martes. 16.04.2024

Soluciones “fáciles y rápidas” para el turismo en Sierra de Gata

Comienzo mi sexto artículo sobre el tema del turismo en nuestra Comarca con una frase que quizás chirríe en los oídos de algunos lectores.

Comienzo mi sexto artículo sobre el tema del turismo en nuestra Comarca con una frase que quizás chirríe en los oídos de algunos lectores.

Tras haber expuesto, una por una, muchas soluciones prácticas para incentivar el negocio del turismo en Sierra de Gata me planteé, antes de continuar clamando en el desierto, averiguar quienes son los actuales responsables de llevar a cabo esta labor y estudiar sus actuaciones, planteamientos y métodos. Esa tarea de investigación, en la Sierra, no es complicada y arroja un único nombre: ADISGATA.

Creada en 1.992 sin ánimo de lucro, la Asociación para el Desarrollo Integral de Sierra de Gata ha sido la responsable de asignar los recursos económicos provenientes de los planes LEADER I, LEADER II, LEADER PLUS, FEADER, YOUTHSTAR, PLAN FUTURES, etc… sumando todos ellos una ingente cantidad de dinero cuyo monte total no logro averiguar pues, la contabilidad, presupuestos y datos económicos, no aparecen publicados en su Web; una cifra que, en cualquier caso, se mueve en el orden de miles de millones de pesetas, como se desprende de la lectura rápida y fragmentada de cualquier hemeroteca.

No pretendo en este artículo criticar, ni mucho menos, la labor de ADISGATA como dinamizadora de la economía de la Sierra. Recuerdo con ilusión como, a principios de los 90 aportó a nuestra Comarca un soplo de aire fresco “poniendo en valor” (Como a ellos les gustaba decir muy acertadamente) las posibilidades turísticas de nuestra tierra que, para los locales causaba risa o, cuando menos, incredulidad.

No obstante, haciendo balance de sus 20 años de vida, debo decir que los resultados obtenidos en su principal objetivo (El desarrollo integral de la Sierra) son, a primera vista, insuficientes. Digo a primera vista porque ignoro la totalidad de los recursos empleados para la consecución de ese objetivo, no es una información pública o, mejor dicho, no aparecen publicados en su web los importes de sus asignaciones económicas ni su forma de gestionarlas. No encuentro un listado de personas empleadas, ni de sus sueldos, ni sus funciones concretas, ni su presupuesto anual, ni el montante global anual de fondos a gestionar, ni siquiera un memorando con todas y cada una de las actuaciones anualmente financiadas, sus titulares y su cuantía individualizada. Es seguro que las tienen en alguna parte, e incluso es muy posible que, si vas y se las pides, te las den, pero en la web, que es donde deberían estar, no aparecen. Por supuesto que no quiero decir con ello que el funcionamiento o la eficacia de su gestión sea negativa, simplemente que carece de la transparencia necesaria por lo que es imposible emitir juicios a favor o en contra.

Como ignoro todos los datos a los que me refería en el párrafo anterior voy a referirme a algo que si aparece publicado en la Web como un argumento que demuestra una desviación hacia la posible ineficacia en el objetivo de ayudar a nuestro “desarrollo integral”: en la revista digital que publican en la web sobre el proceso e participación social que están llevando a cabo, dan una serie de pistas de las causas por las que, en mi humilde opinión, podrían estar fallando en las consecución de los objetivos que persiguen. La revista (ver enlace) publica en su página 8, que, durante el mes de octubre, varios miembros del equipo técnico que trabaja en la participación social se reunieron en Hoyos durante un par de jornadas para instruirse en el “Pensamiento Sistémico” de cara a estar bien preparados para fomentar y activar la participación social en la Comarca. Tras estas jornadas llegan, entre otras, a una conclusión que, consideran tan importante, como para ponerla por escrito:

“Es importante huir de las soluciones fáciles y rápidas. Es mas sencillo intervenir en una estructura física, que son componentes mas visibles, que en las creencias y actitudes, que son intangibles, aunque tienen mayor potencial y dan lugar a la forma de elementos visibles.”

Y se quedan más anchos que largos.

