Los servicios sociales que nacieron para resolver situaciones críticas y puntuales deben enfrentarse ahora a nuevas realidades sociales que pueden llevar a muchos ciudadanos a la pobreza extrema o la falta temporal de recursos económicos debido a la prevalencia de la crisis económica que atraviesa todo el país. La sociedad se asoma a un cambio profundo, de hecho, las ayudas han de plantearse de forma que cubran nuevas realidades y necesidades y que hacerlas llegar a las personas con dificultades económicas. 

La situación de emergencia social que atraviesa Extremadura viene dada mayormente por la pérdida y falta de empleo y pérdida de la vivienda habitual, ésta última en  muchas ocasiones derivadas de cláusulas abusivas, cuando no estafas de entidades financieras a las que el  Gobierno no ha sabido dar respuesta clara y rápida. 

Es intrínseco  al derecho a un nivel de vida, sanidad, alimentación, vestido y vivienda adecuados, incluso en caso de pérdida de los medios de subsistencia por circunstancias independientes a la  voluntad del afectado. 

Las medidas adoptadas hasta el momento, no van al fondo del problema, a  las verdaderas causas que están provocando la exclusión social de tantas familias. 

Medidas dirigidas a la defensa por parte de las instituciones para evitar el desahucio forzoso de sus viviendas de miles de familias y sus avalistas con problemas derivados de la crisis financiera que no pueden pagar sus hipotecas. Y la obligación de los poderes públicos a garantizar el adecuado realojamiento de las personas sin recursos afectadas por un desahucio. 

Echamos de menos la falta de 

  • Medidas contra el sobreendeudamiento relacionado con la vivienda habitual.
  • Medidas para evitar los  desahucios  que puedan producir una situación de falta de vivienda. 
  • Medidas para la resolución de situaciones de sobreendeudamiento, Exoneración de deuda, dación en pago, plan de pagos o plan de reestructuración de la deuda, etc. 
  • Medidas para garantizar la función social de la propiedad y aumentar el parque de viviendas asequibles en alquiler.

Si bien creemos que todos los esfuerzos deben enfocarse en lograr  desahucio CERO en lo que se refiere a vivienda habitual, para aquellos afectados por causas sobrevenidas y declarar a Extremadura Comunidad libre de desahucios.  

Reclamar que  los Juzgados  comuniquen la existencia de ejecuciones hipotecarias sobre colectivos vulnerables. 

Se  reconozca  el derecho al acceso a  vivienda o alojamiento protegido, a los afectados por desahucios de la vivienda habitual. Independientemente de la situación económica o patrimonial en la que se hallen. 

E igualmente se reconozca la  necesidad de vivienda aquellos arrendatarios que no puedan hacer frente a los pagos del arrendamiento sin incurrir en riesgo de exclusión social y que, encontrándose en las mismas circunstancias, sean objeto de desahucio, sin solución habitacional. 

Este diario lo hacemos todos. Contribuye a su mantenimiento

ING Direct - Sierra de Gata Digital
Nº CC ES 80 1465 010099 1900183481