Este verano, una vez mas, he tenido el placer de disfrutar con mi familia de muchas de las piscinas naturales de Sierra de Gata. Si bien hay diferencias notables entre ellas, una serie de características hacen a este tipo de instalaciones un elemento único y distintivo de Sierra de Gata. Son desde luego un elemento diferenciador de nuestra Comarca ya que no se dan con su calidad y cantidad en ningún otro lugar de la Península. Son atractivas para el turismo pero, también, un elemento importante para la calidad de vida de la población local. Transmiten un mensaje que define perfectamente el atractivo de la Sierra: Agua, Naturaleza, Paisaje, Ocio...

Las piscinas naturales tienen una larga historia en Sierra de Gata. Los sierragatunos siempre han convivido con sus ríos y se han servido de ellos para la agricultura, la ganadería y el ocio. Antes de las piscinas naturales tal y como las conocemos ahora los habitantes locales hemos disfrutado de las canículas en las innumerables pozas, represas, "pocitos" y en cuantos remansos naturales o artificiales (normalmente cerca de molinos aceiteros) se formaban en los ríos y riachuelos que enriquecen nuestra Comarca. Ya en los años 50, en localidades como Valverde del Fresno se aprovechaban las represas para instalar chiringuitos, barcas, y zonas de baño. Mas tarde, por los 70, se comenzaron a represar con muros y compuertas con el expreso uso del baño y ocio de los habitantes. En la Sierra de Gata, hacer una piscina natural, era tan sencillo como represar el río en una vaguada cercana a la población. En la actualidad cada población (Creo que la única excepción es Villamiel) cuenta con una, dos o incluso tres piscinas naturales. Hablar de verano en Sierra de Gata es hablar de sus piscinas naturales.

Todas estas circunstancias hacen que nuestras piscinas naturales sean un elemento estratégico para Sierra de Gata: a nivel social, a nivel económico y a nivel de comunicación promocional. Por eso, (y por una sería de deficiencias facilmente detectables), he decidido escribir este artículo que se enmarca, una vez mas, en proponer ideas para mejorar la economía global de la Comarca usando como motor el turismo y los recursos propios de la zona. En mi opinión, la Administración debería tomarse este tema muy en serio y mejorar una serie de cosas. A saber, y de forma muy resumida:

1.- SEÑALIZACIÓN VÍAL. Muchas de las piscinas de la zona están mal o, directamente no están señalizadas. A la mayoría, si no sabes donde están, no llegas. Para los usuarios locales, eso puede ser secundario, para los turistas que viene a visitarnos es, directamente, un sin sentido. Necesitamos carteles claros y homogéneos que indiquen su ubicación así como planos de la ubicación y características de todas ellas.

2.- APARCAMIENTOS. Generalmente tienen un insuficiente número de plazas y carecen de ningún tipo de pavimento y/o sombra. Un aparcamiento cómodo, cercano, dimensionado y con sombras naturales, mejoraría mucho la experiencia ya que, a casi todas ellas hay que acceder en coche. Este argumento tiene mas valor si pensamos que hay que dar "rotación" a las piscinas naturales de manera que sus usuarios alternen el uso de unas a otras para mejorar la promoción y el conocimiento de toda la Comarca.

3.- CUBIERTAS VEGETALES. La única cubierta vegetal sobre la que tumbarse son las piedras o la hierba que sale de forma natural y que, tiene muy poca resistencia al uso. Acomodarse a pasar una tarde sobre tierra y su correspondiente polvo es una senasación desagradable. Nuestras piscinas debían disponer de una cubierta vegetal fresca, tupida, duradera y, por supuesto, regada y mantenida. No tiene por que ser césped, puede ser grama o especies herbáceas autóctonas. (La grama lo es y sale casi de forma espontánea). Una de las causas de esta falta de cubierta vegetal es que se riega poco  o no riega. Y no será por falta de agua a la orilla de los ríos.

4.- SEÑALÉTICA INTERNA. Los carteles de recomendaciones de uso y resto de señalética interna o bien no existen, o bien están tremendamente degradados. Demuestran una absoluta desidia y falta de interés por parte de sus responsables. En un elemento tan importante para la Sierra como son las piscinas fluviales, la huella visible de la administración debería estar cuidada. Un cartel sucio y herrumbroso pidiendo que cuidemos el entorno es una contradicción conceptual impropia de un buen gestor.

5.- ESTÉTICA GENERAL. Salvo alguna excepción no existe. Se da por supuesto que el propio río embalsado es suficiente atractivo, pudiendo actuarse en el resto del entorno al libre albedrío y sin que la actuación del ser humano deba buscar una armonía visual que mejore, respete y potencie el entorno. Una piscina natural de Sierra de Gata tendría que permitir toma una fotografía que pareciera "una postal" desde cualquier ángulo o ubicación.

6.- LIMPIEZA. Salvo excepciones, es poca y mala. El estado de limpieza es en general malísimo y depende de la voluntad del responsable de la concesión y la buena fe de los usuarios. Las papeleras son insuficientes, deterioradas y normalmente rebosan de basura hasta que por pura "vergüenza torera" alguien se decide a vaciarlas. Es imprescindible una limpieza constante, programada y total. Si la basura hace daño a la vista en cualquier sitio, no digamos en un entorno natural de tanta calidad visual como son las piscinas naturales. En los lugares mas emblemáticos de Sierra de Gata no puede haber basura...

