sábado. 20.04.2024

Tres son las causas que manejan los profesionales sobre el origen de esta treintena de incendios de distintas dimensiones: la quema de rastrojos, la intencionalidad y, sobre todo y fundamentalmente cuando éstos se producen en la zona alta de los montes, el pastoreo.

Enrique Julián, director general de Medio Ambiente del gobierno regional, adelantó a SierradeGatadigital que en Mérida están estudiando “la manera de poder acotar al pastoreo las zonas quemadas”. En este sentido, continuó Julián “vamos a poner en marcha un registro de parcelas quemadas para tener un inventario de las áreas quemadas, tenerlas contabilizadas y poder investigar por qué se han quemado, las causas o que indicios apuntan al origen de los incendios”.

Entre las tres grandes causas de los incendios, Julián incide en el pastoreo. “cuando tú prendes fuego, el pasto crece más fresco y es muy beneficioso para los ganaderos. Pero muchas veces no tenemos en cuenta el daño que podemos provocar porque podemos quemar masas que nada tienen que ver con el pastoreo, con los pastos”. Este asunto “nos trae de cabeza porque cuesta muchísimo dinero extinguirlo y hay que desplegar un operativo muy importante. Muchas veces hay que pedir ayuda del hidroavión de la base aérea de Matacán, en Salamanca, y es muy costoso”. En su opinión “si las condiciones meteorológicas son adversas, no debemos prender fuego, no ya por la parcela que nosotros queremos quemar sino porque se puede pasar a otra”. El director general insiste en la importancia de la concienciación ciudadana ya que, independientemente de la titularidad de las tierras “el monte se es de todos y cuando se quema, algo nuestro se quema”.

A pesar de que en la Sierra de Gata se han producido una treintena de incendios desde el mes de enero, en la dirección general no tienen previsto declarar la temporada media de incendios, tal como se ha hecho en las áreas del Tietar, Jerte, la Vera, el Ambroz y Monfragüe. “A pesar de la falta de lluvia, de la sequedad ambiental, en Sierra de Gata no hemos llegado al nivel de preocupación que en las zonas mencionadas”, declara Julián. Según las fuentes consultadas por este diario, la media semanal de incendios de distintas dimensiones en esta zona es de cuatro y en la actualidad solo están operativos tres retenes formados por cuatro personas cada uno puesto que, aunque casa retén está compuesto por seis personas, dos de sus miembros de forma rotatoria están de libranza.

Desde que a finales de octubre finalizó la época alta de riesgo de incendio, en la Sierra de Gata han ardido más hectáreas que el pasado verano. Así, en las Jañonas, en el término municipal de Gata, se han quemado 40 hectáreas de roble y monte bajo. Para su extinción fue necesaria la intervención de los tres retenes serranos más los tres retenes de Las Hurdes apoyados por el helicóptero de Monfragüe y el de la Brigada de Respuesta Inmediata (BRI) de Pinofranceado. El día 11 de febrero, ardieron unas cinco hectáreas dentro de un pinar maduro de Gata, situado en el límite con el término municipal de Villasbuenas de Gata. Aunque fue controlado, su extensión hubiera supuesto un daño incalculable.

El sábado día 18 ardieron diez hectáreas de castaño en la ladera de Jálama de alto valor ecológico, dentro del término municipal de Villamiel. Ha habido también incendios en la zona de la Almenara, en Torre de Don Miguel, en Eljas y en Valverde. Como media, está habiendo cuatro incendios por semana debido fundamentalmente a la quema de rastrojos y al pastoreo.

La declaración de la temporada media de incendios supondría que en Sierra de Gata estarían operativos todos los efectivos que trabajan durante el verano.

Desde junio hasta mediados o finales de octubre, en función de la meteorología, la comarca cuenta con ocho retenes y cinco torres de vigilancia en funcionamiento situadas en Valverde del Fresno, Cilleros, Villanueva de la Sierra. Robledillo de Gata y Gata. En ellas trabajan cuatro personas que cubren las 24 horas del día por turnos.

En cuanto a los efectivos de tierra y aire, durante el verano, en Valverde trabaja un reten (cada retén de tierra está formado por seis personas) y un camión; en Cilleros hay un retén con un pick up. En Hoyos, donde se encuentra el helipuerto, trabajan tres retenes, dos de aire con siete miembros cada uno, un helicóptero y un camión; en Gata un retén más con coche patrulla y camión, En Descargamaría, un retén con camión y en Torrecilla un retén con pick up. Cuando las condiciones así lo requieren los retenes habituales cuentan con un apoyo de cuatro personas más.

Desde enero en la sierra se han producido una treintena de incendios de distintas...