leyendas
Biografías y Leyendas
L´ elmita i la mujel d´escuru (II)

L´ elmita i la mujel d´escuru (II)

Pol qué se quea tantu tiempu la María Dativa endentru l´elmita?. Sedrá polque reza, ja una barriera, jondea la fusca, avía la túnica al Santu…?. Es mu debota, la María Dativa, al Corderu, cumu si juera ella un bembru duna frelía. Ai más´elmitas nel puebru, enque ella tien querencia por´esta

Biografías y Leyendas
L´ elmita i la mujel d´escuru (I)

L´ elmita i la mujel d´escuru (I)

Toas, toitas las tardis, sin escabullilsi ni tan siquía una, passa al renti desti mesón la señoa María Dativa. Arrebujá enun mantón de jilu negru, ató metel callina alanti ajila, cenachu d´espartu achucháu, amachambráu al su brazu. Si, si, por´aquí delantri mesmu, acá i quandu, caminitu l´elmita el Corderu.

 

Biografías y Leyendas
El bestardu las sieti cabeças (i VI)

El bestardu las sieti cabeças (i VI)

Mentris el tren jecha una paraina enus´Oyus, güerbu un ratininu p´arrematal la estoria del bestardu las sieti cabeças. Queosi el relatu nel muséu dela Cia, anti el´aturruyu del Rei, jartu d´estrebejilis, sin sabel cumu desampuchal el´acertón. ¿El´eroi es el muchachu Fernandu o es el nombráu Fermín Sacasebus?

Biografías y Leyendas
¡El Tren! Camino de hierro de la Dalmacia (I)

¡El Tren! Camino de hierro de la Dalmacia (I)

La primera referencia oficial de un ferrocarril cuyo trazado de vía atravesaba Sierra de Gata, data del año de 1888. Se trató de la línea de Ciudad Rodrigo a Cañaveral, pasando por el Puerto de Perales, atravesando la provincia de Salamanca en 40 Km de longitud (de Ciudad Rodrigo a Puerto de Perales), y la provincia de Cáceres, en 60 km de longitud  (de Puerto de Perales a Cañaveral), con un total de 100 km de longitud

 

Biografías y Leyendas
El bestardu las sieti cabeças (V)

El bestardu las sieti cabeças (V)

Queósimi enreáu el acabaeru desta guapa leyenda, que aconteció velequí celquina, enas Sieti Juentis. Sos recueldu a tos que pa quandu s´á iu el Felnandu, un salteaol caminus, que chamaban cumu el Sacasebus, queó veleí azonchau cun toa la su panda bandíus, dela que era el manijeru. En viendu fenecíu el bestardu, en sieti carrus apossarun las sieti cabeças arrebanás delus´us sieti pescuezus i llevarunsilas al Rei. Relatarunli, a la su Majestá, cumu ubun de jazel, frenti ala temía bestia, i cumu chocolis l´estraña astitú dun muchachu que, juntu a tres perrus, agilarun cagalerosus laera abaju. Pa quandu golvió Felnandu estaba el Sacasebus artu d´atontal lus oyíus a tol puebru cun gabelas. I assín acotina esta estoria

Biografías y Leyendas
COSINAS DELA NUESTRA SIERRA  El bestardu las sieti cabeças (IV)

COSINAS DELA NUESTRA SIERRA El bestardu las sieti cabeças (IV)

Una ves que Felnandu ajincó ala selpienti las sieti cabeças, jue en cata dela su gelmana i del amol desta, el giganti Canchal. Era la su entención jazel gabilla cunellus i tamién convial-lus ala su boa. Peru, velequí que, ena su abentá, un novu presonaji cuelasi ena estoria pa quitali monta a aquel entrepiu muchachu.

 

Biografías y Leyendas
COSINAS DE LA NUESTRA SIERRA    1713. Alchibu lugal l´Acebu (V)

COSINAS DE LA NUESTRA SIERRA 1713. Alchibu lugal l´Acebu (V)

Nel su cumprimientu, por Juan de Práu i Láçaru, cumu tal escrebanu l´Ayuntamentu l´Acebu, saco-si l´alchibu, enque allaba enssientu, una copia en´onci fojas útilis, sisnás i filmás de don José dela Cueva i Práu, escrebano dela ciá de Prasenzia, dela estrución espedía nel añu pasáu de 1713, po´lu correspuendienti a lu que debin guipal las justicias, enus´arrepartimientus delus´aberis rialis. 

 

Biografías y Leyendas
COSINAS DE LA NUESTRA SIERRA    El behtardu las sieti cabeças (III)

COSINAS DE LA NUESTRA SIERRA El behtardu las sieti cabeças (III)

Quandu Felnandu chegó a la gran ciá, aquellu paezia que veníassili p´arriba. Nunca enjamás guipó tanta genti arrejuntá yendu dun sitiu pa otru, ni tanta casa juntu a callis de tan güen anchol. Abía de to: juglaris, poetas, melcaeris, ciegus de romancis de coldel i mil cosas más asmirabris que montonabanssili ena su cabeça i nu poía ni describil. Jechó una guipaina a cumu la genti dançaba alreol varias fogueras esparramás a lu lalgu las callis, peru las sus caras más que jolgoriu denotaban cieltau angós, descalientu i ajuncu