154. Saltitos o salto

Cuando una persona se aferra a algo que le hace daño es porque teme que algo peor puede pasarle si se suelta. Simplemente se aferra a lo conocido para no tener que probar algo distinto. Prefieren lo malo conocido que lo bueno por conocer

Salto o saltitos
Salto o saltitos

Los fracasos bien aprovechados, brindan mucho conocimiento y experiencia, que podrá ser luego aplicado a una nueva y más prometedora etapa. Si, no estás leyendo mal, un fracaso es una oportunidad de mejora. Se puede aprender tanto de los éxitos como de los fracasos,

Si no tienes un éxito a mano ¿por qué no aprovechar entonces un fracaso? Hay que aprovechar lo que se tiene. Y, si de aprender se trata tanto vale un fracaso como un éxito.

Hay gente que siente un gran alivio, cuando finalmente fracasa. Ya está, ya no temen más perder. Ahora pueden dedicarse a otra cosa. A veces el temor a perder es más angustiante que la frustración por haber perdido.

¿Por qué las personas se aferran tanto tiempo a un fracaso a medias, que los hace sufrir y  sentirse culpables? Se aferran desesperadamente a lo que tienen, mientras sueñan con soltarse. Justamente, soltarse es lo que  les asusta más. No es aferrarse a algo conocido, aunque sea una porquería lo que les preocupa, es soltarse lo que temen más. Lo conocido es cómodo porque no hay riesgo. Soltarse sí es arriesgado. Requiere aceptar el fracaso, abordar un nuevo aprendizaje, pagar los precios y encontrarse con un mundo nuevo, de posibilidades nuevas y desconocidas. Eso, si da miedo.

Muchas veces para aprender a ganar hay primero que aprender a perder, y saber  qué hacer cuando uno se ha perdido del camino conocido.

Los ganadores ganan porque saben qué hacer cuando pierden. Pero no nos confundamos, ellos, muchas veces no saben qué hacer, pero si tienen claro que algo van a hacer, que nada les detendrá, necesitan hacer algo y la necesidad es la madre del ingenio.

Lo nuevo es la posibilidad, pero es también lo desconocido. ¿Y qué es la posibilidad? Algo que podría ser pero aún no es. La posibilidad es algo que podría ser, porque lo deseas, pero aún no es porque no te has comprometido con ello. 

Lo desconocido y lo posible siempre van juntos. Lo posible atrae y excita, lo desconocido atemoriza y aplaca. Es el instante en el que el pasado se va y el futuro no llega aún. Es el abismo que todo ser humano debe saltar desde lo viejo hacia lo nuevo. ¿Es que un abismo puede saltarse dando saltitos? Es un solo salto, uno solo, el mejor que puedas dar, no hay otro.

Cuando una persona se aferra a algo que le hace daño es porque teme que algo peor puede pasarle si se suelta. Simplemente se aferra a lo conocido para no tener que probar algo distinto. Prefieren lo malo conocido que lo bueno por conocer.

Es muy cómodo en lo inmediato, pero es diabólico y perverso, por sus consecuencias a largo plazo…SALTA.

Hasta otro día amigos

Un abrazo

Agustín

Este diario lo hacemos todos. Contribuye a su mantenimiento

ING Direct - Sierra de Gata Digital
Nº CC ES 80 1465 010099 1900183481