7.- AJARDINAMIENTO. No me refiero a un ajardinamiento tradicional, si no a una labor profesional, discreta y de sinergia con la propia Naturaleza: hay que podar, apostar, plantar, segar, seleccionar... pero siempre buscando armonía con lo que La Sierra de Gata aporta de forma natural. No se trata de crear un jardín artificial, si no de "sacar" el jardín que ya existe, de cuidarlo, potenciarlo y mantenerlo.

8.- REGULACIÓN DE LAS CONCESIONES. Los concesionarios deben de tener un contrato que vaya mas allá de la mera explotación de los "chiringuitos". Y eso iría en beneficio de su propio negocio ya que, en la medida que mantengan un entorno atractivo, potenciará el flujo de clientes. Hay que regular el tipo de productos que pueden y deben ofrecer, potenciar la diferenciación y segmentación de cada instalación para facilitar la rotación de usuarios por todas las piscinas de la Sierra. Hay que impedir,por ejemplo, que pongan música "Heavy Metal" a todo volumen a las 4 de la tarde. Hay que regular, en definitiva, un entorno atractivo y mantenido.

9.- ARQUITECTURA. Hay que homogeneizar la arquitectura o mejor dicho la "factura" de la intervención humana en entornos tan naturalmente privilegiados como son las piscinas naturales. Debería ser los mas simbiótica posible con la Naturaleza. Y no me refiero solo a los "chiringuitos", existen multitud de espacios inaccesibles o de difícil acceso que aumentarían la capacidad y comodidad de estas peculiares instalaciones. Apenas existen puentes que permitan utilizar ambos márgenes. Pequeñas obras de aterrazamiento al estilo serrano permitirían múltiples plataformas confortables que aumentarían la cantidad de usuarios y calidad del uso. En este sentido debo destacar la magnífica actuación que se está llevando a cabo en Torre de D. Miguel recuperando junto al embalse, preciosas almazaras abandonadas y realizando puentes de madera que permitan el uso de ambas orillas. (También critico que se haya abierto al público este verano de forma precipitada y sin haber acabado partes esenciales de las obras). 

10.- COMUNICACIÓN. Si bien todos los serranos, tanto particulares como responsables políticos, nos "llenamos la boca" cantando las loas de nuestras piscinas naturales, apenas existe una política de comunicación respecto a las mismas: algunas fotos sueltas o un parco listado en las Webs institucionales. Parece que no somos conscientes (o no queremos serlo) de disponer de un recurso natural y turístico con una cantidad, calidad y condiciones potenciales única en Europa.

11.- DIVERSIFICACIÓN. El hecho de disponer de piscinas fluviales en casi todas las localidades de la Sierra, el hecho de que sean un producto tan atractivo, podría favorecer la movilidad de usuarios locales y foráneos por toda la Comarca con las múltiples ventajas que ello tiene. Para conseguir esa "rotación" sería bueno buscar "especialidades" en cada una de ellas así como estrategias lógicas para fomentar esta práctica. Podría haber instalaciones especializadas en diferentes productos gastronómicos, para diferentes públicos, organizar determinados actos rotatorios. Por poner algunos ejemplos: concursos acuáticos según edades, especialidad en platos típicos en chiringuitos, alguna fiesta temática, libro de visita a las diferentes piscinas con premio si las "sellas" todas... ¿Por qué no una rivera acotada para nudistas? En España hay mas de medio millón de personas que practican el nudismo y, el año pasado, 1,5 millones de turistas nudistas visitaron nuestro país. En la actual crisis, explotar la segmentación de mercados y ofrecer ofertas diferenciadas es lo mas razonable.

12.- CANTIDAD. Si las piscinas naturales tienen tanto éxito y tanta demanda de público, sin son algo típico y característico de nuestra Sierra, ¿Por que no se hacen mas?. Tendría que haber muchas mas puesto que: hay sitio, hay agua, hay demanda y son baratas. El coste de un embalsamiento y un pequeño local es ridículo comparado con otras inversiones de ocio que se están llevando a cabo ahora mismo y el beneficio que generan. No son perjudiciales para la Naturaleza si están bien diseñadas. Acondicionar mas espacios como piscinas naturales descongestionaría los actuales picos de uso y mejoraría la reputación de la Comarca en este sentido.

13.- MANTENIMIENTO. Algunas de las piscinas de Sierra de Gata no han vuelto a tener inversiones desde que se hicieron hace muchos años. Su asignación para mantenimiento no llega en muchos casos ni al 10% de lo que se invierte en mantener la clásica piscina municipal (Con altos costes de energía, productos químicos, jardinería y vigilancia). No se puede tolerar el actual estado de abandono de la gran parte de nuestras piscinas naturales cuando son, precisamente, nuestro elemento distintivo en época estival.

Además de estos puntos que considero de vital importancia abordar, no quiero acabar este artículo sin reflexionar sobre la estacionalidad.

Las piscinas naturales, bien explotadas, podrían tener vida mas allá de los meses de verano: se encuentran en espacios privilegiados y de gran atractivo y disponen de instalaciones de restauración. Actividades como la pesca, la gastronomía y/o el senderismo podrían dar sentido a estas instalaciones todo el año. Eso sí, habría que acondicionar los senderos fluviales que corren paralelos a los ríos de manera que los usuarios ampliaran su márgen de disfrute unos kilómetros río arriba o abajo. Incluso se podrían unir unas con otras mediante estos senderos que sin duda constituirían una red única en Europa.

En resumen: una red de piscinas naturales abundantes, cuidadas, especializadas, integradas en la Naturaleza y comunicadas entre sí mediante sendas fluviales sería un proyecto barato, diferenciado y único. Sería un excelente trampolín de salida para el despegue económico de Sierra de Gata.