jueves. 30.05.2024

El bastiol la coltura estremeña (I)

Es el momentu de que, tuviendu comu tenemus las huentis pa poel envestigal el nuestru passau, las nuestras hormas de vida i de pensal, prencipiemus a sacal provechu d’ellu, landeandu lo que mos resulta más aparenti pa estus tiempus i adatandu lo que puiera aparecel-mus antiguau.

HUELIGA. Aitor Caìceres

Ogañu, defendel la coltura populal o tradicional es compricau, más que ná, por estal siempri en luchi continuu cola coltura modernista. Antigual d’essistil una adatación ai un rompimientu que la huerça las vezis no beneficia al puebru i causa el esgalaçu las hormas tradicionalis.

No s’entiendi cómu en 50-60 añus s’aiga modificau tantu el espaciu urbanu, la relación con el campu o la comunicación entre pressonas si no s’echa en cuenta primeru cómu s’estava enantis i la volución que á vistu escamuflá delo que en ogañu entendemus por crecimientu. Pa onra d’esti nombri s’án sacrificau estilus de vida, fiestas, lenguas i, mesmu, puebrus enterus.

Peru, amigos, el crecimientu dun puebru no á de tenel essi nombri quandu s’abaldonan los mous de vida pa acogel otrus con una presencia fachendosa. Pa un arvu crecel no le se cuerta el troncón renti la raís i se pon en un campu d’alquitrán. No le veu sentíu a cómu pa llamal crecimientu duna sociedá lo quierin sostribal namás que en un espetu d’ella: el económicu. Assina traduzin, comu si no supieran el su sentíu, las palabras calidá por comodidá i felicidá por bienestal. Es momentu de buscal el origin las palabras i sabel qué ralidá asseñalan, enantis de que se gastin tan de baldi que no sepamus ni hablal.  

 Quien defendemus i afiamus la coltura populal avemus de tenel presenteras las ideas que estu trai, porque, de ná que s’enceta se cai enos folclorismus i ena filosofía la vida roal i no es, velaquí, lo que mos puei beneficial rálidamenti. Quandu palru de coltura tradicional es la que, perteneciendu a tós, s’á sostribau en unus valoris de relación con el ambienti i de relación entre las pressonas susteniblis. Essus valoris que no son enventaus i están o estavan quandu menus en tolas colturas se mos án muestrau pola estoria i la esperencia coletiva. Án síu, sin querel idealizal ni muchu menus, valoris ondi el ombri á guardau el equilibru con el entornu i consigu propiu. Le ponemus nombris a essus valoris, paque no mos paeça que mos astraemus en demasía.

Un suponel: la juntança, la coperación, la confiança, el eshuerçu, el compromissu, el respetu, l’adatación, la educación… Essus valoris se davan colo que mos arroea i con quienis están al lau i que ata ai pocu estavan en el hondón las tradicionis.  Quandu se vei, a día a día, que la perda d’estus valoris están atijaus ala perda las costumbris, la lengua i los mous de sel tradicionalis, no poemus dexal de pensal en qué estamus hiziendu mal.

Se puein palral a tentu de muchas cosas (por desgracia) que son las que están eschangandu la continación más o menus almónica que llevavamus. Asseñalal comu unu delos prencipalis: el rompimientu la trasmissión la coltura entre generacionis.

Ata ai pocu, la coltura se passava de pairis a ijus i de maestrus a alunus i essa coltura arrancava dela propia ralidá que arroeava alas pressonas. El agüelu izía al iju cómu tiral bien una lindi i al nietu le contava cuentus enos que los zagalis aprendían que es la ayúa, la calamorrería, la marruñería, la querencia o el amol, con pressonagis que se destraçavan por sí solus en el magín. Se criavan pressonagis popularis colos que ameirental o ponel comu términus de comparación. Las agüelas echavan cantaris de guerra, sufrición, querelis con sonis guapus que aprendían alas ijas i alos nietus.

