jueves. 20.06.2024

8 de marzo, Día Internacional de la Mujer

Y llegó el 8 de marzo, fecha comodín para escritores y articulistas que aprovechan el asunto para redactar sus trabajos y, por qué no, un buen momento también para la  reflexión. Aún hoy, en el siglo XXI.

Y llegó el 8 de marzo, fecha comodín para escritores y articulistas que aprovechan el asunto para redactar sus trabajos y, por qué no, un buen momento también para la  reflexión. Aún hoy, en el siglo XXI.

Los datos sobre la diferencia de salarios entre hombres y mujeres por la realización de trabajos idénticos apuntan a que algo no anda bien con la igualdad de oportunidades, como también apunta en la misma dirección el hecho de que pocas mujeres presidan los grandes grupos empresariales.  El reparto del trabajo no remunerado entre mujeres y hombres --sea el cuidado de los niños, de los mayores, de los enfermos, o la intendencia de una casa-- no parece tampoco del todo equilibrado.

Los medios de comunicación continúan publicando entrevistas y reportajes sobre "la única mujer que preside una empresa del IBEX", "la única mujer astronauta", "la sexta mujer que entra en la Academia". Informamos, hablamos sobre lo diferente, lo excepcional. La Real Academia alerta del abuso en la utilización del lenguaje no sexista, del uso desmedido del todas y todos. Quizá se haya llegado a la exageración, pero bien es verdad que hace ya cerca  de quince años, a finales de los noventa, cuando una doctora salía por la puerta de la consulta, los pacientes seguían preguntándole "Enfermera ¿cuándo viene el médico?” Hoy parece ridícula esta situación y es debido, en gran parte, al lenguaje no sexista, que nació, no lo olvidemos, al calor del lenguaje políticamente correcto, con el que también se pueden hacer chistes y  se ha llegado a la exageración. 

En el análisis de estos hechos entra ya el enfoque que cada uno quiere en función de la razón que está dispuesto a defender y, seguramente, hoy 8 de marzo la defensa y el ataque a las políticas de igualdad en favor de las mujeres serán conversación en más de un bar. Esto es el presente y el pasado, pero se avecinan grandes cambios para los tiempos futuros. 

Los anunciados recortes sociales van a recaer en la mujer, en los logros que hasta ahora ha obtenido. 

La eliminación o recorte de medidas de conciliación entre la vida familiar y laboral va a recaer en las mujeres y la ampliación de la jornada laboral y la reducción de salarios van a recaer en las abuelas.

En el mundo rural es la mujer, y sobre todo la mujer a partir de los 55 años, la que tira del carro en el campo, de la familia en el hogar y de su pueblo en las fiestas. 

Este once de marzo las serranas volverán a bailar en la plaza y de nuevo subirán al escenario, transformadas en intérpretes para hacernos disfrutar.

Del mismo modo en que están a punto de desaparecer especies y lenguas, está a punto de extinguirse esa imagen de dos mujeres bailando al son en la plaza a horas intempestivas.  Cuando esto ocurra, correrán peligro de extinción la celebración de las fiestas, la organización de la matanza tradicional y la degustación de los dulces típicos extremeños.  

Porque la mujer serrana, las serranas, son el alma de esta tierra. 

8 de marzo, Día Internacional de la Mujer