Lo que empezó siendo el sueño de un par de amigos veteranos, se va convirtiendo en un foro al que acuden otros extremeños de todo tipo, condición e ideología, como si hubieran estado esperando a que alguien tirara una piedra en el estanque. Por si no lo han imaginado les hablo del Club Senior, ese que celebra ahora su tercer Foro en la sufrida y bella Sierra de Gata. El que nos está permitiendo descubrir que hay más extremeños de dentro y de fuera de Extremadura, en el cenit de su vida profesional, que están dispuestos a poner algo de su experiencia y conocimiento al servicio de una buena causa. 

Para empezar les diré que no es fácil convivir y proyectar actividades en un colectivo tan plural y variopinto, en el que se tienen modelos de sociedad tan diversos en la cabeza. Empezamos la aventura con un puñado de ideas elementales un pequeño grupo de promotores: la preocupación por el paro en general y el de los jóvenes, especialmente. La emigración en su conjunto y la de los mejores talentos en particular, al no encontrar aquí el espacio que necesitan. La situación de farolillo rojo en todos los indicadores estadísticos de una tierra rica en recursos y dependiente de poderes foráneos. Y la ausencia de una sociedad civil y participativa que provoque un debate permanente con los poderes burocratizados, sean políticos, empresariales, sociales, etc., que acuden a construir una Extremadura más viva y proactiva ante sus grandes retos. A estos objetivos añadimos algún principio básico, como es: mantener la independencia y la pluradidad política en todas las actividades. Para ello nada mejor que no aceptar subvenciones de las administraciones ni de los poderes económicos, haciéndolo constar en los estatutos. 

Con este armamento por bandera hemos ido predicando en los distintos ambientes hasta reclutar a casi 150 socios en en edad madura cuando ya la vanidad está de vuelta en los emprendimientos y cuando se ha acumulado experiencia y conocimiento como para poner algo de ello al servicio de los demás. Empezamos a ser como una ONG con su ejército de voluntarios cualificados y de todas las profesiones, que no necesita que la “engrasen” constantemente, como sucede tristemente con muchas de ellas, para que realicen su labor. Eso en este país y en esta tierra es algo insólito que no entienden fácilmente los que están acostumbrados a pregungar: “Quién hay detrás de esta gente”. Una cosa es la buena relación con las instituciones y con todo tipo de entidades, y otra que los que tienen que tocar la guitarra puedan poner los dedos donde crean conveniente. 

Si les dijera que esta empresa del Club Senior es fácil creo que les mentiría. Firmar simplemente un artículo de opinión colectivo, entre amigos de idas diferentes, entraña no pocas dificultades. Pero intentar en una España como la que tenemos delante, poner de acuerdo a gente tan diversa, en temas tan complejos y con intereses a veces divergentes, es un ejercicio muy recomendable. Y seria deseable que lo consiguieran también, salvando las distancias, quienes han sido llamados a gobernarnos.

Artículo publicado en el Diario Hoy cedido por el propio autor para su publicación en www.sierradegatadigital.es

Este diario lo hacemos todos. Contribuye a su mantenimiento

ING Direct - Sierra de Gata Digital
Nº CC ES 80 1465 010099 1900183481