Me parece escandaloso que en relación con el proyecto Sierra de Gata Parque Cultural, la organización de dicho proyecto y el diseño del futuro programa de gestión, cuente con la participación en exclusiva (además de la participación de las instituciones públicas, claro) de la asociación de empresas privadas de turismo, Turisgata, en un claro agravio comparativo con otros sectores empresariales, culturales, educativos, científicos, etc. de la comarca.

Y no se trata de una cuestión personal, es una cuestión de participación democrática.

En varias ocasiones he preguntado las razones para ello, obteniendo contestaciones poco claras.

El Vicepresidente de la Diputación de Cáceres, por ejemplo, dijo en la presentación que se hizo el 19 de Febrero de este año en Perales del Puerto, que era por educación, porque la idea del Parque Cultural había surgido del entorno de Turisgata.

Pero lo cierto es que la idea de utilizar la figura de “Parque Cultural”, la puso encima de la mesa el Servicio de Turismo de la Diputación de Cáceres, en una reunión celebrada el 30 de Octubre de 2012 en Perales del Puerto.

Y en cualquier caso, aunque la idea hubiera surgido del entorno de Turisgata (que no es el caso), entiendo que eso no supondría una justificación para dejar al margen a otros sectores empresariales, culturales, educativos, científicos, etc. de la comarca.

Para justificar que el programa de gestión del proyecto, no está abierto a la participación social, exceptuando a Turisgata, el Jefe del Servicio de Turismo de la Diputación de Cáceres entrevistado por La Gatina, dice que en relación con el programa en cuestión (que según reza en el guión de trabajo para el proyecto diseñado por dicho Servicio de Turismo: contendrá la definición sobre la estructura jurídica y técnica de gestión y sus procedimientos, aportará un modelo de convenio o de estatutos según proceda y establecerá los medios de financiación y de toma de decisiones), “se trata de hacer un convenio, no es un grupo de participación, no genera ideas, no genera propuestas, genera un marco jurídico en el cual el Parque Cultural pueda tener sentido…”

Y yo me pregunto ¿Si no es un grupo de participación, por qué participa Turisgata?

Y sigo preguntándome ¿La definición sobre la estructura jurídica y técnica de gestión y sus procedimientos, el modelo de convenio o de estatutos según proceda y el establecimiento de los medios de financiación y de toma de decisiones”, no son ideas, no son propuestas?...

El caso es que todo esto me parece escandaloso.

Y me llama poderosamente la atención, el hecho de que todo esto que a mí me resulta tan escandaloso, no parece importarle mucho (o nada…) a casi nadie más.

No leo nada al respecto en ningún periódico. Ni siquiera en las redes sociales.

Y me pregunto si será que a nadie le importa…

¿O será una cuestión de idiosincrasia cultural. De siglos de represión y control de la participación ciudadana por parte de un caciquismo atávico?

¿Será por miedo a significarse y ser víctima de posibles represalias. A ser marginado por los futuros gestores del Parque Cultural?

Colabora con tu digital.