que el primer lexema finaliza con una (-a) y el segundo se inicia con la misma vocal, entonces en un acrónimo no se repiten las letras iguales que sean coincidentes. En otro orden de cosas, a pesar de que la escritura ibérica es extremadamente rara véase que sus nominativos y nuestros sustantivos se construyen de semejante manera. Si son de género femenino finalizan en (-a) y añado incluso que si fueran de género masculino lo harían con la desinencia común (-o). Es mucha, demasiada coincidencia ¿no les parece?

EXTREMA-DURA

Con el acrónimo “extremadura” nuestros antepasados pretendían alabar y ensalzar a unas tierras que ellos consideraban y las tenían por EXTREMADAMENTE NOBLES y en el sentido de ser EXTRAORDINARIAS o que “se salen de lo habitual”. Sea por una “calidad superior a la normal” o por cualquier otra causa en su condición más extrema.

En la actualidad, la veremos escrita como extra, una raíz pre helena y que emplearemos como prefijo para la formación de nombres y adjetivos con el significado de ‘fuera de’.  

Fuera de

Verán, el 21 de Abril de 2012 descifré la lengua ibérica, concretamente a partir de la escritura ibérica septentrional. Averigüé que el texto de El Bronce de Luzaga estaba compuesto por 124 signos que formaban 24 vocablos, y estos se componían a su vez de sintagmas con 45 palabras significadas, más 16 signos de puntuación escritos en ocho párrafos. Cabe señalar que los antiguos epigrafistas cometieron un error crítico, creyeron que la escritura íbera y celtíbera se escribía con palabras cuando una gran parte de la misma son acrónimos o sintagmas de dos, tres o más vocablos de significación. Algo nada celta y por otro lado completamente heleno. Descubrí que el texto se podía leer y comprender perfectamente en una coherencia que resultaba tan excelente como extraordinaria. Además se podía contrastar científicamente a través de la lengua griega antigua al cruzarla a la vez con la helena frigia, en sus modos jonio-eolio-lidio-dorio, ya que la escritura ibérica septentrional o celtibérica no tiene origen en una supuesta lengua celta sino en las raíces de la proto lengua helena de la época frigia. Pero lo más sorprendente es lo que anuncio ahora: Nuestras palabras, las que usamos nosotros, pude comprobar que son las mismas que usaban ellos. Naturalmente no están completas tal y como las conocemos, ni tampoco escritas con nuestros caracteres actuales. Otras muchas se extraviaron en el tiempo y no son de uso corriente; no obstante, todavía podemos encontrar esas mismas raíces en el griego antiguo, incluso algunas en el griego actual, lo cual no digan que no es portentoso; ahora bien, nosotros las conocemos escritas con ortografía de patrón latino. ¡Sorprendente! 

 

Nuestros celtíberos grabaron el texto usando un alfabeto epichorikos, quiere decirse en este caso uno ibérico propio, y los vocablos guardan perfecto significado con el griego frigio. Son ellos, quienes nos confirman a Heródoto, asombrado tan sólo doy testimonio de ello. Me resulta sumamente emocionante, como es natural. Son ellos y no otros quienes dicen ser: ΕΛΑΣ... ΚΑΡΥΟ : ΤΕΚΕΣ. Es decir “Helenos, Cario de Anatolia”, ¡Impensable! Y lo hacen de este modo tan singular, vean: ëlaF… Cquo : &wF. Pero éramos analfabetos de la escritura ibérica y no lo pudimos siquiera sospechar. Fue un debate abierto durante siglos y que los historiadores no pudieron resolver. Lo denominaron el problema insoluble de LAS DOS IBERIAS pero la cuestión quedó resuelta en el instante que pude leer una menuda lámina ibérica: “El bronce de Luzaga”. Entonces pude constatar que sencillamente era cierto, que las dos “Iberia” estaban relacionadas entre sí y entre esas dos “Iberia” finalmente se fundó Europa.  

Pues nosotros, somos la selección natural, mestiza y superviviente de aquellos jóvenes que emprendieron su periplo desde la otrora lejana península de Teke: iberos, eolios, jonios, dorios, troyanos, misios, ilios, ilirios, carios, caricos, lidios, licios, cilicios, licaones, pamfilios, pisidios, bitinios, gálatas, medeos, paflagones, colquidios, aerios, armenios, albaneses, y más. La lista es muy numerosa y eso sin incluir las islas y el continente griego. Y es que esta tierra fue la de TODOS, por eso recibió su nombre: HISPANIA. Fraccionaremos el nombre para entender mejor esta denominación: HIS (esta) PAN (todo) IA (hijos) - “ESTA (TIERRA) DE HIJOS DEL DIOS PAN”. ¿No les parece apasionante? 

