jueves. 30.05.2024

89. El rey de la creación

¿Tenemos derecho a explotar el planeta y sus recursos naturales e incluso al propio ser humano de la forma tan destructiva, como lo estamos haciendo? ¿Se puede el ser humano autootorgar ese papel de Rey de la Creación?

Sobreviviremos portada
Sobreviviremos portada

¿Cuánto de importante es el ser humano en el entramado de la creación? ¿Se le puede realmente considerar el rey de la creación? ¿O es “solamente un elemento o componente más”? Para ver mejor la situación, tenemos que tomar un poco de distancia. Vamos a comparar los más de 13.000 millones de años de existencia del universo con un único año cósmico. Vamos a ver cómo a lo largo de los meses fueron surgiendo todos los seres hasta los últimos segundos del último minuto del último día del año. Veamos como queda el escenario, del cual somos actores.

El 1 de enero ocurrió la Gran Explosión (el Big bang). El 1 de marzo surgieron las grandes estrellas rojas que después explotaron y de sus elementos, lanzados en todas las direcciones, se formó el actual universo. El 8 de mayo surgió la Vía Láctea, una entre cien mil millones de galaxias. El 9 septiembre nació el Sol, estrella que es  el centro de nuestro sistema. El 1 de octubre nació la Tierra, el tercer planeta del Sol. El 29 de octubre irrumpió la vida en el seno de un océano primitivo.

El 21 de diciembre surgieron los peces.

El 28 de diciembre a las 8.00, los mamíferos.

El 28 de diciembre a las 18,00 horas, volaron los pájaros.

El 31 de diciembre a las 17.00 horas nacieron nuestros antepasados, los antropoides.

El 31 de diciembre a las 22.00 horas entra en escena el ser humano primitivo: el australopiteco. El 31 de diciembre a las 23 horas, 58 minutos y 10 segundos surgió el ser humano actual, llamado homo sapiens sapiens, portador de la consciencia. El 31 de diciembre a las 23.00 horas, 59 minutos y 6 segundos nació Jesucristo, figura central del cristianismo. El 31 de diciembre a las 23.00 horas y 59 minutos y 59,03 segundos Europa empezó a ser una sociedad industrial y a expandir su poder, explotando el mundo y creando el foso actual entre ricos y pobres. El 31 de diciembre a las 23 horas, 59 minutos y 59,56 segundos (a partir de 1950) el ritmo de la explotación y devastación ecológica se aceleró dramáticamente. El 31 de diciembre a las 23 horas, 59 minutos y 59,59 segundos vinimos nosotros al mundo.

Con esta lectura de la creación ¿es posible  desbancar el antropocentrismo?, es decir, ¿esa visión que concede valor intrínseco solamente al ser humano y coloca todo lo demás a su servicio? ¿Tenemos derecho a explotar el planeta y sus recursos naturales e incluso al propio ser humano de la forma tan destructiva, como lo estamos haciendo? ¿Se puede el ser humano autootorgar ese papel de Rey de la Creación?

La historia del universo muestra que no es exactamente así. El ser humano es uno de los últimos seres que han aparecido y se inserta en el movimiento general del cosmos.

 Pero posee una singularidad: sólo él es consciente de esta historia y de su lugar en el tiempo. Y debe sentirse responsable por el curso bueno o desastroso de la Tierra.

El tiempo desde el que existe el ser humano, es más corto que el leve suspiro de un niño. Incluso así, surge en nosotros un sentimiento de gratitud hacia el universo que organizó todas las cosas de forma tal que ahora podemos estar aquí para pensar y admirar estas maravillas, llenos de respeto y reverencia. Y no estamos solos. El universo nos dio tantos compañeros y compañeras de viaje: las estrellas, este maravilloso planeta, los animales, las plantas, los pájaros y los seres humanos, todos formados por los mismos elementos cósmicos. Somos un gran Todo.

Este Todo terrestre no puede acabar miserablemente por nuestra irresponsabilidad. Vamos a superar las crisis y a seguir viviendo y brillando, “pues nuestra cuna, nuestro origen está en las estrellas”.

Hasta otro día amigos.

Un abrazo.

Agustín.

Colabora con este digital. Es por ti. Es por todos.

89. El rey de la creación