jueves. 20.06.2024

El viaje del espíritu

Todo lo que sucede desde el momento de la concepción nos afecta, de por vida y puede ser recuperado para ser sanado. Lo que sucede es que está guardado en el subconsciente y no lo recordamos, pues los recuerdos están en el consciente

El viaje del espíritu
El viaje del espíritu

La semana pasada comenzaba el articulo diciendo: “La evolución es el camino que el espíritu…”Bien pues vamos a ver un poco como empieza ese viaje.

En momentos de dificultad social y económica, hay personas que renuncian a tener hijos por miedo al futuro y esto denota un poco de ignorancia respecto del papel que el ser humano juega en el entramado cósmico, creyendo, erróneamente, que con la muerte física se acaba todo.

Hoy vamos a ver algunas cuestiones relativas al comienzo de la vida, al proceso de encarnación. Teniendo en cuenta que la vida no empieza en el nacimiento, sino en el momento de la fecundación. Tener en cuenta que el camino a seguir ya está trazado o elegido por el propio espíritu y esta, en líneas generales, previsto.

El aborto durante los tres primeros meses, no puede considerarse como la muerte de un ser humano, porque solo es un conjunto de células y el programa de vida, el camino a recorrer aún no ha sido establecido de manera definitiva y no será así hasta que se elimina el riesgo de aborto natural. Sin embargo cuando la fecundación ha sido realizada interfiriendo a la fuerza,  “el libre albedrío de la madre”, como es el caso de una violación, se ha transgredido una ley de rango superior al del derecho a nacer, como es interferir el libre albedrío.

En cambio el aborto por malformaciones genéticas, no está éticamente justificado, porque esta circunstancia puede formar parte del camino a recorrer, del programa de vida, del ser que va a nacer, afectando de manera colateral al de los padres y hermanos.

Quiero en este punto aclarar, que siempre prevalece la vida de la madre sobre la del niño.

Hay casos en que la malformación, no tiene una causa genética sino que se produce por accidente, en cuyo caso la decisión corresponde a los padres, pero seguramente el ser que va a nacer prefiera morir antes de nacer con esas taras no previstas en su programa. Es como si se hubiera equivocado de camino y prefiere volver atrás. El proceso es provocado por ellos mismos.

En cuanto a la fecundación in vitro es perfectamente lícita, no importa el procedimiento  en principio, si un espíritu elige encarnar ahí, pues él sabe en que mujer va a ser implantado, y por tanto puede desarrollar su programa de vida.

Igualmente si la tecnología lo permitiera, se podría realizar la gestación completa fuera del útero, siempre que ese ser tenga garantizada una vida digna y normal, si solo es un experimento, evidentemente no sería lícito.

La clonación es lícita, pero no natural. Es decir, lo que no suele ser licito son las motivaciones, desde el punto de vista del ser que encarna. Como es el caso de los niños medicina o para la obtención de órganos para trasplantes.

Otro tema muy interesante es el de la transmisión genética, ¿Qué información transmiten los padres a sus hijos?¿qué va impreso en el código genético?

Los padres solo transmiten un 10% de la personalidad (mente), un 90% del físico y un 50% del astral o energético.

Esto quiere decir que en ese 10% va la carga genética de algunos hábitos y tendencias, pero no la información, la cual está impresa en el 90% restante. La información está ubicada en la mente y se manifiesta a través del subconsciente.

Los distintos cuerpos: mental y energético se incorporan en el feto en el mismo momento de la fecundación. La cadena genética se construye de tal manera que incorpora ya los aspectos físicos, astrales y mentales, según la proporción anterior.

La incorporación de los distintos aspectos de la mente se produce de la siguiente forma: el inconsciente se incorpora a partir del tercer mes de gestación. El subconsciente, 72 horas antes del alumbramiento, pero sin desarrollar. El consciente se incorpora a partir del  tercer mes de nacido hasta los siete años, en que queda totalmente conformado. 

Se ha podido demostrar que se le puede enseñar al bebe música, idiomas, etc… dentro del vientre de la madre, eso se realiza vía inconsciente, pues el ritmo, la armonía de la música y las áreas del lenguaje, que tienen que ver con el sonido y el ritmo, están inicialmente ubicadas en el inconsciente. Lo que hace el consciente posteriormente es desarrollarlas.

En otro orden de cosas y muy importante, las experiencias traumáticas que tiene el bebé en el vientre quedan impresas como traumas en el nivel inconsciente pero pueden activarse y pasar al consciente a través de la  elección de situaciones como la pareja, amigos, el trabajo o las aficiones. Hay que tener en cuenta que las desarmonías, por su propia naturaleza, son cosas a eliminar, pero no se pueden eliminar si no se manifiestan. En este sentido, el subconsciente invita a buscar situaciones que patenticen las desarmonías, con el objetivo de hacerlas conscientes y gracias a ello poderlas eliminar. 

Todo esto yo lo puedo testificar y como terapeuta de anatheóresis lo tengo muy comprobado, todo lo que sucede desde el momento de la concepción nos afecta, de por vida y puede ser recuperado para ser sanado. Lo que sucede es que está guardado en el subconsciente y no lo recordamos, pues los recuerdos están en el consciente.

En mi experiencia he podido comprobar que el feto capta y “entiende”, las situaciones de los padres, y lo vive de una forma digamos “emocional”, por ejemplo si es querido o rechazado…Evidentemente esto no lo puede registrar el consciente porque aún no esta  presente, es el subconsciente el que “entiende” y registra esa información.

Todo esto quiere decir que quien oye es “el que va a encarnar” no el feto, esto en regresión se puede comprobar y hasta es posible, que se sintonice con el ser que va a encarnar, si el espíritu se encuentra reconociendo su nuevo cuerpo y familiarizándose con él.

Hasta otro día amigos.

Un abrazo.

Agustín.

El viaje del espíritu