El próximo día 23 de abril se celebra el “Día Internacional del Libro”. Muchos iniciativas literarias plantean sus programas desde los encuentros con escritores, lecturas del Quijote, exposiciones de prosa y verso, recitales, cine-fórum, intercambio de libros…., es lógico que en la nuestra Extremadura proliferen las lecturas en estremeñu, fala o portugués rayanu

LA NUEVA LITERATURA EN ESTREMENÞO (OSCEC)
LA NUEVA LITERATURA EN ESTREMENÞO (OSCEC)

Yo también voy a poner mi granito de arena y asistiré a un encuentro literario que han llamado “Platero y Yo”. La primera parte se dedicará a lecturas del citado libro de Juan Ramón Jiménez pero, velequí, que la segunda parte la llaman de “micrófono abierto” y estamos invitados, los que queramos, ya que es libre y gratuito, a leer una o dos de nuestras poesías favoritas o las propias, si es que haberlas haylas.

En mi caso se trata de un encuentro en que primarán las poesías en castellano pero he comprobado que la gente lectora es muy agradecida si se lee, algún que otro poema, en las lenguas vernáculas de esta reseca piel de toro.

sto, lógicamente no sucede en nuestra Comunidad que, todo lo contrario, se tiende afortunadamente a leer los textos literarios y los poemas palrandu-lus en la nuestra lengua vernácula por antonomasia que es el estremeñu, con todas sus variedades lingüísticas, o falando en xalimegu o recitandu en rayanu, agilandu palantri, assín cumu una preba, delo que sedrá el “Día delas letras e n´estremeñu, quandu las autoriás tercin i entrebengan  ena nuestra lengua i se sostribin enas associacionis que trebajan enella.

Estoy seguro que todas las escuelas, institutos, centros de cultura, asociaciones y otras instituciones públicas y privadas de Extremadura, están preparando algún evento literario en torno al jueves 23, “Día del Libro”, y me atrevo a afirmar que incluirán textos en estremeñu, ¡faltaría más¡. Lo prezisu que ai que estal es ala cata del testu adecuau a ca edá conel píu de dal empoltancia ala nuestra lengua por mé dellus, i echal el guipu, veleí. Que paezi que lo nuestru está forasteru. Algún día sedrá a mantenienti, peru agora mos sostribamus, anqui solu sea, enun arrepíu.

Yo, como os decía, voy a leer dos poemas uno de Luis Chamizo, (Guareña 1824-Madrid 1945), ya que el año pasado leí uno de Gabriel y Galán, y otro de un autor actual.

De Luis Chamizo he elegido “Consejus de tíu Pericu”, 1921, en una trascripción adaptada a las nuevas normas del OSCEC y como poema actual, uno del poeta de Casillas de Coria, Cruz Día Marcos: “Dexai-mi de hálogüin”, por eso de que habla de la chaquetía, (chiquitía, velequí).

Consejus de tíu Pericu

No me himplis, no me himplis, mocosina.
No t’enfusquis ni me faltis al respetu,
no reguñas, Carnación, ni esparrataquis
essus ojus, de que yo te dé un conseju.

Essus ojus que otrus días me miraban
chiqueninus, entornaus, çalamerus
i ara miran rancorosus i assustaus
del sentil que llevas drentu
i de la onra dela tu casta que farrungan
essa jambri que tú tienis de dineru
i essi ergullu malditu, porque sabis
que eris uapa, más que tolas del puebru.

Ya te dixi que el noviaju s’á eschangau,
que no quieru yo haronis, que no quieru
ni las hesas, ni las yuntas, ni los milis
mal ganaus pol pairi de Nocenciu.
Que el suol que las muestras frentis esparraman
pa ganal el cachu pan que mos comemus
hiedi a sangri corrompía si es que vuelvi
a musotrus del arcón del esureru.

No me himplis, no reguñas. No te casas
con el iju de tíu Brunu. No consientu
que esta cara tan bonita que án bruñíu
estus labius, con la huerça los sus besus,
ata hazé-la reluzienti comu l’oru
dela tardi, quandu el sol se va del cielu,
te s’empringui con el vau delos suoris
ya puiríus enfechaus en el cuerpu,
sin que chupin las esponjas del trebaju
la carroña creminal del su venenu.

