El disputado Chaves o un vecino de Acebo en las Cortes de Cádiz (I)

Juan Capistrano de Chaves representó, en las elecciones de 1810, a Extremadura. La obligación adquirida para trasladarse a las Cortes ubicadas en la Real Isla de León, al amparo de la Constitución de Cádiz de 1812,  supuso un auténtico calvario para este natural de Trujillo y vecino de Acebo

Vista de la Real Isla de León en 1813
Vista de la Real Isla de León en 1813

Hoy quiero contaros algo sobre las libertades inherentes a la primer texto constitucional español, el código sagrado de Cádiz de 1812. Constitución conocida popularmente como “La Pepa”. Importante fue la aportación de los diputados extremeños en general y de los diputados serragatinos en particular. El eje de esta historia circula en torno a la triste odisea parlamentaria del diputado natural de Trujillo, vecino de Acebo: Juan Capistrano de Chaves.

Parece como si los documentos que nos legaran los fieles escribanos de Ayuntamiento y Justicia quieran poner datos confusos a la crónica de la figura enfermiza del diputado Chaves. 

Juan Capistrano de Chaves Vargas Carvajal y Godínez, aparece como vecino de Acebo (Asturias) en el área de asignación de 26 de marzo de 2006 de un documento referido al año de 1776 del Archivo de la Real Chancillería de Valladolid, Sala de Hijosdalgo, en cuya audiencia el diputado extremeño plantea un pleito para el reconocimiento de su hidalguía, lo que le eximiría del pago de ciertos impuestos (1).

Por echar lecha al mismo fuego os diré que existe documentada también una solicitud de Juan Capistrano de Chaves, como vecino de Villasbuenas (Salamanca), sobre que se despache la venía correspondiente para administrar unos mayorazgos que le pertenecen (1775). Tomó asiento de ello el escribano de cámara Bartolomé Muñoz de Torres (2).

La vieja lucha por no pagar impuestos se remonta a tiempos antiguos. Nuestros diputados nobles, que eran tan listos como los de ahora, ya en el siglo XVIII conocían y se disputaban el derecho a no pagar pechos (impuestos), recayendo estos sobre los hombres buenos pecheros que representaban al estado general.

Esa referencia del acebano Juan de Chaves a su vecindad con Asturias, patria querida, solo puede deberse a tres cosas a saber: Una, que no se trate de nuestro diputado extremeño; dos, que dónde dice Asturias deba decir Extremadura y tres, que sea cierto y estuviera residiendo temporalmente en esa localidad asturiana con el objetivo de demostrar su ascendencia como hidalgo de cepa. ¡Cómo marca historia el hecho de que los nobles serragatinos-extremeños reivindiquen su hidalguía con ascendencia en las tierras asturleonesas del norte de España! 

Todos hemos oído hablar del Santuario de la Virgen del Acebo, patrona de los vaqueiros de Azada, cerca de Cangas del Narcea e incluso situamos la localidad de Acebo en Mieres, Sariego y Cervera. También ese Acebo de León. ¡cómo vamos a olvidar nuestras raíces asturleonesas!. Es tanto así que yo parto de la hipótesis que el nombre de Acebo, sin despreciar al navideño árbol, ni tan siquiera al de las plantas silvestres (Azevis) no debe descartar una toponimia descendiente de la morriña asturleonesa. 

Sin embargo todo indica que nuestro Juan Capistrano de Chaves Vargas Carvajal y Godínez, no era ese asturiano que algunos respetuosamente imaginan, sino extremeñito y con sal.

En el libro sobre los pleitos de hidalguía que se conservan en el Archivo de la Real Chancillería de Valladolid, datando el siglo XVIII (3), dice que Juan Capistrano de Chaves es vecino de Acebo (Cáceres), aunque nació en la noble ciudad de Trujillo y que, efectivamente se abrió un expediente de hidalguía en aquella audiencia, que tuvo su origen el 2 de octubre de 1776 y obtuvo Real Provisión el 1 de diciembre de 1779. Este expediente es el legajo 1.154, número 10, expediente 4.201, esto es, el mismo al que hace referencia la Real Chancillería de Valladolid en su Sala de Hijosdalgo, pero aquí ya aparece como Acebo (Cáceres) en clara corrección del Principado referido en un principio.

Era hijo, continúa la nota de este citado libro, de Luis de Chaves y Vargas, vecino y regidor perpetuo de Trujillo, nacido en Jaraicejo (Cáceres) el 3 de septiembre de 1727, que testamentó en 1764.  Casó, don Luis de Chaves, con Teresa Eugenia Rodríguez Godínez en Acebo (Cáceres), un 4 de enero de 1751. Es Jaraicejo una localidad del partido judicial de Trujillo, donde Luis de Chaves tenía casa solariega.