Dejando de lado la incorrección sintáctica y semántica, la petulancia fútil y las oscuridad filosófica profunda de todo el mensaje (sobre el que prefiero no hacer leña), la frase pone de manifiesto algo muy sintomático: no quieren soluciones fáciles y rápidas.

Y, la única explicación que se me ocurre para no quererlas es que, en estos 20 años de vida, la asociación ha pasado, de ser un líder de opinión imaginativo, eficaz y a pié de calle, un verdadero dinamizador de nuestra Sierra, a ser un aparato burocrático administrativo demasiado grande, demasiado complejo, con una estructura laberíntica, con procedimientos internos de bucle infinito, con puestos, funciones, competencias diferenciadas enteléquicas, en definitiva, mucho más grande e ineficaz de lo que era. En ese escenario las soluciones fáciles y rápidas ponen de manifiesto lo inadecuado de una estructura compleja y lenta. No hay mas que ver la página 4 en la que un gráfico críptico muestra el esquema de trabajo y decisión para un proyecto que no deja de ser marginal en cuanto a volumen comparativo de gestión como es el caso de la “participación ciudadana”. Dicho cuadro muestra 9 niveles verticales con mas de 30 departamentos interrelacionado, un maremagnun de cargos, grupos, siglas y flechas para algo tan sencillo como es escuchar lo que se dice en la calle y tomar nota. Un síntoma, en definitiva de que han sido víctimas de su propio crecimiento, de exceso de recursos, compartimentos, personas, estructura…

Decía en mi primer artículo sobre el turismo que, para conseguir aprovechar el potencial de la zona existen una serie de medidas, ya experimentadas con gran éxito en otros lugares, que son fáciles de ejecutar, económicas y rápidas de poner en marcha. Pero para llevarlas a cabo, comentaba, es imprescindible contar, si no con toda la población, si con los líderes naturales de opinión. No cabe duda de que ADISGATA, las personas que lo componen, son líderes indiscutibles en lo que se refiere a poner en marcha acciones de dinamización turística real. Sin su iniciativa, su apoyo, sería muy difícil sacar adelante ninguna de las ideas que he venido exponiendo. Es por tanto importante que sean conscientes de que los tiempos han cambiado, volvemos a una época parecida a la de su fundación, donde el aprovechamiento de los recursos con la máxima efectividad es un elemento crítico para el éxito.

Las ideas que propongo es cierto que son sencillas y rápidas, pero también muy efectivas. Si se crean las condiciones para que el turismo venga a la Sierra de Gata no hace falta subvencionar casas rurales: los particulares asumirán el coste íntegro porque será un negocio rentable; no será necesario subvencionar industrias de artesanía, agroalimentarias o de restauración, será rentable hacerlas. No hará falta pagar por formar en el uso de Internet para empresarios, aprenderán por su cuenta por la cuenta que les trae… En definitiva, en un escenario de demanda la oferta se creará sola. La misión será controlar la imagen de esa oferta para que sea adecuada a la demanda, pero no crearla.

De nada sirve asistir a ferias de turismo, editar folletos, subvencionar casas rurales o industrias si la Comarca carece de las condiciones idóneas de atractivo turístico que generen una demanda espontánea. Hay que invertir en demanda (paisaje, ríos, cascos urbanos, facilidades administrativas…) no en oferta. Hay que abonar el suelo y las plantas vendrán solas, de nada sirve poner macetas con flores en mitad del desierto.

Tras estas meditaciones, que planteo con mi mejor buena voluntad y el deseo de la máxima prosperidad para nuestra querida Sierra de Gata, les pido a los líderes de opinión que reflexionen, que hagan autocrítica, que relean lo que han escrito, que se miren en el espejo y piensen en si reconocen aquella imagen fresca, cercana y eficaz de hace 20 años.

Estoy seguro de que lo harán puesto que entre ellos están las cabezas más lúcidas de nuestra Sierra y lo que digo es bastante razonable. Los recursos de los que disponen y, lo que es mas importante, su experiencia y las voluntades que pueden mover son mucho mas que suficientes para poner a La Sierra de Gata en una situación de liderazgo internacional de turismo de interior natural, ecológico, estético y, algo que les gustaba mucho: “sostenible”. De nuevo ha llegado su momento.

Soluciones “fáciles y rápidas” para el turismo en Sierra de Gata