Imprimir

115. Inteligencia

Agustín Rivas / SierradeGatadigital | 23 de Septiembre de 2014

Emociones
Emociones

El ser humano, en su mayoría considera que él es la única expresión de vida inteligente en este planeta. Vamos a ver en que se basa y si esta idea es irrefutable o no

A cualquiera que considere la inteligencia de una manera comparativa entre animales y hombres, sin duda alguna deberá dirigir su atención al cerebro.

Los primates tienen, en general, un cerebro más grande que los no primates. Y el cerebro humano es con mucho el más grande entre los primates. Veamos.

El cerebro de un chimpancé adulto peso 380gr. y el de un gorila, 540gr. En comparación el de un hombre adulto pesa un promedio de 1450gr.

Sin embargo el cerebro humano no es el más grande que haya evolucionado. Los elefantes tienen cerebros de hasta 6000 gr y las ballenas llegan hasta los 9000gr.

Indudablemente el elefante figura entre los animales más inteligentes y muchas veces tendemos a exagerarlo. La exageramos más que la de los monos, quizá porque al ser  físicamente tan diferentes, no  representan una amenaza, que si podrían representar los simios al ser más parecidos anatómicamente hablando que los elefantes.

No tenemos la misma oportunidad de estudiar a las ballenas, por vivir en el agua, pero podemos afirmar sin reparos, que las ballenas figuran entre los animales más inteligentes.

Aunque elefantes y ballenas son inteligentes, parece que lo son menos que los primates y evidentemente menos que el hombre. ¿Cómo puede ser esto posible con un cerebro tan grande?

El cerebro no es solo el órgano de la inteligencia, también se ocupa en gran medida de controlar todos los aspectos relacionados con el cuerpo físico. Podemos pensar que cuando el cuerpo en muy grande, una gran parte del cerebro se dedica a su control quedando una parte, relativamente, más pequeña para la inteligencia.

El chimpancé dedica medio kg de cerebro por cada 75 kg de peso lo que da una relación de 1:150, en el gorila pasa a ser de 1:500, siendo en el ser humano de 1:50. En los grandes mamíferos esta relación es de 1:1000 en los elefantes y de 1:10000 en las grandes ballenas.

Así pues no es sorprendente que haya algo especial en los seres humanos, que los elefantes y las ballenas no puedan alcanzar a pesar de sus grandes cerebros.

El cerebro humano es lo suficientemente grande para permitir una inteligencia elevada y  un cuerpo lo suficientemente pequeño  para dejar un gran espacio cerebral a la inteligencia.

Pero  ¿Qué decir de delfines y marsopas, parientes pigmeos de las grandes ballenas? Algunas especies de estos animales pesan menos que el hombre y tienen cerebros de hasta 1700gr. y con circunvoluciones cerebrales más extensas.

Sería muy aventurado decir con esta sola base, que el delfín es más inteligente que el ser humano. Lo cierto es que tiene comportamientos y algunos aspectos de organización social, así como acciones de ayuda que en ocasiones superan la del ser humano.

Lamentablemente el medio en el que viven, el agua, es tan diferente del nuestro, su sistema de comunicación mediante ultrasonidos,  que  no nos es muy accesible para  estudiarlos en profundidad, para entender sus pensamientos y sus motivaciones.

El punto relativo al nivel exacto de la inteligencia del delfín sigue siendo discutible, al menos hasta ahora.

 Pero ello no nos autoriza a descartarlos como seres inteligentes y considerarnos a los seres humanos, de manera soberbia, los únicos inteligentes del planeta, explotándolo y  destrozándolo a nuestro antojo, sin tener en cuenta a todos los demás seres vivos que lo pueblan y que tienen el mismo derecho a la vida y al hábitat  que el hombre.

Hasta otro día amigos.

Un abrazo.

Agustín.

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /articulo/conocer-saber-crecer/115-inteligencia/20140919105743015010.html


© 2019 Sierra de Gata Digital