domingo. 03.03.2024

Margarita González--Jubete se afilió a Izquierda Unida en el año 2007, tras perder la coalición su representación en la Asamblea de Extremadura. En 2008 trabajó en el equipo de Santiago Pavón en materia de urbanismo en Cáceres a cuyo ayuntamiento accede como concejala en las últimas elecciones de 2011. Hasta noviembre del pasado año, González--Jubete formaba parte de la dirección del partido, invitada personalmente por el actual coordinador regional de la formación, Pedro Escobar. Hace ahora ocho meses, ella y siete miembros más de la directiva renunciaron a sus cargos por discrepancias con la dirección. El domingo 27 de mayo ‘los disidentes’ presentaron la nueva corriente La Mayoría, formada y nacida dentro de la coalición, que presentará a Margarita González--Jubete para ocupar el puesto de coordinadora regional, en la XII Asamblea regional que se celebrará el próximo octubre.

-- Llegaste al partido en 2008 ¿cuál era la situación de Izquierda Unidad entonces?

-- En 2008 Izquierda unida estaba en crisis como consecuencia de haber desaparecido de la Asamblea. En el terreno interno, además, la formación había dejado de lado a los militantes del Partido Comunista y tenía entonces, y tiene ahora, el problema de la doble militancia de sus afiliados. En aquel momento se planteó el pago directo de las cuotas a Izquierda Unida y los miembros del PCE se negaron. Ellos tienen una idea muy rígida de la disciplina y la línea de mando. El Partido Comunista, a diferencia del PSOE, jugó un papel importantísimo durante el franquismo que no debemos olvidar. Yo me siento muy agradecida al PCE por dejarme caminar a su lado aunque yo no sea comunista. Considero que hay una edad tanto para enamorarse como para hacerse comunista. Yo me enamoré pero no me hice comunista y no me voy a hacer ahora cuando ya soy una señora.

-- En las pasadas elecciones regionales Izquierda Unida ha tenido en sus manos la formación del gobierno de Extremadura y con su abstención ha facilitado el acceso del Partido Popular a la Presidencia ¿cuál fue su postura ante la abstención?

-- Yo apoyé la abstención desde el primer momento. Fuimos la agrupación de Cáceres la que propuso realizar un referéndum entre las bases para conocer su opinión. Después de 28 años de gobierno socialista Extremadura seguía siendo la región más pobre de España y eso había que cambiarlo.Curiosamente en Cáceres, y en las cuatro ciudades de la región, ganó el apoyo a los socialistas para formar gobierno y una vez formado, pasar a la oposición, pero las bases votaron lo contrario.

Cuando Cayo Lara vino a Extremadura yo defendí desde la presidencia la abstención, a pesar de que mi postura era la contraria. En esos momentos, yo representaba a las bases de mi comarca y en las zonas rurales había ganado la abstención y acaté su decisión. No obstante también entiendo que no somos un partido regionalista, somos la tercera fuerza del país y eso debemos tenerlo en cuenta.

-- ¿Cuál es su balance de esos primeros meses de gobierno popular?

-- Hasta que se celebraron las elecciones generales en noviembre, el gobierno del PP en Extremadura no hizo nada y, como ellos no hacen nada, Izquierda Unida tampoco. En enero, el gobierno regional aprueba unos presupuestos que dos semanas más tarde tira a la basura y ahora, sobre lo aprobado, hay que realizar un nuevo recorte de 540 millones de euros gracias a Bankia. Esto es impresentable. ¿Cómo vamos a entender que un banco que desahucie a una familia por una deuda de 15.000 euros se permita jubilaciones de 14 millones para sus directivos? ¿Cómo va a entender el movimiento 15M y la gente que está protestando en la calle la postura de Izquierda Unida si apoyamos un gobierno que realiza estos recortes?

-- ¿Es este apoyo a los presupuestos del gobierno regional lo que provocó su dimisión de la directiva de Izquierda Unida?

-- En la directiva somos 15 y dimitimos ocho, todos los representantes de las grandes ciudades, que ahora no cuentan con representación en la actual presidencia.

En el momento en que Izquierda Unida decide sobre la abstención en la investidura de Monago como presidente, las fuerzas estaban muy equilibradas entre sus defensores y sus detractores. Un año más tarde, el problema no es la abstención sino cómo se ha gestionado, cómo se gestiona esa abstención. Porque las bases querían que pasáramos a ejercer una oposición férrea, que intentáramos llevar a cabo nuestro propio programa, no que facilitáramos la gobernabilidad. En estos meses, nos hemos tragado el nombramiento de Beatriz Maeso omo directora de la Corporación Extremeña de Medios Audiovisuales (Cexma), hemos apoyado los presupuestos, y somos testigos del amiguismo que aún hoy sigue viviendo el gobierno regional y que ahora parece que nosotros apoyamos.

De todas estas circunstancias, la aprobación de los presupuestos de este gobierno es la única crítica que puedo hacerle a Pedro Escobar. Cuando uno presenta una enmienda a la totalidad está obligado a defenderla hasta el final o lograr cambios substanciales en el contenido y reparto de las partidas presupuestarias. Y no se hizo así.

-- ¿Surge entonces la idea de crear la nueva corriente La Mayoría?

