jueves. 30.05.2024

Asunto: Cierre de oficinas de Liberbank

Carta abierta de la Asociación de Clientes Financieros en Extremadura ante el cierre de sucursales en la región, en general, y en el mundo rural, en particular

A Liberbank, autoridades públicas y a la opinión pública en general:

La Asociación de Clientes Financieros, quiere poner en conocimiento de la Entidad Liberbank, así como a la Consejería de Economía de la Junta de Extremadura y Oficinas Municipales de Inforrmación al Consumidor (OMICs) que el proceso de cierre de Oficinas de Liberbank en Extremadura, está produciendo serios perjuicios para los clientes de la Entidad.

Concretamente recibimos noticia de que en Plasencia, al reducirse a la mitad el número de oficinas, se están produciendo colas para realizar operaciones en los cajeros automáticos.

Esta situación viene motivada porque la población no está familiarizada con la banca electrónica.

En este sentido la Asociación de Clientes Financieros, solicita ser recibido por el Delegado Regional de Liberbank en Extremadura, al efecto de comunicarle nuestra posición ante éstos hechos, posición que en realidad es extensiva al resto de entidades financieras, en toda España.

Posición de ACF ante el cierre de oficinas

En nuestra opinión, además de los procesos de reestructuración y cierre de oficinas, para reducir costes por parte de Liberbank, y en consecuencia a partir de procesos de pactos con los trabajadores de la Entidad y probablemente, con pactos con el Banco de España, o el Frob que interviene en los procesos de reestructuración desde el punto de vista público, Liberbank, debe acometer también un Acuerdo con los Clientes de la Entidad, que permita que dicho proceso de cierres no sea en perjuicio de los clientes.

Al criterio de rentabilidad y sostenibilidad de la entidad, hemos de añadir un factor de riesgo de exclusión financiera, que suponen éstos cierre sobre todo para la población del medio rural. La población del medio rural, dedicada mayoritariamente a actividades agrícolas o ganaderas y además de edad avanzada, se ven dificultados en gran medida para hacer la operativa bancaria habitual de forma rápida y eficaz.

Ruptura del contrato

La disminución del trato con el personal y por tanto las nuevas relaciones del cliente con las máquinas, supone una ruptura en la práctica del contrato bancario, y de la confianza que el cliente depositó en su día en la Entidad.

Hay que tener en cuenta que dichos clientes, cuando abrieron sus cartillas en la Entidad, fue por motivos precisamente de trato con el personal de forma directa, cercana que añadían conocimiento de las personas, y capacidad de asesorarse por parte de los empleados, que de alguna forma facilitaban que personas con escasos estudios, pudieran hacer sus operaciones bancarias con tranquilidad y seguridad, accediendo de ésta forma la población a un servicio financiero.

Al no contar con dichos clientes los cierres de oficinas rurales, supone una ruptura unilateral de las condiciones del contrato y por ello venimos a solicitar la inmediata intervención de la Consejería de Economía y en el caso de Plasencia del propio Ayuntamiento por medio de su Oficina Municipal del Consumidor, para que éstos cambios unilaterales de las condiciones del servicio, pasen a ser pactadas con los clientes, que por medio de sus representantes pueden establecer un protocolo de actuación adecuado mediante una negociación, donde los clientes finalmente puedan sentirse identificados y defendidos.

Esta carta se envía también al Banco de España, al que no dudamos en acusar de dejación de responsabilidades, ante estos hechos que son de conocimiento general y le pedimos que califique los hechos de malas prácticas bancarias (habituales de todas las entidades) y que además facilite un cambio en las relaciones de las Entidades y los Clientes, que haga posible un Acuerdo a tres Bandas entre Entidades Financieras (AEB), Clientes y también el Estado que debiera formar parte de esos acuerdos.

Desjudicializar y acuerdos con los clientes

Por todo ello concluimos que el Banco de España y el Frob, deben tomar cartas en el asunto, y llamar a Entidades y Clientes a un encuentro negociador, donde los problemas y reivindicaciones de los Clientes, pasen de ser asuntos judiciales como norma general y por el contrario acabemos llegando a un Acuerdo Nacional que sobre la Banca permita que los Clientes por fin tengan un Estatuto pactado y negociado con la parte empresarial, que permita pacificar el sector y así mismo devolver la confianza de los ciudadanos en el sector financiero, para lo cual el Estado en sus distintas versiones regulador, supervisor, reestructurador etc, puede y debe tomar la iniciativa. 

 

En Plasencia a 25 de mayo de 2016

 

Modesto Durán Portavoz de la Asociación de

Clientes Financieros en Extremadura.

Este diario lo hacemos todos. Contribuye a su mantenimiento

ING Direct - Sierra de Gata Digital
Nº CC ES 80 1465 010099 1900183481

Asunto: Cierre de oficinas de Liberbank