Tó essu estava ena coltura oral i salía del propiu puebru. Avían caravas, al frescu o al seranu, ondi s’entretenían, junta’l huegu, relatandu estorias, vivencias, esperencias i fabulacionis que incucavan enos oyentis sina fin de crial necessidá o obrigal a compral ná.

Toa essa coltura oral está despareciendu-si ca día, essa mesma coltura oral tradicional que imprená de valoris se cedía de pairis a ijus en generación en generación. I no es que la coltura se esté despareciendu, es que está siendu supuesta por otra folastera, comercial i grobal que, sin comental si es buena o mala, está hondeandu cola propia de ca sitiu.

I no es que se pierda la coltura oral, sino tolos valoris que en ella viajavan s’están tracamundeandu por mesteris i necessidais, aginus i alampus que no contribúin a sel mejol endividuu ni a mejoral comu puebru. I en perdiendu-si la coltura oral, los sus valoris, tamién se pierdin los sus veículus: las lenguas.

Las lenguas tradicionalis comu hechu general están a perdel-si por sel supuestas polas que, cuyamenti, sirvin de carrucha pa trael los valoris modernus, muchus más generalis i muchus más interessaus. Quantis que se pierdi la coltura oral, lo hazi tamién la lengua i lo que es peol, los valoris: en escaeciendu los referentis, lo hazin los puebrus.

 Delantri d’esta catastrofi general, contra la que devemus lucheal con tolas huerças i herramientas mestel, mos preguntamus cómu poemus hazé-lu. Lo primeru del tó es mentalizal i concencial a tentu la essistencia d’essa coltura tradicional, que ni siendu mejol ni peol, está dexandu-si enterral esgalaçandu los puebrus.

La genti nueva ogañu ni siquiera conoci un cuentu tradicional, un cantal de jira o de ronda comu no se lo aiga escuchau a su agüelu. Estu agora se puei tenel, peru daquí a unas generacionis dexará d’essistil por estal supuestu polos best sellers i la música’l arradiu. Es precisu concencial ala genti mayol i no tan mayol que esté en possessión d’essi tesoru tradicional del que palramus que lo trasmita. Que quei recadau, sí, peru no comu algu muertu, sino paque los que siguin sepan d’él i puean tamién passá-lu. Paque la sabiduría populal la genti mayol se valorei comu tal, es mestel que broti enantis el apreciu polas sus palabras i la su esperencia i essu es lo más compricau de tó.

Quandu la genti tenga cierta concencia colo suyu, colo que por tradición á de ereal, es mestel que no se hondei o se descareça por paecel antiguau. Que de l’aparencia falsa de sel

cosas de patrás que pa ná valin, es muchas vezis pol formatu en que se presentan en comparança colos formatus enos que se presenta ogañu la coltura. Los cuentus tradicionalis se puein aprendel i contá-lus, peru tamién escrevil. Las músicas i las letras se puein adatal alos nuevus tiempus i las lenguas, de por sí lo más lásticu que essisti, tamién s’actualizan.

Sin con ellu se galantiza la su pervivencia a prazu cortu, es una vitoria. Amás, comu digu, paeci antiguau pol formatu, no pol conteníu: las cosas que cuentan i la manera de contá-las son universalis. Que las estorias las protagonizin artolanus, princessas o animalis antigual de actoris de Hollywood i que la lengua ena que se cuentan  no sea el ingrés, sino el estremeñu, la fala o el portugués, ná á de envidiá-lis, porque’l hondón i el mensagi es comparanti, peru está tamién ena horma el sostribu delo que destingui alos puebrus.

La capacidá de adatal tó essu está en el ingeniu de ca qual i enas ganas de que assín sea, pos que estu puea general trebaju, ala vista está lo descarecía i olviá que está la coltura ata que con ella hazin penículas i organizan conciertus i chirrichoflas.

Peru estu precisa dun afíu legal. Es aquí quandu prencipiamus a palral delo que mos correspondi en Estremaúra i de cómu estamus.

Este diario lo hacemos todos. Contribuye a su mantenimiento

ING Direct - Sierra de Gata Digital
Nº CC ES 80 1465 010099 1900183481

El bastiol la coltura estremeña (I)