viernes. 23.02.2024

Hongos (Introducción 2ª parte)

Muchas son las regiones que tienen ya legislación en este sentido, Extremadura se sumará en breve a esta lista, pero existen zonas especialmente sensibles como la Sierra de Gata, que debería de adoptar un sistema de cupos, para evitar la masificación de los montes, así como la práctica de la recolección masiva

"Amanita phalloides", seta mortal.
"Amanita phalloides", seta mortal.

Antes de salir a buscar setas, debo advertir de que existen zonas acotadas, en las que debemos respetar sus normas, así como la regulación de algunos Montes de Utilidad pública, en los que pueden pedirnos un permiso micológico para recolectar setas.

Muchas son las regiones que tienen ya legislación en este sentido, Extremadura se sumará en breve a esta lista, pero existen zonas especialmente sensibles como la Sierra de Gata, que debería de adoptar un sistema de cupos, para evitar la masificación de los montes, así como la práctica de la recolección masiva, que tanto daña al ecosistema en el que viven los hongos, atentando contra su riqueza y diversidad.

Para la recolección, lo mejor es proveerse de una buena cesta de mibre o castaño, nada de bolsas de plástico, que rompen las setas y no dejan caer las esporas que tanto ayudan a su propagación por el bosque.

Debemos ser cuidadosos con el medio natural, NUNCA tiraremos basura, parece mentira, pero todavía mucha gente tira paquetes de tabaco, latas e incluso electrodomésticos al campo, insensibles ante el daño que causan a la naturaleza.

Tendremos suma precaución con los vehículos y circularemos sólo por caminos autorizados, estacionaremos en lugares adecuados y respetaremos tanto vehículos como instalaciones agrícolas, ganaderas y forestales, que tienen prioridad frente al resto de vehículos.

Nos cercioraremos de la privacidad o no de las fincas por las que pasemos y si atravesamos alguna cancela, la dejaremos tal y como la encontremos, cerrada o abierta, puesto que probablemente esté allí para evitar la salida o entrada de ganado.

No recolectaremos de forma abusiva, tan sólo las especies que conocemos con seguridad, podemos intentar identificar especies nuevas, pero si no estamos familiarizados con ellas, ante la falta de seguridad, no las recolectaremos ni dañaremos. Tampoco utilizaremos utensilios como rastrillos que puedan dañar las micorrizas.

Tampoco debemos recolectar en zonas próximas a carreteras o que puedan estar contamindas, recordemos que las setas absorven gran cantidad de contaminantes, como metales pesados, etcr...

En cuanto al corte, hay muchas teorías al respecto, algunos propugnan la utilización de navaja e indican que debe dejarse siempre algo de tronco en la tierra, sin embargo, otros piensan que lo mejor para la micorriza es arrancar la seta, sin dejar restos que puedan pudrirla.

En todo caso, lo que debemos hacer siempre, es tapar el hueco que deja el tronco, bien con tierra u hojarasca, para no dejar expuesto el micelio y evitar su desecación.

No mezclaremos en la cesta setas identificadas como comestibles, con otras dudosas o identificadas como tóxicas.

Preferiblemente consumiremos las setas durante las 24 horas siguientes, ya que frescas las degustaremos mejor.

Las que no podamos consumir en dicho plazo, será mejor congelarlas o desecarlas para su conservación durante todo el año.

Antes de terminar, quisiera compartir con vosotros un práctica que llevo años haciendo con delicioso resultado, se trata de introducir láminas de boletus edulis, bastarán cuatro o cinco, dentro de una botella de medio litro de aceite de oliva de la Sierra de Gata.  Con el paso de los días observaremos que el aceite comienza a enturbiarse, adquiriendo el sabor de tan deliciosa seta, y podremos utilizarlo para aliñar ensaladas y otras recetas.

La próxima semana comenzaré con las fichas de las setas más populares de la Sierra de Gata. Os daré algunas indicaciones sobre como identificarlas, así como las precauciones que debemos tomar con las especies más próximas, para evitar posibles y fatales intoxicaciones.

Hongos (Introducción 2ª parte)