Quiero empezar este artículo celebrando la presentación en sociedad de la asociación A Nosa Fala (http://www.sierradegatadigital.es/articulo/cultura/gobierno-obliga-nosa-fala-registrar-estatutos-castellano/20140516094342013326.html) y lamentando que el Gobierno hubiese denegado el registro de sus estatutos en "Fala". Podría pensarse que este inconveniente tendría fácil solución si al presentar los estatutos hubiesen especificado que estaban escritos en la tercera rama del gallego-portugués, hablado en Extremadura, y como el gallego es una de las cuatro lenguas cooficiales de España, por la rendija del gallego se colarían esos estatutos sin problema alguno.

Pero es que aunque se hubieran presentado los estatutos de A Nosa Fala en aragonés o bereber (lenguas autóctonas habladas en partes de España), al amparo de la Parte II de la Carta Europea de las Lenguas, España estaría obligada a admitir la validez oficial de esos documentos en el Registro de Asociaciones. Y no lo ha hecho, incumplendo otra vez más (y van...) este tratado internacional. A Nosa Fala debería recurrir en los juzgados esta humillante denegación. ¿Es ésta la España que respeta y protege todas las lenguas y variedades lingüísticas de España como proclama el artículo 3.3. de la Constitución? Parece que no, parece que estamos en una época anterior.

Hay que tener cuidado con estas deniminaciones ambiguas, que Fala no es nada y es todo. Es la denominación más inconveniente e inapropiada para una lengua, porque toda fala (habla) existe dentro de y en relación a una lengua. Fala es el acto de "falar"(hablar) una lengua, es la manera de hablar de un pueblo, de una comarca, de un escritor, etc. pero es la manera de hablar una lengua determinada. ¿Cómo se llama la lengua que se "fala" en Us Tres Lugaris? ¿Fala? ¿Se imagina alguien que una lengua se llamase Habla? Sí, ya sé que valverdeiro es la "fala" de Valverde, lagarteiro la de Eljas y mañego la de San Martín. A Nosa Fala hace referencia al habla común de un valle donde se sitúan tres ayuntamientos, ese "Fala" hace referencia a la variedad lingüística de ese valle.

No son tres lenguas, son tres variedades locales de una única lengua. ¿Y cuál es esa lengua? Es eviente que el diasistema lingüístico es el gallego-portugués y, dentro de éste, sus semejanzas son también evidentes con el gallego, como se demuestra en el libro del profesor Costas (O valego: as falas de orixe galega do Val do Ellas). Ahora bien, los hablantes pueden no sentirse identificados plenamente con el gallego y reclamarse algo diferente dentro de la familia lingüística gallego-portuguesa. El problema sigue siendo: ¿Cómo le llamamos, con qué etiqueta identificamos a ese conjunto lingüístico diferente?

En el occidente de Asturias se habla gallego, pero como algunos hablantes no se identifican con esta denominación para su habla y no están de acuerdo en llamarla gallego, lo llaman "eonaviego" y se refieren así al conjunto de las hablas usadas entre los ríos Eo y Navia. Todos los filólogos y lingüistas saben que el "eonaviego" es el conjunto de hablas gallegas de esa zona, pero así se evitan suspicacias y desafecciones entre los hablantes y todo el mundo tan contento.

He seguido el tema en la distancia -internet es fantástico para ello-, y solo conozco tres propuestas: la del historiador Antonio Corredera, xalimego; la de Quiles Casas, xalimés; y la de Costas González, valego. Las dos primeras están formadas sobre el monte Xálima y la última sobre el substantivo "val", que tanto puede ser de Xálima como del Ellas. Escojan los hablantes la que más les guste y úsenla como etiqueta común, porque con "Fala" no se va a ninguna parte.

Hace unos días me comentó una compañera de trabajo, valenciana de 55 años, que iba a invertir diez días de sus vacaciones de agosto en aprender a escribir y perfeccionar su lengua materna. Ella es de la comarca de La Safor pero en su época de estudiante todo se daba en castellano y aunque lee y habla con soltura el catalán de Valencia, no está segura de poder escribirlo con corrección porque nunca lo pudo aprender en la escuela y lleva ya treinta años viviendo y trabajando fuera de Valencia.

Mi amiga me ha animado a que me vaya con ella a este curso intensivo de catalán valenciano de diez días y, la verdad es que me está apeteciendo mucho: http://www.residenciaplural.com/cursos-de-verano/valencia-ciutat-i-llengua/, me ofrecen 40 horas de clase y 20 de actividades, más o menos como el curso de mirandés que realicé hace unos años en Miranda del Douro (Portugal), el sistema es el mismo: clases teóricas y prácticas y actividades fuera del aula en contacto con la población hablante (excursiones, fiestas, música etc.).

Pero yo le digo a mi amiga que mucho más me apetecería realizar un curso intensivo estival para aprender a escribir valverdeiro-mañego-lagarteiro y hablar en alguna de estas variedades. Pero no lo hay, no hay tal curso como existe para muchas -prácticamente todas- las lenguas actuales. He leído esta propuesta de curso de verano para foráneos y nativos formulada por el profesor Costas, habitual columnista en este medio, pero no he leído ninguna respuesta ni he visto que esta actividad tan necesaria y visibilizadora esté entre las prioridades de la asociación A Nosa Fala ni de ningún ayuntamiento, y no saben muy bien la riqueza de intercambios humanos y culturales que se pierden y la visibilización exterior de su comarca.

Es posible que sea algo precipitado organizar un curso de estos, pues no conozco la existencia de materiales didácticos o audiovisuales, literatura, diccionarios o tan siquiera una gramática y una normativa. Y tampoco sé si se cuenta o no con profesorado especializado y capacitado para impartir estos cursos. Leo en sierradegataditigal.es las colaboraciones en esta variedad lingüística y compruebo que cada uno escribe como dios le ha dado a entender, incluso el profesor Costas varía la morfología de la lengua de un artículo a otro, pero fundamentalmente las diferencias entre los distintos autores están en la ortografía. La primera acción urgentísima que debería acometer la nueva asociación es la de alcanzar un consenso normativo para escribir conjuntamente las tres variantes. Hablar hablará cada persona en la suya propia, pero escribir deberían escribir todas las personas de manera lo más coherente y unificadamente posible, pues de lo contrario será muy difícil introducir la lengua en los tres ámbitos oficiales más necesarios: escuela, administración local y publicaciones (libros, folletos, carteles, señales y medios de comunciación).

En la siguiente entrega reflexionaremos sobre la manera de escribir las vocales y los diptonogos átonos para ayudar al debate y provocar alguna reacción.

Este diario lo hacemos todos. Contribuye a su mantenimiento

ING Direct - Sierra de Gata Digital
Nº CC ES 80 1465 010099 1900183481