-- La idea surge cuando Pedro (Escobar) anuncia que se presentará a la reelección como coordinador regional. En ese momento, los militantes que ocupábamos puestos políticos locales comenzamos a contactar, a proponer nuevas fórmulas porque IU está en crisis hoy como hace cuatro años, en 2008. Entonces no se hablaba del problema de PCE y ahora no se habla del problema actual. Elaboramos un documento programático que presentamos el pasado domingo día 27. Allí estuvimos militantes de diecisiete poblaciones y los ocho miembros dimisionarios de la ejecutiva. En total cerca de 120 miembros de IU. En esa reunión, me hicieron una encerrona y resulté elegida para ocupar el puesto de coordinadora regional. Yo les he dicho que es un error porque el coordinador regional siempre ha sido hombre, del PCE y de Badajoz y yo soy mujer, de Cáceres y no soy del PCE.

-- ¿Cómo una mujer como tú se ha metido en un lío como ese?

-- Lo que no se puede hacer es esperar a que los demás te solucionen las cosas. Yo lo que quiero es que se aplique el sentido común. Yo no me meto en política porque sepa mucho sino porque no entiendo nada. He llegado a esa edad en que las mujeres hacen y dicen lo que le dan la gana. En lugar de jugar de las cartas prefiero hacer la revolución. Como dice aquel, sólo lamentarás lo que nunca hiciste en realidad.

Lo que estamos viendo clama al cielo: la última reforma constitucional (el techo del déficit) es inconstitucional , el gobierno rescata a los bancos y abandona a los ciudadanos y olvida, además, que el poder reside en el pueblo, que es quien se lo transfiere a ellos. Hay que rescatar los principios de la revolución francesa.

Nosotros lo que pretendemos es mantener el estado del bienestar. Vivimos en Extremadura donde el 40% del a población vive en el umbral de la pobreza y otro 40% tiene rentas por debajo de la media nacional. El 80% de la población extremeña es pobre. Hasta que no asumamos esto no podremos empezar a actuar.

-- En octubre ¿plantearás todo esto en la XII asamblea regional?

-- Ahora tenemos que trabajar de cara a esas elecciones de octubre. Le he solicitado a Pedro una reunión a tres bandas, en la que esté la dirección y el PCE porque creo que hay que afrontar la crisis del partido en su conjunto, no podemos seguir mirando para otro lado, en este punto también critico la postura de nuestro coordinador regional: no se puede mirar hacia otro lado, hay que atajar la crisis de frente. Tenemos que trabajar en equipo para cambiar desde dentro el sistema. Quizá en octubre halla siete listas alternativas o quizá sólo una. Eso es lo de menos. Lo importante es el debate y la solución definitiva a nuestra crisis de identidad. Hay quien medita y hay quien actúa. La parálisis por el análisis me pone de los nervios.

 -- Aunque ocuparas el puesto de coordinadora regional no estarías en la Asamblea

-- Pp y Psoe son partidos presidencialistas pero nosotros no. Nosotros no tenemos presidentes sino coordinador y el poder y las decisiones las toman las bases. El grupo parlamentario debe hacer lo que dice el partido. El coordinador del partido no tiene que tener un cargo público. Lo que hay que hacer es una labor interna importantísima para crear organización, una organización fuerte, que tenga visibilidad en toda la región. Las organizaciones no crecen en las instituciones. No nos interesan los sillones sino estar con las gentes y conocer, para poder transmitir, lo que quiere la gente.

Necesitamos cambiar, hay que cambiar por narices, no valen las estructuras actuales. No es que lo diga yo, que soy una señora mayor, sino que lo dicen los chavales en la calle. El capitalismo no está en crisis; el capitalismo acaba de llegar a su máximo esplendor e incluso está pudiendo permitirse esclavizar a los trabajadores. No me puedo creer lo que está sucediendo.

--¿Qué opinión te merece el movimiento 15M? La he visto en sus manifestaciones ¿asumirá IU sus propuestas?

-- Para mi ha sido una alegría inmensa: alguien reacciona, alguien habla. Estoy más cómoda ahí que en un sillón del ayuntamiento, me lo paso mejor y aprendo más.

Por lo que respecta a asumir sus reivindicaciones, salvo por la proclama de “no les votes”, las propuestas del 15M ya están plasmadas en el programa de IU. No hay nada en la mente que no haya pasado por los sentidos.

Pero, a diferencia del 15M, yo considero fundamental estar en las instituciones para transformar el sistema. El capitalismo ha llegado a un momento que no necesita mano de obra. El gran problema que tenemos lo provocan todas las creaciones del capitalismo que no producen como los derivados o los mercados. En un planeta superpoblado ahora va a comenzar el capitalismo del exterminio.

Son momentos muy emocionantes intelectualmente hablando. No podemos estar callados debemos defendernos de este ataque. Llegar hasta aquí nos ha costado dos guerras mundiales y ahora Alemania ataca nuevamente a Europa, está en guerra con Europa y todos estamos invadidos por los alemanes.

-- Desde las elecciones de 2011 eres concejala en el ayuntamiento de Cáceres ¿te has liberado?

-- No, en Izquierda Unida no nos liberamos. Por la mañana trabajo en el ayuntamiento y por la tarde en el estudio ¡menos mal que hay crisis en el sector! Lo que cobro en el consistorio va directamente al partido. Considero personalmente que la política no es para enriquecerse, es para devolver a la sociedad lo que la sociedad nos da a nosotros.

“Debemos trabajar en las instituciones para transformar el sistema”