sábado. 20.04.2024

Tras una intensa, peligrosa y larga búsqueda, efectivos de los bomberos del SEPEI --con la inestimable ayuda de la unidad canina--, han hallado el segundo cuerpo sin vida entre los amasijos de la fábrica oleícola Sierra de Gata, en el término municipal de Moraleja. 

El fallecido, Alberto Lozano, tenía 88 años de edad y desde su infancia estaba vinculado a la empresa moralejana en la que comenzó a trabajar con 13 años y de la que fue guarda.

De hecho, él y su familia continúan viviendo en la casa anexa a la fábrica.

En estos momento, según informa Rubén Blanco, concejal de seguridad del ayuntamiento moralejano, se está produciendo el levantamiento del cadaver mientras los efectivos del SEPEI, ayudados por grúas, continúan los trabajos de desescombro y localización del tercer trabajador. Tanto Alberto Lozano como Agustín Parra se encontraban en la zona de calderas de la fábrica.

Alberto Lozano es padre de unos de los trabajadores que afortunadamente lograron salir ilesos del accidente que tuvo lugar ayer en Moraleja producido, presumiblemente, por el estallido de un tanque de hexano, producto utilizado para la elaboración del orujo de aceite.

A las 12 horas se ha convocado un minuto de silencio en solidaridad con los vecinos de Moraleja y con los familiares de las víctimas de la explosión en la Fábrica extractora de orujo. Tendrá lugar en las escaleras del Ayuntamiento de Cáceres. Asistirán el Presidente de la Diputación de Cáceres, Laureano León, y el Vicepresidente de la Diputación, Rafael Mateos Yuste, entre otras autoridades.

Los familiares y amigos de las víctimas ya han abandonado la casa de cultura y se han trasladado a los tanatorios de la localidad.

Hallan el cadáver de Alberto Lozano entre los escombros de la fábrica de Moraleja