La escritura ibérica

Verán, muchos de quienes siguen mis investigaciones se preguntan por qué razón no hago mención a otros especialistas, ni siquiera para rechazar sus hipótesis o argumentar en contra. Pero ¿por qué debería hacerlo? En primer lugar, no soy quien para ponderar lo que no propongo. Y en segundo lugar, desarrollé una fecunda metodología científica a la cual denominé: La Teoría de los Acrónimos Ibéricos. Es clave para entender nuestro idioma, y su aplicación me permite explicar todo aquello que nadie hizo jamás; como se debiera, entiéndase. Dispongo de la mejor herramienta y lo he explicado, reiteradamente, y claro, lo seguiré haciendo, tanto como sea necesario; porque percibo que se sigue sin entender cómo se denominaron las palabras, los lugares y las cosas en nuestro país y no solo, antes de que nosotros lo poblásemos, únicamente es método para hallar su verdadero origen y así demostrarlo. 

Nuestra lengua ibérica es anterior a la griega, pero hoy la conocemos y desde tiempos escrita con otra ortografía, con letras romanas. Que la lengua española viene del latín es una ilusión óptica. Ya que lo que el ojo ve la mente lo cree. A todas luces parece latín, pero... créanme, no lo es. Es puro ilusionismo. La vemos escrita con letras latinas y entonces suponemos que fue razonada igualmente en latín, pero miren, fue pensada de otro modo. Fue construida en un idioma ibérico de origen anterior y muy heleno. Su lengua, la de nuestros antepasados, es concreta, coherente y lógica. Ellos, pronunciaban todo lo que escribían, igual que nosotros decimos que lo hacemos en la actualidad, y es que se trata de nuestra misma lengua. Y es que nosotros, que teníamos una escritura antigua y anterior a la lengua griega helenística, con la llegada del latín ganamos una nueva ortografía, pero en cambio perdimos nuestras pretéritas funciones del lenguaje. Sí, perdimos la función emotiva por otra. Perdimos la función conativa por otra. Perdimos la función poética por otra. Perdimos la función fática por otra. También la función metalingüística se vio afectada y, lo que es peor, perdimos toda la función referencial y para siempre por otro idioma que desde entonces se pretendió ab initio. ¿No les parece de interés recuperar nuestro idioma primigenio? Los ACRÓNIMOS IBÉRICOS son las primarias frases de uso por los autóctonos (de facto) en la península ibérica y por asombroso que parezca hoy constituyen los morfemas, fonemas y lexemas del léxico del actual castellano, por ende idioma español. Pues, derivando del latín lo indeclinable de forma, es decir términos no variables que son genuinos y puramente ibéricos, no se acredita más el origen de la lengua española sino, bien al contrario, se justifica la conjetura de un latín superior que da como consecuencia un subordinado origen del idioma castellano. Cuando en realidad son a la par, ambos, un futuro latín y un futurible idioma castellano bebieron de fuentes “pre griegas”, incluso en numerosas ocasiones de raíces distintas ¡Inimaginable!

Referencias

Cabrejas Iñesta, Enrique (Marzo 2015) HIJOS DE TITANES - EL SECRETO ÍBERO - ISBN: 978-84-9095-585-7. Colección: Investigación. Editorial Círculo Rojo. Almería. DEPÓSITO LEGAL: AL 199-2015.

Bibliografía

Herodotus, The Histories.

Hesiod, Theogony.

Homer, Iliad.

Homeric Hymns. English translation in the Online Medieval and Classical Library.

Pindar, Pythian Odes.

Homer: Iliad, 2 vols., revised by William F. Wyatt, Loeb Classical Library, Harvard University Press (1999)

Homer: Odyssey, 2 vols., revised by George E. Dimock, Loeb Classical Library, Harvard University Press (1995)

The Iliad, Farrar, Straus and Giroux (2004) ISBN 0-374-52905-1

The Iliad, Penguin Classics (1998) ISBN 0-14-027536-3

The Odyssey, Penguin Classics (1999) ISBN 0-14-026886-3

The Odyssey, Red and Black Publishers (2008) ISBN 978-1-934941-05-8

Strabo. Geographica III.

Diodorus Siculus. Bibliotheca historica.

Φιλολογική Ομάδα Κάκτου, εκδόσεις Κάκτος, 1992.

Σπ. Ιακωβίδης, Αι μυκηναϊκαί ακροπόλεις, Εκδόσεις Πανεπιστημίου Αθηνών: Αθήνα 1973.

Κ. Δημακοπούλου (επιμ.), Ο Μυκηναϊκός Κόσμος. Πέντε αιώνες πρώιμου ελληνικού πολιτισμού.

Εξωτερικοί σύνδεσμοι

Απολλοδώρου, Επιτομή της Βιβλιοθήκης

Ηροδότου, Ιστορίαι.

Παυσανίου, Ελλάδος περιήγησις.

Πρόκλου, Χρηστομάθεια.