Era nieto, don Juan Capistrano, por parte paterna, de Juan Bernardo de Chaves y Vargas, nacido en Madrid en 1700, y de Florentina de Arce Reinoso y, por parte materna, de Andrés Rodríguez Godínez, nacido en Acebo en 1692, y de María Valencia, vecinos de Acebo (Cáceres). 

Era bisnieto, por parte paterno paterna, de José de Chaves y Vega y de Teresa de Vargas  y Mójica, y por la parte paterno materna de Francisco de Arce y de Micaela Fernández.

Por tanto la hidalguía es solicitada por la ascendencia hijodalgo del apellido Chaves, que figura como noble desde 1718, que sepamos. No obstante el apellido Godínez es de notoriedad, con hidalguía en alguna de sus ramas en el pueblo de Acebo y en la Sierra de Gata. De relevancia como Godínez de Paz.  Ya os conté, en un artículo anterior, como Andrés Rodríguez Godínez y Timoteo Alonso Rodríguez Godínez (hijosdalgo ambos), fueron denunciados por el Concejo, justicia y regimiento de Acebo porque, junto a otros hidalgos de esta localidad, se negaban a cumplir y desempeñar oficios concejiles y a contribuir a gastos y reparaciones de hornos, caminos, fuentes y otras obras (1766-1767). Esto es lo de siempre para una historia cíclica, que poco gusto hemos tenido siempre por los impuestos, aunque sirvan al bien común!.

Godínez de Paz, dice el maestro serragatino Domingo Domené, son apellidos que pertenecen a una vieja e hidalga familia que se ha ido extendiendo desde Hoyos por otros pueblos de la Sierra de Gata, como Acebo, Villasbuenas, Villamiel, San Martín

La rama establecida en Acebo, era poseedora en esta localidad de tres molinos por concesión, ¡cómo no!, del duque de Alba, marqués de Coria. Don Andrés Rodríguez Godínez poseía, además de otros importantes arrendamientos, un lagar de vino (1753). De los molinos, uno de aceite estaba ubicado en la ribera de Carreciudad (Carreciá) y los otros dos (aceite y harina) en la ribera del Cahiz.

El libro de Hidalguía, dice que se trata de un linaje muy antiguo, posiblemente procedente de Asturias, con casas en Acebo y Hoyos, en los siglos XVII y XVIII, como Godínez de Paz

Si entramo en los Servicios Documentales del Congreso de los Diputados (4), vemos que aparece don Juan Capistrano Chaves de Vargas como diputado nacional electo en 1810, por la división administrativa de Extremadura. Fue elegido diputado, por el procedimiento establecido para las provincias libres de franceses, el 23 de julio de 1810, con 13 votos, sobre 24 emitidos válidos, y 27 electores. 

A pesar del subtitulo que yo atrevidamente he colocado, Juan Capistrano de Chaves representó, en las elecciones, al partido judicial de Trujillo. En Badajoz se les seleccionaba y se les facilitaba un poder acreditativo para que pudieran trasladarse a las Cortes de la Real Isla de León, en la bahía de Cádiz, municipio que recibió el nombre de San Fernando, en honor al déspota rey Fernando VII. Es aquí, como veremos, donde comienza el calvario de Juan Capistrano, natural de Trujillo y vecino acebano. 

Esto es de lo que yo realmente, dado el tenso escenario de acuerdos y pactos constitucionales, en los que está envuelta la política autonómica y local actual, os quería contar hoy pero, por no alargarme excesivamente en este artículo, quedo obligado a cosa de otro capítulo.

APUNTES A LO ANTERIOR

1.- “Pleito de Juan Capistrano de Chaves Vargas Carvajal y Godínez, vecino de Acebo (Asturias?)”. Archivo de la Real Chancillería de Valladolid. Sala de Hijosdalgo. Caja 1154,10. ES. 47186. ARCHV/7.9.4. /1776.

2.- "Solicitud de Juan Capistrano de Chaves, vecino de la villa de Villasbuenas (Salamanca), sobre que se le despache la venia correspondiente para administrar unos mayorazgos que le pertenecen." Archivo Histórico Nacional. Consejo de Castilla. Consejos 31474, exp. 37. ES.28079.AHN.1.1.5..1. (1775).

3.- Entre otros, véase Cadenas (de) y Vicent, Vicente y otros. “Pleitos de hidalguía que se conservan en el Archivo de la Real Chancillería de Valladolid. Extracto de sus expedientes. Siglo XVIII”. Instituto Salazar y Castro (CSIC). Tomo VIII. Página 61. Hidalguía. Madrid 1986.

4.- Congreso de los Diputados. Histórico de Diputados 1810-1977. Chaves Vargas, Juan Capistrano.

Imagen.- Real Isla de León. Detalle de una representación cartográfica del siglo XIX (1813). 

Este diario lo hacemos todos. Contribuye a su mantenimiento

ING Direct - Sierra de Gata Digital
Nº CC ES 80 1465 010099 1900183481