A pesar de  los mensajes de tranquilidad que desde los distintos estamentos se han ido trasladando a la población, lo cierto es que las dudas que se cernían  sobre la continuidad de las oficinas de Liberbank, la antigua Caja Extremadura se han convertido en certeza y amenaza  con vaciar de contenido la tan cacareada obra social, el impulso a las comarcas de Extremadura y el  apoyo al Medio Rural. 

El proceso de recapitalización del sistema bancario ha concedido a Liberbank, agrupación que acoge  la antigua Caja Extremadura,  1.806 millones de euros en ayudas públicas desde 2010. Esta entidad obtuvo un beneficio de 167 millones de euros, (35% más ) sólo en los primeros nueve meses del año 2015, ha concedido créditos a pymes y autónomos por valor de 1.995 millones,  un 55% más que el año anterior. 

Y ahora viene la pregunta del millón, ¿puede una entidad que gana más de 167 millones al año cerrar oficinas? Por lo que se ve sí, a la pérdida de puestos de trabajo, perdón, perdón - pactos para dejar el trabajo – se une ahora la pérdida de servicios para un sector de la población que no tiene otra alternativa, por edad, por cultura, por movilidad, etc. como son los vecinos de Sierra de Gata. La entidad desea oficinas que se adapten al entorno y el comportamiento de sus clientes:  «La evolución de un modelo de oficinas tradicional a otro de red adaptada a los diferentes factores geográficos y socioeconómicos y al comportamiento de los clientes, implica un menor número de oficinas, más grandes, y con distintas figuras de empleados que cubren todas las necesidades del público objetivo al que llegan». 

Desde la Unión Europea se aprobó un plan que permitía a Liberbank continuar en todas las regiones donde opera, pero esta entidad, lejos de los principios de finalidad social inherente a la constitución de las Cajas de ahorro, está decidida a cambiarlos, a destruir empleo por más beneficios, claro, que tendrá que buscar nuevos clientes, vender nuevos productos y servicios que les proporcionen mayores márgenes de rentabilidad. 

Para ello pretende unificar todas sus actividades administrativas  y operativas,  en un centro de operaciones en  Toledo. FK2 es decir, Factoría de Operaciones, es la nueva estrategia de marketing del octavo banco nacional que cotiza en bolsa, para modernizarse y adecuarse a los nuevos tiempos a costa de quienes los auparon.

 La finalidad social de las cajas de ahorro obligaba a revertir los beneficios en la sociedad a través de la financiación de distintos proyectos  como becas, conservación del  patrimonio histórico y artístico, medio ambiente. etc.,  decisiones que se consensuaban en su Consejo de Administración y que a  partir de ahora se tomarán en Toledo. La diferencia como es como si ná,  que diríamos coloquialmente, en el año 2008 las cajas destinaron 2.058 millones de euros a evitar la exclusión financiera y fomentar el desarrollo económico y el progreso social. Sin embargo, en 2013 tras la reestructuración del mapa financiero español, la inversión fue de apenas 650 millones, volviendo así a los niveles de mediados de los años 90.

Estas reflexiones las hicimos llegar a los distintos partidos políticos,  en la Comisión de la Asamblea de la Junta de Extremadura a la que fuimos convocados como asociación de consumidores el pasado miércoles 8 de junio. Resaltamos nuestra preocupación por la situación en la que queda especialmente la Sierra de Gata, población eminentemente rural y envejecida, carente de recursos mínimos como medios de transporte públicos,  o de conocimientos en las nuevas tecnologías. 

Nuestra querida Sierra, merece toda la atención por parte de las distintas instituciones y autoridades y  sobre todo el apoyo de  la sociedad. 

Es cierto que Liberbank es una empresa privada sobre la que la Junta no tiene competencias, pero es hora ya de que se manifieste y responsabilice sobre el bienestar de  sus vecinos. 

Y por qué hago estas reflexiones, que no quejas, por que como consumidores tenemos el deber de reflexionar antes de adquirir un producto o servicio. Así, si desde todos los ángulos, Instituciones Públicas, Organizaciones Sociales y Consumidores consumimos de forma ética y respetuosa, moderada, sensata y justa, solidaria y por tanto más libre, veremos que no todo está permitido. Con nuestras decisiones como consumidores  de bienes y servicios tenemos el poder de cambiar el mundo. Cada vez que gastamos dinero favorecemos o perjudicamos distintos tipos de políticas sociales o medioambientales. Por eso, en nuestra exposición,   invitamos a la Junta de Extremadura a valorar el grado de implicación social a favor de los colectivos más vulnerables, en su implicación en el desarrollo de los pueblos, y el  grado de implicación  medioambiental,  de las distintas empresas con las que  firma acuerdos y convenios.  

Y desde estas líneas a todos los consumidores: Quizás el tipo de sociedad que queremos aún no existe, pero entre todos,  podemos crearla.  

Este diario lo hacemos todos. Contribuye a su mantenimiento

ING Direct - Sierra de Gata Digital
Nº CC ES 80 1465 010099 1900183481