El avellano (Corylus avellana L.) en la botica serrana

Las avellanas contienen hasta un 65% de aceite con glicéridos de los ácidos oleíco, esteárico, palmítico, etc.,  además del aceite contienen proteína y sacarosa. Son muy apreciadas en repostería y como frutos secos.  Su aceite es muy apreciado por la industria alimentaria y cosmética

El avellano
El avellano

El avellano, avellanero, ablano, nochizo, aveleira, avelao o aveleiro es un arbusto o arbolillo que no suele sobrepasar los 5 metros de altura, que se ramifica desde su base en numerosos tallos, sin tener un tronco principal definido.

Su nombre "Corylus" deriva del griego "koris" que significa "casco", aludiendo a la capucha que rodea sus frutos.

Vive en laderas y valles umbríos, a veces asociado a tilos, fresnos o robles, en la Sierra de Gata solemos encontrarlo también, domesticado en algún huerto o patio.

De corteza casi lisa y grisácea, dispone de hojas caducas que antes de caer se tornan amarillas, pero que en primavera son de color verde oscuro, rugosas, redondeadas y algo pelosas.

Posee flores masculinas que aparecen antes que las femeninas, en forma de amentos solitarios de hasta 10 centímetros de largo, que cuelgan al final de cada rama, éstas diseminan el polen antes de que broten las hojas del año.

Las flores femeninas se agrupan en la terminación de las ramas laterales y disponen de estigmas rojos.  Éstas aparecen en primavera y se transforman en avellanas que maduran por agosto o septiembre.

Virtudes

Las avellanas contienen hasta un 65% de aceite con glicéridos de los ácidos oleíco, esteárico, palmítico, etc.,  además del aceite contienen proteína y sacarosa. Son muy apreciadas en repostería y como frutos secos.  Su aceite es muy apreciado por la industria alimentaria y cosmética.

Se trata de un fruto seco muy nutritivo y saludable, que puede tomarse crudo, tostado o incluso en horchata, aunque no es muy recomendable para personas con hipertensión, ya que en exceso, podría elevarla aún más.  

La cáscara de avellana en infusión es muy útil contra la retención de orina, pero el fruto siempre tuvo fama de lo contrario, por ello se utilizaba antaño para evitar que los niños orinasen en la cama.
La corteza del avellano contiene taninos, flobafeno, hidrocarburo, aceite, ácido estearínico, alcohol lignocerílico, sitosterina, etc...

Por sus principios astringentes, sirve para atajar diarreas, cortar hemorragias e incluso para elevar la tensión sanguínea.

Podemos preparar una infusión con unos 60 gramos de corteza que herviremos en medio litro de agua durante quince minutos, siendo más eficaz la corteza de la raíz que la de las ramas.

Los amentos masculinos se recolectan en invierno cuando están llenos de polen y se usan como sudoríficos.

La infusión de polen se prepara con media cucharada de polen que añadiremos a una taza de agua bien caliente y tomaremos sin filtrarlo.

Las ramas del avellano son largas y flexibles, siendo empleadas desde siempre para confeccionar cestos y canastos. Son un buen combustible, haciendo buena leña y mejor carbón.