Στράβωνος, Γεωγραφικά

Dictys Cretensis, Ephemeridos belli Trojani libri (μετάφραση Γιώργη Γιατρομανωλάκη ως Δίκτυς ο Κρητικός, Εφημερίδα του Τρωικού Πολέμου, Άγρα, 1996)

Dares Phrygius, De excidio Trojae historia (μετάφραση Γιώργη Γιατρομανωλάκη ως Δάρης ο Φρύγας, Ιστορία για την άλωση της Τροίας, Άγρα, 1996)

Greek Mythology. Encyclopædia Britannica. 2002.

Greek Religion. Encyclopædia Britannica. 2002.

Griffin, Jasper (1986). Greek Myth and Hesiod. The Oxford Illustrated History of Greece and the Hellenistic World edited by John Boardman, Jasper Griffin and Oswyn Murray. Oxford University Press. ISBN 0-19-285438-0.

Grimal, Pierre (1986) Argonauts. The Dictionary of Classical Mythology. Blackwell Publishing. ISBN 0-631-20102-5

Hard, Robin (2003). Sources of Greek Myth. The Routledge Handbook of Greek Mythology: based on H. J. Rose's A Handbook of Greek mythology. Routledge (UK). ISBN 0-415-18636-6.

Kirk, Geoffrey Stephen (1974). The Nature of Greek Myths. Harmondsworth: Penguin. ISBN 0-14-021783-5.

Lexicon Iconographicum Mythologiae Classicae. Artemis-Verlag. 1981–1999.

Nagy, Gregory (1992). The Hellenization of the Indo-European Poetics. Greek Mythology and Poetics. Cornell University Press. ISBN 0-8014-8048-5.

Nilsson, Martin P. (1940). The Religion of Eleusis. Greek Popular Religion. Columbia University Press.

North John A., Beard Mary, Price Simon R.F. (1998). The Religions of Imperial Rome. Classical Mythology in English Literature: A Critical Anthology. Cambridge University Press. ISBN 0-521-31682-0.

Papadopoulou, Thalia (2005). Introduction. Heracles and Euripidean Tragedy. Cambridge University Press. ISBN 0-521-85126-2.

Stoll, Heinrich Wilhelm (translated by R. B. Paul) (1852). Handbook of the religion and mythology of the Greeks. Francis and John Rivington.

Trobe, Kala (2001). Dionysus. Invoke the Gods. Llewellyn Worldwide. ISBN 0-7387-0096-7.

Trojan War. Encyclopaedia The Helios. 1952.

Troy. Encyclopædia Britannica. 2002.

Volume: Hellas, Article: Greek Mythology. Encyclopaedia The Helios. 1952.

Dan Dana. Zalmoxis de la Herodot la Mircea Eliade. Istorii despre un zeu al pretextului, Polirom, Iași, 2008

Cabrejas Enric, 2014 Karuo – the Iberian Secret (Book review). ISSN 2311-8822. Scientific Journal.   Kiev. Future Human Image 1(4) 19. International Society of Philosophy and Cosmology. Bazaluk O. A. (Ch. Editor), 2014 Matusevych T. V. (Ch. Editor), 2014.

Cabrejas Iñesta, Enrique (Enero 2013) KARUO - EL SECRETO ÍBERO - ISBN 978-84-9030-665-9. Colección: Investigación. Editorial Círculo Rojo. Almería. DEPÓSITO LEGAL: A 1185-2012.

Cabrejas Iñesta, Enrique (Noviembre 2012) Henares, 25,33. Libro de Actas. XIII Encuentro de Historiadores del Valle del Henares. ISBN 978-84-92502-28-9. (c) 2012 Diputación Provincial de Guadalajara. Institución de Estudios Complutenses. Centro de Estudios Seguntinos. Depósito Legal GU 210 – 2012.

EXTREMADURA – LA MUY NOBLE

Por Enrique Cabrejas Iñesta

DOI: 10.13140/RG.2.1.2420.6328

ORCID: 0000-0002-5002-5850 

CIDEIN: 00.00236/ECI.17.07.2016

THE ORIGINS OF THE SPANISH LANGUAGE - THEORY THE IBERIAN ACRONYMS by ENRIQUE CABREJAS DOI: 10.13140/RG.2.1.3150.5364 

Theory the Iberian acronyms 

RPI: B-3851-14

© 2012 by Enrique Cabrejas Iñesta 

© 2012 logo enstitut ideal nol  

© 2012 Fuentes gráficas de Ibero Juan-José Marcos

© 2012 by Enrique Cabrejas Iñesta 

https://enriquecabrejas.blogspot.com.es

https://plus.google.com/+EnriqueCabrejas

www.facebook.com/EnriqueCabrejasIniesta

 

 

Este diario lo hacemos todos. Contribuye a su mantenimiento

ING Direct - Sierra de Gata Digital
Nº CC ES 80 1465 010099 1900183481

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /opinion/enrique-cabrejas-inesta/extremadura-muy-noble/20160905104225021988.html


© 2019 Sierra de Gata Digital