miércoles. 19.06.2024

Estar de acuerdo

Si el acuerdo entre el Gobierno del Partido Popular y el Partido Socialista Obrero Español es para potenciar el crecimiento, incentivar el consumo y crear empleo, bienvenido sea.

Porque no está la cosa como para andar perdiendo el tiempo en poner palabrejas sobre cuartillas blancas, haciendo bueno el dicho de “el papel lo aguanta todo”, mientras los recortes en sanidad están poniendo vidas en riesgo, hay niños con problemas de desnutrición o se echa a la gente de sus casas, por poner sólo algunos ejemplos y no pecar de demagogia.

Aún tratándose de un borrador de buenas intenciones, en espera de las enmiendas del resto de los grupos parlamentarios, queda por ver como este conjunto de generalidades se concreta en acciones específicas que beneficien los objetivos y fines propuestos. 

He aquí que yo leo que se trata de una “proposición no de ley”, esto es algo serio, que pretende el impulso hacia una verdadera Unión Económica y Monetaria en sus pilares financiero, fiscal, económico y político, buscando igualar las condiciones de financiación para todas las empresas de la zona euro, ahora dispares según cada país.

Creo positivo, entre los dos partidos mayoritarios, el terminar con la confrontación en el tema de política exterior. Que se arrinconen las peticiones de adhesión a la política de austeridad y recortes. Que se alcancen acuerdos que impulsen el crecimiento y el empleo, aprovechando al máximo la capacidad inversora de la propia Unión Europea, y, en definitiva, que se adopten cuantas iniciativas sean necesarias para fomentar el empleo juvenil y frenar la sangría de jóvenes a los países con economía más próspera.

Si estos acuerdos sirven de verdad para desbloquear el crédito a la pequeña y mediana empresa, el paso para la creación de empleo estable puede ser interesante. Nadie entiende que no se presione a los bancos, tras recibir ayudas millonarias, para que fluya el crédito, pero muchos menos que el ICO y la banca nacionalizada estén expectantes, sin tomar protagonismo en un tema tan crucial, cuya ausencia, está ahogando empresas y emprendedores con posibilidades de éxito.

Si estos acuerdos predisponen que las políticas actuales giren hacia la izquierda socialdemócrata, de manera que afronten la gravedad de la crisis económica y de empleo, protejan a las familias en riesgo de exclusión, favorezcan lo público y defiendan el estado de bienestar social, con todo lo que conlleva, bienvenidos sean.

Hace tiempo que no veíamos una proposición parlamentaria en la que, el Congreso de los Diputados, inste al Gobierno para que la Unión Europea impulse “el papel de los agentes sociales, favoreciendo su consulta y participación con vistas al desarrollo de la dimensión social europea, asegure un alto nivel de protección social, proteja los derechos laborales y fomente los servicios públicos como la sanidad y la educación de calidad”. 

Queremos entender que si los partidos, de la derecha e izquierda del arco parlamentario europeo, asumen estas propuestas en Europa, lo será para la inmediata aplicación en sus respectivos países. ¿O no?. Lo digo, sin ninguna pretensión de ofender, pero es que como dijo un amigo mío al nacer su hermano, me acuesto con toda la herencia y me levanto con la mitad. Aumenta el paro, se disparan los desahucios, hay menos protección social, se favorece el despido, privatizan la sanidad y la educación, bajan los sueldos, quitan las pagas extras, aumenta la edad de jubilación… Que queréis que os diga. Al menos un poco de ¡por favor!.

Haciendo un poco de memoria, hay que reconocer que, desde el denominado como periodo de transición  democrática, el Partido Socialista Obrero Español ha mantenido posturas proclives a llegar a acuerdos de no agresión y disputa política en temas de política exterior y de terrorismo. Hay que agradecer el cambio de actitud del Partido Popular para propiciar un clima de entendimiento que supere la confrontación política gratuita, tan incesante y sin motivo, que ha provocado un creciente hartazgo hasta en los más fieles seguidores.

La política exterior debe verse reforzada por la unidad de acción de todos los partidos parlamentarios, si se quiere reforzar la posición negociadora con la Unión Europea que, hasta ahora, a campado a sus anchas, imponiendo las políticas que le ha apetecido en beneficio de un país, Alemania, y en perjuicio del resto

Estas políticas de austeridad y recortes han sido tan crueles con las políticas internas de algunos países, como Grecia, que les han abocado a un aumento de la deuda, un menor crecimiento económico y mayor paro. Tanto ha sido así que, la propia Unión Europea, ha reconocido que se han equivocado en la aplicación de las medidas y de intervención en la economía griega, seguramente llevados por el ansia del cobro de la deuda

El cierre de la televisión pública griega, con el que estamos en total desacuerdo, ha significado la escenificación de la impotencia de los dirigentes griegos para enderezar los destinos de una nación, que se hunde cada vez más en el fango, y de cuya realidad deben, los partidos políticos españoles, tomar nota para exigirle a los dirigentes europeos menos políticas de reformas para el recorte, y más proyectos de estímulo a la economía que ayuden, de verdad, al crecimiento.

Y no es porque lo vengamos repitiendo, incansablemente, desde las páginas de Sierra de Gata Digital, es que un informe del British Medical Journal, revista médica semanal de importancia, prestigio y seriedad, alerta que el desmantelamiento del sistema sanitario y los recortes que se vienen aplicando en sanidad, en España, ponen vidas en riesgo y que la austeridad tendrá un coste en el aumento de enfermedades infecciosas como el sida o la tuberculosis. Este mismo estudio explica que los recortes han incrementado, algo lógico, las depresiones, el alcoholismo y los suicidios en España, a la vez, que se demandan más servicios por parte de la gente mayor, discapacitados y enfermos.

Han sido los profesores catalanes los primeros en denunciar la situación de niños desnutridos y en situación de pobreza, que se ha incrementado al dejar de funcionar los comedores escolares, pero el problema se está dando en todo el territorio español.

Es por todo ello que urge que los dirigentes europeos se pongan las pilas de larga duración, aceleren las medidas de ayuda al crecimiento económico y promuevan políticas de empleo.

Hoy lo más importante, como decían ustedes, “es el crecimiento económico y resolver los problemas de empleo juvenil y crédito para las pequeñas y medianas empresas”, ha venido a decir el presidente Rajoy.

Estar de acuerdo