sábado. 02.03.2024

Los saboris dela lengua materna

Amigus letoris, asseñalai esti día enas vuestras agendas i enos calandarius del mobi: 21 de hebreru, Día dela lengua materna

21 de febrero. Día Mundial de las Lenguas Maternas
21 de febrero. Día Mundial de las Lenguas Maternas

No es una fiesta tradicional comu el Harramplas o las Candelas i, lo mesmu que passa con el Halloween, vien dahuera. Sin embargu, palos estremeñus no es festivu, ni se celebra, más, muchus ni siquiera estavan impuestus en que una lengua tuviera un día. 

Peru no es una lengua qualquiera la que dendi la UNESCO briegan paque se celebri, es la lengua materna, essa que mana del picu que çugamus quandu chicus. La lengua cona que mos criamus enas casas, la huerça d’ellas sin gramática escrita i sin que la manu del sabihondu la pula con retólicas i ringurrangus, pos retumbrea libri entre los pucherus dela cozina i s’orea enos tendeerus. Es la lengua imprená del golol del fogal que trasciendi más pallá dela recordación i s’invierti en sentimientu, porque es sentía la lengua que velaquí oi celebramus. 

No ai más razón pa celebrá-la que la de sel la que mis avuelus usavan en cantandu o la que gastavan mis pairis quandu me mandavan a mercal al comerciu. No tien más patria que los sonis dela infancia (arrendandu lo que dixu el poeta), ni más bandera que la roílla cona que mos limpiavamus los hozicus. 

Essa es la lengua que oi celebru i que, comu la de muchus de vusotrus, amigus letoris, es la mesma. Yo la llamu estremeñu, porque a Estremaúra sabi i a ella sona. Otrus le darán otrus nombris porque s’avexinan a trocu de no reconocé-la, enque la sientin en el hondón i verbenea en ellus el hormiguillu. 

Muchus son los darriba que la niegan comu quien niega el repíu dela Tierra desatalantau pola movición delas estrellas. Tamién essus que están arriba tuvun la su lengua materna dela que çugarun, enque las escuelas i la vida se l’aigan catropeau. 

En esta lengua aprendí a mental dela churumbela i dela chuchuruvía gastandu delas dos palabras, lo mesmu que la poipa i la bobilla i en ella aprendí a destinguil los coloris del campu i el sabol agridús dela pimienta colorá, el delas almendras amargosas o el delos buñuelus fritus ala mañana. En ella m’aprendierun a ahuyil dela yerva-envenenosa, a aprical el reflán de trompeçal i no cael, adelantal caminu es quandu hazía los pinitus i a no entallal-mi los deus conas puertas. Porque en essa lengua prencipié a sabel del mundu i a sentí-lu, ata que enas escuelas mos reñían por peíl las estijeras o el lapi amarrón. 

Agora de grandi i con un hondu respetu i amol por essa lengua ena que aprendí la ralidá i la mentira delas cosas, m’emocionu quandu sientu un paisanu que no soyugarun las imposicionis mayoritarias i m’entiendu con él ena mesma lengua que mos aprendierun dendi chicu. 

Tenemus los estremeñus el derechu a sentil essa satisfación de bel conservau tres lenguas, el portugués rayanu, el estremeñu i la fala, conas que comunical-mus, muchu más que’l de sentil la vergüença i el desarvolamientu de no sel la lengua materna la mesma la nuestra que la delos nuestrus ijus, no por necessiá, sino por dexadés. 

Este diario lo hacemos todos. Contribuye a su mantenimiento

ING Direct - Sierra de Gata Digital
Nº CC ES 80 1465 010099 1900183481

Los saboris dela lengua materna