Semus probis, ija mía, porque izin
que son probis los que no tienin dineru.
Semus probis, semus probis, qué sé yo!,
essu izin de musotrus, izin essu.
Quieri un ombri de riañus, que te quiera,
quieri un ombri con agallas, delos muestrus,
d’essus ombris que dispiertan las gallinas
quandu salin conos burrus del cabrestu,
i nel campu despabilan las alondras
agachás entre los surcus del barbechu,
que esparraman los sus chilríus d’amol
quandu vien el sol agateandu polas morras
i s’ahuyin las nieblinas i s’apagan
las estrellas i la luna i los luzerus.

Quieru un ombri sin fanfarrias que te diga
los sentiris que se hinchan mu padrentu,
ata quantis que revientan en paliquis
que los ojus arrebuscan en el suelu.

Quieru un ombri, quieru un ombri d’estus ombris
ya curtíus pol fríu del iviernu,
i tostaus pol sol dela meyodía,
i bañaus polas auguas de hebreru,
i besaus pola luna quandu duermin
enas eras, juntu al trillu, cara al cielu.

Que estus ombris son los machus duna raça
de castús labraoris estremeñus,
que inorantis delas cencias delos sabius,
las honduras d’otras cencias descubrierun
cavilandu tras las yuntas,
ena pas delos barbechus.

Ellus sabin que la tierra labrantía,
seria, llana y arroganti enos recuestus,
es la hembra que mantieni muchus ijus
cola huerça dela savia los sus senus;
i es la mairi, i es la novia i es la ermana
del gañán que, cona calol de machu en celu,
la colmara de cudiaus,
la regara con suoris del su cuerpu,
la labrara con cariñu,
derramara polos sus surcos el graneru
i supiera conformalsi qual cristianu
quandu Dios, dendi los cielus,
pa preval si eran mu hondas las sus querencias,
malograra los sus eshuerçus.

Que estus ombris que al amol delos sus terruñus
ayuntarun el sentil delos sus adrentus,
despreciandu la pereza sin descansu
delos ijus poltronaus del dineru,
cola huerti calentura dela su groria
que manó del coraçón a los sus celebrus,
conquistarun palos reyis dela su patria
los Perusis i los Méxicus,
i enllenarun de pinturas las sus ilesias,
i palrarun el su sentil enos Congressus,
i cantarun la belleza delos sus campus,
i elevarun las sus plegarias alos cielus,
i murierun ergullosus pola causa
delas santas libertais del su puebru…

Son assina los cachorrus dela raça
de castús labraoris estremeñus,
que, inorantis delas cencias d’oi en día,
cavilandu tras las yuntas descubrierun,
que los campus dela su patria
i la mairi los sus ijus, son lo mesmu. 

Dexai-mi de hálogüin

Dexai-mi de «hálogüin»
que a mí no me gusta essu,
que no quieru requilorius,
que no quieru essus caretus
ni quieru essus mamarrachus
que paecin caras d’antruejus,
ni quieru esas calabaças
con velas puestas en drentu,
ni vel la genti pintá
dendi la frenti al gargueru,
conos jarretis tisnaus
i los ojus descompuestus.

Essas cosas no mos cumprin
a quien semus estremeñus.
Yo lo que quieru es salil
con mis güenus compañerus
a peíl la chaquetía
por tolas casas del puebru,
comu amus salíu de siempri
dendi hazi muchu tiempu;
con un cenachu ena manu
pa enllená-lu d’alimentus:
castañas, nuezis, granás
bellotas i higus secus.
I deziamus enas puertas
esti dichu presenteru:
«Tía, me dé la chaquetía
paque me s’enlleni el cestu,
que si no ya no es mi tía
i farrungu el parentescu.»

Dispués d’enllenu el cenachu,
toítus juntus i contentus,
a endilgal-mus el condumiu
saliamus a campu abiertu.
Con higus i con bellotas
entremesclás i revueltus
haziamus turrón de probi,
i estava bien ricu i güenu.

Assina que a mí dexai-mi,
dexai-mi de tantu cuentu,
que no quieru «hálogüin»
que a mí no me gusta essu,
que yo no quieru essas cosas
que vengan del estrangeru.

Que’l día de Tolos Santus
es costumbri del mi puebru
el hazel la Chaquetía
comu de siempri s’á hechu.

Este diario lo hacemos todos. Contribuye a su mantenimiento

ING Direct - Sierra de Gata Digital
Nº CC ES 80 1465 010099 1900183481