Vivimos en estos últimos días sumidos entre el miedo, la indignación y el pasmo por los graves acontecimientos a los que asistimos atónitos en relación a la crisis sanitaria originada por el virus del Ébola.

Hasta ahora nos habían contado que dicho virus es de difícil transmisión en un entorno como el que tenemos en la Unión Europea. De alguna forma, se nos ha transmitido que la enfermedad se propaga fácilmente en África debido a las dramáticas condiciones materiales y económicas y, sobre todo, a determinada ignorancia y supercherías en los hábitos de manipulación de enfermos y cadáveres. Una enfermedad que no se transmite por el aire y que solo se puede adquirir por el contacto directo con los fluidos de los enfermos sintomáticos, es, de alguna manera, y pese a su alto índice de mortalidad, fácil de evitar: nadie en su sano juicio tocaría o manipularía a un enfermo con síntomas de Ébola sin tomar las precauciones necesarias.

No voy a entrar en los múltiples argumentos, críticas y opiniones sobre como se ha gestionado esta crisis sanitarias antes, durante y después del contagio de la enfermera ya que, por cuestionable que haya sido este proceso, desde la decisión de traer a los enfermos de África, el hecho de traerlos al centro de la ciudad mas poblada de España, los protocolos, la calidad de los materiales, las incomprensibles decisiones sobre la alerta temprana de los síntomas de la enfermera, el sacrificio del perro...Todo ello tiene una importancia relativa comparada con la gran contradicción que supone esta noticia:

Una profesional de la sanidad, consciente de las vías de transmisión, advertida de los riesgos, con un traje de astronauta, y con supervisión de otros profesionales, se ha infectado tras acceder apenas un par de veces en periodos de 20 minutos, en una habitación de alta seguridad biológica. Y ha sido una gran sorpresa porque, rotundamente, este hecho contradice de forma frontal y absoluta la información previa que se nos había facilitado sobre la peligrosidad y riesgos de contagio del Ébola. En resumidas cuentas, algo no encaja.

Ante este hecho sorprendente solo caben tres hipótesis que se han podido dar de forma aislada o conjunta:

HIPÓTESIS 1.- La auxiliar de enfermería y/o su equipo ha actuado con una inconsciencia o ignorancia casi suicida. Parece extraño pero, los responsables públicos apuntan a un fallo en el seguimiento del protocolo. Digo extraño porque, alguien consciente de que el contacto directo con los fluidos del enfermo se infecte, por malo que fuera el traje y malo que fuera el protocolo, es rarísimo. Hablamos de una profesional de la sanidad acostumbrada al trato con enfermos infecciosos y que además no ha manipulado en solitario, sino acompañada de otros profesional e incluso supervisada por una cámara de vídeo. ¿Alguien piensa que no se quitó el traje con cuidado y no se lavó las manos después con un desinfectante hospitalario sabiendo lo que se jugaba? Si como repiten continuamente "las posibilidades de contagio son muy bajas" ¿como demonios se ha contagiado? Si ella, vestida de marciano y con todas las medidas de seguridad, experiencia, supervisión e información previa de la que disponía ha contraído el virus, cabe inferir que prácticamente el 100% de los sanitarios y personas en contacto que hay en África tenían que estar contagiadas. Y eso no es así.

HIPÓTESIS 2.- La enfermedad se transmite con mucha mas facilidad de la que nos han contado. Y es que, si el virus a infectado a la auxiliar de enfermería con un traje impermeable (por malo que fuera), guantes, gorro, gafas, botines, después de desinfectarse en profundidad, etc, está claro que (salvo la extraña hipótesis anterior) el "bicho" tiene mucha mas facilidad de la que cuentan para inocularse en el ser humano. Y esto es lo que, realmente, preocupa a la población. Por encima de todo el ruido mediático que se está produciendo con las mil absurdas circunstancias que rodean el caso, los ciudadanos no son tontos y, en el fondo, late la idea de que, después de lo que ha pasado, contagiarse sea muchísimo mas fácil de lo que nos venían informando. Lo que de verdad está preocupando a la gente es una sencilla regla de 3: si una profesional auxiliar de enfermería se ha infectado sabiendo que actuaba en la misma "boca del lobo", ¿que pasaría con cualquiera de nosotros, pobres ignorantes, ante una situación del mas mínimo riesgo?. Pero en los medios nos siguen contando lo mismo: tranquilidad, es muy dicicil contagiarse. ¿?

HIPÓTESIS 3.- La crisis sanitaria está "trufada" por alguna estrategia que ignoramos. Y aquí, entramos en el campo de las "conspiraciones". Y no hago amarillismo. Todos recordamos las "crisis sanitarias" con las que nos han amenazado desde la caída del Muro de Berlín: las "vacas locas", la "gripe aviar", la "gripe A"... Ninguna de ellas a causado mas mortalidad que la meramente anecdótica, sin embargo, han generado situaciones de alarma mundial, gastos farmacéuticos multimillonarios y, lo que es peor, alteraciones en el equilibrio de poder entre la población y los que la gobiernan. La estrategia del miedo como sumisión funciona desde que la sociedad existe y no ha dejado de hacerlo. Ya se que está hipótesis entra mas en la especulación que en la opinión objetiva pero, yo mismo vi, por ejemplo el 11 de Septiembre como, mientras caían las Torres Gemelas, se colaban planos de niños palestinos celebrando la masacre (al día siguiente la CNN explicó que se le "habían colado" esas imágenes de archivo -algo absolutamente increíble durante la emisión en directo del mayor atentado de la historia-). Dos días después, pude ver la foto -en la portada de un periódico- el pasaporte de uno de los terroristas que, milagrosamente, atravesó a 700 kilómetros por hora una gigantesca estructura de hormigón y acero rodeado de las llamas del queroseno del avión a temperaturas infernales y fue a posarse ligeramente chamuscado sobre las ruinas de la catástrofe y fue, sorprendentemente, encontrado por un ciudadano que lo entregó a la policía. Después de ver eso, sí creo en las conspiraciones.

Ahora, elijan Uds. la primera, la segunda, la tercera...¿todas? En cualquier caso, para salir corriendo.

Este diario lo hacemos todos. Contribuye a su mantenimiento

ING Direct - Sierra de Gata Digital
Nº CC ES 80 1465 010099 1900183481