jueves. 30.05.2024

El bastiol la coltura Estremeña ( i II)

Comu ciudadanu estremeñu creu que es mestel huricheal el coquillu i la golienda pola conocencia la ralidá que mos arroea. La suerti que tenemus los estremeñus, en materia de coltura tradicional, es que es tan rica i variá, en ca una delas sus manifestaciones, que a ná que se cavuchei se topa el maniantal

PODEMOS. Aitor Caìceres Trueba

Ogañu, la lei no protegi en estas custionis más que las fiestas. Cosas comu la tradición oral o las lenguas están desamparás del tó. En Estremaúra, namás que la fala de Xálima cuenta cola proteción de sel Bien de Interés Coltural, las otras dos lenguas, el estremeñu i el portugués, assín comu los dialectus del castellanu que paquí se hablan no tienin más que referencias de respafilón en el Estatutu. Tapocu essisti un compromissu políticu activu polo que estamus a palral.

En otrus sitius comu Asturias o Galicia, más rezientimenti ena parti leonesa de Castilla i León, án lograu que las lenguas tengan proteción i promoción i en ogañu cuentan con manifestacionis colturalis púbricas de sostribu tradicional i de nueva generación, comu lo es el casu la literatura nueva en Asturias.

Aquí en Estremaúra, con el patrimoñu oral i natural con más frorencia a esta parti d’Uropa, está tó envarbascau. La ventaja d’avel conservau ata ai pocu unas formas de vida, de pensal i de relación cola naturaleza pocu á rehundíu en tema legal o políticu, siendu lo que s’á hechu más enfocau pal turismu que pal propiu usu i conocencia los estremeñus.

 Pa prencipial a hazel las cosas bien i no cael ena panarria de dexá-llas comu están, es mestel que se produzan toa una serii de mecanismus socialis i colturalis que puean galantizal el huturu la coltura estremeña.

Comu ciudadanu estremeñu creu que es mestel huricheal el coquillu i la golienda pola conocencia la ralidá que mos arroea. Pa essu los endividuus avemus de imponel-mus en custionis estóricas pa conocel qué costitúi el jeitu estremeñu i no falseal la ralidá —que poca necessidá tenemus d’ellu. Con freqüencia enas movicionis revindicativas se cai en dessageracionis o falsedá enas que sostribal-si, peru, en tratandu-si de custionis colturalis, que es ondi menus á de hazel-si, es ondi más se produzi. La suerti que tenemus los estremeñus en materia de coltura tradicional es que es tan rica i variá en ca una delas sus manifestacionis que a ná que se cavuchei se topa el maniantal.  

Lo que mos falta alos estremeñus son las ganas i el possibli de margullil-mus i comprometel-mus por no arrecuperal lo nuestru namás, sinu hazel que enverneça. Los que lucheamus pol soleal el patrimoñu oral mos afrentamus a una sociedá moderna la huerça las vezis husa i retusa ala recuperación d’estus valoris, en creyendu que es volvel patrás.

Peru delantri de essu son más las vezis las que mos encontramus con genti que, en gustandu-li i valoreandu-lu, con ánimu i sacrificiu arrima el ombru con tal de que los más nuevinus sepan de tó estu. El pobrema está en que estas pressonas se hallan tan esparramás i son tan poquinas las comprometías en verdá, que resulta compricau organizal-si. Por essu, en uviendu el sentimientu de coperación, primeru entre endividuus, dispués entri associacionis i organismus, se puei llegal a cordinal toa una movición social que ahinchoni la coltura estremeña. A pocu a pocu lo estamus a consiguil, pos las associacionis colturalis, los particularis i mesmu los ayuntamientus están a sumal-si a esti trebaju de rescati coltural. Namás en uviendu un setol importanti nel andal coltural estremeñu a navegal i bregal pola reposición la nuestra coltura, podremus consiguil essi afíu legal que precisa Estremaúra pa no cedel pola pressión forera.

El cambiu l’almiración que gasta la educación en Estremaúra es otru mecanismu que puea galantizal el seguimientu la nuestra coltura tradicional. Ogañu, los curricula de primaria i segundaria apeninas tocan la ralidá estremeña, tolo contrariu, con ca generación política se está produxendu una perda del conteníu tocanti a nuestra tierra.

En diversus andaris la educación i la coltura s’adolecin de no tenel pesu dengunu la música estremeña tradicional, la literatura estremeña, acercamientus ala riqueza la fauna i la frora delos nuestrus ecossistemas, la estoria d’Estremaúra o las sus lenguas. Los maestrus i  professoris que sabin del tema se sientin impotentis por no sel escapás de que los alunus puean aprendel algu más dela tierra ena que vivin, dela su naturaleza, dela su estoria o delas sus costumbris o lenguas. Muchus critican el régimin estritu de correción ala que están sujetus los alunus quandu s’espressan en estremeñu, la huerças las vezis por inorancia delos propius professoris, otras por imposición del sistema educativu.

Por essu es fundamental prencipial a concencial dela muación educativa que sin dexal d’aprendel alos alunus en tecnologías, aprendan tamién la su ralidá, la que vein en saliendu del estitutu o la escuela, la que escuchan en casa. La carga letiva polos malus enfoquis enos pranis hazin que ogañu sea impossibli entral assinatura denguna que palri d’Estremaúra, lo qual, hueraparti dela vergüença que essu supón, está ala vista el endilgaeru que quierin pa musotrus dendi las crassis derigentis.

Anti estu ai que arreparal en hechus tan vergonçosus comu que un zagal sepa dal la ora —i quandu digu dal la ora quieru dizil salual, que assín es comu dizimus los estremeñus—, sepa, digu, dal la ora en ingrés enantis que ena su lengua materna, en muchus casus el estremeñu, el portugués o la fala.

Con el ergumentu de que trai más cuenta sabel lenguas mayoritarias que lenguas menuías por sel más aparentis pala vida (huera), se están a perdel, comu diximus endispués, las lenguas i los valoris que en ellas vienin espressus. Por mé la educación se llega agora a una sociedá más grobal i tecnológica, peru con el contrapesu de crial generacionis ciudadanus desatijás del tó del mundu más cercanu, que no sabi qué es un abrioju, un guarrapu o el nombri los puebrus dal reol. Estremaúra, comu tantus sitius dela sociedá ocidental, s’á dexau arrastral por essa educación espurecha i vertual que namás hazi que crial endividuus inadataus i en continuu conflitu con el meiu.

La sociedá que inora el entornu está abocá al frascassu. Essu es lo que mos á estau passandu alos estremeñus tós estus sigrus, peru que passi agora trai más abexinu i vergüença que’l freqüenti abexinu i vergüença que mos da el palral comu palramus: que los estremeñus sigamus enseñandu alos estremeñus de manera que tengan que ahuyil dela su tierra por no conocé-la, valoreá-la i sabel poel vivil d’ella i en ella mos á de adolecel-mus más que cosa denguna.

Es el momentu de que, tuviendu comu tenemus las huentis pa poel envestigal el nuestru passau, las nuestras hormas de vida i de pensal, prencipiemus a sacal provechu d’ellu, landeandu lo que mos resulta más aparenti pa estus tiempus i adatandu lo que puiera aparecel-mus antiguau.

Essa muación que naci delas ideas dunus pocus convién que esté rebullendu enos coraçonis de tolos estremeñus: la idea de que poemus hazel las cosas mejol contri mejol sepamus de musotrus propius. Estuviendu comu estamus agora, con una educación tracamundeá del tó que ná aporta pala hormación de huturus estremeñus, duna crisi más que económica, de valoris, i de tanta incertidumbri, se mos está dandu la oportunidá de poel hazel las cosas bien i la estamus a desperdicial.

Poían pulal los cultivus ecológicus, l’almenistración la tierra con conocimientu, la vida ahorrativa i conseqüenti i el disfruti del nuestru patrimoñu coltural i natural si los interessis estuvieran canteaus a ellu.

Por essu, en pedioricus comu esti, ondi las ideas se compartin, án de servil no pa divulgal namás, sinu paque, deque se ponga la simienti, con el cudiu apropiau puea abarbal la pranta que mos de comel el día de mañana.  

 Hartus de palabras güeras comu estamus, las acionis ogañu paecin que es algu que mos susprendi quandu se hazin i comu la mejol manera de defendel lo que defendemus es conel portamientu i el hechu, ei queríu que sintierais estas palabras cola hechura que aquí le damus alas cosas quandu estamus pola lavol. Por essu quantis que bregamus polo quemos rehiervi i vemus lo que se puei hazel con tan poquinu, mos rehundi tantu capassu dau que sentimus que essa es la verea pola que avemus de ahilal.

Este diario lo hacemos todos. Contribuye a su mantenimiento

ING Direct - Sierra de Gata Digital
Nº CC ES 80 1465 010099 1900183481

El bastiol la coltura Estremeña ( i II)